Nuevas protecciones disponibles para menores de 16 años

Comparta esta página

Gracias a una nueva ley federal que entró en vigor el 21 de septiembre de 2018, ahora, los jóvenes tienen una mayor protección contra el robo de identidad y el fraude. La nueva ley les permite a los padres y representantes de agencias de bienestar de menores, como así también a los tutores legales, solicitar un congelamiento de seguridad, también llamado congelamiento de crédito, en nombre de los menores de 16 años. Este paso puede proteger a un joven contra el robo de identidad y el fraude – y es gratis.

El robo de identidad se produce cuando alguien usa indebidamente tu información personal, como un número de Seguro Social, para abrir cuentas, presentar impuestos o hacer compras. Los piratas informáticos, ladrones e incluso la gente que conoces podrían robarte tu identidad. Habitualmente, los menores no tienen informes de crédito, lo cual significa que es posible que una persona joven no descubra que hay problemas con sus informes de crédito hasta que trate de conseguir crédito por primera vez, o quizás algunos años más tarde.

Si bien un congelamiento o bloqueo de seguridad no tendrá ningún efecto en los datos que ya estén registrados en tu informe de crédito, sirve para restringir el acceso a tu informe. Y eso hace que a los ladrones de identidad les sea más difícil abrir cuentas nuevas usando tu información personal. Con la nueva ley, solicitar o levantar un congelamiento de tu archivo de crédito es gratis en las tres compañías de informes crediticios del país – Equifax, Experian y TransUnion. Para consultar la información de contacto para colocar un congelamiento de crédito, visita RobodeIdentidad.gov/credit bureau contacts.

La nueva ley también permite que los padres, tutores y representantes que actúen en nombre de un joven que está bajo el sistema de cuidado tutelar protejan de manera proactiva el archivo de crédito de un joven por medio de su congelamiento.

Si las compañas de informes crediticios a nivel nacional no tienen un archivo bajo el nombre del menor, crearán uno para poder colocar el congelamiento. Este registro no se puede utilizar para propósitos de crédito. Su único propósito es garantizar que el registro del menor permanezca congelado y protegido contra el robo de identidad y el fraude.

Dependiendo de la relación del adulto con el menor, hay distintos procedimientos para colocar un congelamiento. Los padres tienen que presentar una prueba de su potestad, por ejemplo, un certificado de nacimiento, para colocar o levantar un congelamiento de crédito de un menor de 16 años. La nueva ley establece que los representantes de agencias de bienestar de menores o de libertad condicional que actúan en nombre de un joven que está bajo el sistema de cuidado tutelar pueden solicitar un congelamiento de seguridad para ese menor. También tienen que presentar la documentación que certifique que el menor se encuentra bajo cuidado de la agencia, por ejemplo, una constancia escrita o carta oficial de la agencia de bienestar de menores o de libertad condicional o su designado. Las agencias de bienestar de menores que ya hayan trabajado con las compañías de informes de los consumidores para extraer y revisar informes de crédito de jóvenes bajo su cuidado pueden usar los mismos contactos y enlaces con la compañía para facilitar el proceso de congelamiento de seguridad.

Para más información sobre congelamientos de seguridad para menores bajo el sistema de cuidado tutelar, lee las pautas de la CFPB. Para más información sobre el robo de identidad infantil, lee la publicación de la FTC Robo de identidad infantil: Qué saber, qué hacer y el artículo disponible en línea Robo de identidad infantil. Y échale un vistazo a nuestro blog conjunto para aprender más sobre los efectos de la nueva ley de crédito en los adultos que se encuentran bajo tutela o guarda.

Añada su comentario