Suplementos dietéticos

Los suplementos dietéticos tal vez sean percibidos como unos estimulantes inofensivos para la salud. Pero aunque algunos de estos productos tienen probados beneficios, hay muchos sobre los cuales no se puede decir lo mismo. A diferencia de lo que sucede con las drogas medicinales, la FDA no evalúa la seguridad y efectividad de los suplementos dietéticos, e incluso, dependiendo de las medicinas que esté tomando o de los problemas de salud que padezca, los suplementos “naturales” pueden tener efectos riesgosos para su salud. En los últimos años, también se ha descubierto que cientos de suplementos están contaminados con otras drogas y sustancias químicas. Antes de tomar un nuevo suplemento, hable siempre con su médico y evite tomar cualquier suplemento que se promocionen como una “cura”.

Publicación producida en colaboración con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA)

¿Qué es un suplemento dietético?

Infográfica de anuncios de suplementos dietéticos: Aunque algunos suplementos dietéticos tienen probados beneficios, hay otros que no. Y algunos incluso podrían ser riesgosos para su salud.

Infográfica de anuncios
de suplementos dietéticos

Dentro del término suplemento dietético se incluyen:

  • Vitaminas y minerales
  • Aminoácidos
  • Enzimas
  • Hierbas
  • Extractos de origen animal
  • Probióticos

Estos suplementos se venden en diferentes presentaciones como cápsulas, líquidos y polvos. Pero aunque los suplementos dietéticos puedan tener una aparente similitud con los medicamentos, y aunque haya algunos que tienen efectos medicinales, existe una gran diferencia: Los suplementos dietéticos no son sometidos al proceso de revisión llevado a cabo por la FDA para controlar su nivel de seguridad y efectividad antes de ser puestos a la venta.

¿Los suplementos dietéticos son seguros?

Los suplementos dietéticos no siempre son seguros o inocuos. Incluso los suplementos “naturales” pueden ser riesgosos para las personas que están tomando determinadas medicinas o que padecen determinadas enfermedades, y se ha descubierto que algunos suplementos están mezclados o contaminados con drogas u otras sustancias químicas. Ver productos contaminados.

Incluso tampoco está garantizado que los “remedios tradicionales” usados desde hace mucho tiempo sean seguros en todos los casos.

Entre las sustancias que plantean cuestiones de seguridad se incluyen:

  • Consólida o consuelda
  • Chaparral
  • Lobelia
  • Camedrio
  • Aristoloquia
  • Efedra china (ma huang)
  • L- triptófano
  • Germanio
  • Magnolia-estefanía
  • Ingredientes estimulantes laxativos como los que contienen algunos tés dietéticos.

Por ejemplo, la hierba consólida o consuelda contiene ciertos alcaloides que pueden causar graves daños al hígado, y la aristoloquia puede causar insuficiencia renal.

De acuerdo a la Academia Nacional de Ciencias, incluso hay ciertas vitaminas y minerales que pueden causar problemas de salud si se las consume en cantidades inadecuadas. Por ejemplo, el alto consumo de vitamina A puede reducir la densidad mineral ósea, causar defectos de nacimiento u ocasionar enfermedades hepáticas.

Lea siempre las etiquetas y los prospectos de los productos y siga las instrucciones. Pero recuerde que la FDA no evalúa las etiquetas ni los ingredientes de los suplementos dietéticos antes de que sean puestos a la venta. Consulte a su médico — la mejor y más importante fuente de información para determinar si usted puede consumir un suplemento sin poner en riesgo su salud.

Consulte una lista (en inglés) de los ingredientes de los suplementos dietéticos sobre los cuales la FDA ha emitido alertas .

Suplementos que se anuncian como curas

Puede ser difícil resistir la tentación de creer en promesas de una cura o solución rápida para un problema de salud grave — pero los suplementos sobre los que se dice que sirven para reducir el tamaño de los tumores, curar el insomnio, la impotencia, para tratar el mal de Alzheimer o para prevenir una pérdida de memoria severa no están probados. Además de perder su dinero con estos engaños, también puede perjudicar su salud.

De acuerdo a la ley federal, los suplementos dietéticos no se pueden promocionar como productos efectivos para el tratamiento de una enfermedad porque no está probado que sean seguros y efectivos. Para más información sobre las supuestas, lea Curas que dicen ser milagrosas.

También sospeche de los productos para adelgazar. Si ve un producto determinado que se promociona con la promesa de que podrá bajar de peso sin esfuerzo y comiendo todo lo que quiera, no se lo crea porque no es verdad. Para adelgazar — y mantenerse en peso — usted tiene que comer menos calorías y aumentar su actividad física.

Estos son algunos otros indicios de fraude:

  • Declaraciones que implican que el producto sirve para todo y que cura una amplia variedad de problemas de salud. Por ejemplo: “Probado tratamiento para el reumatismo, la artritis, infecciones, problemas de próstata, úlceras, cáncer, problemas de corazón, endurecimiento de las arterias y demás.”
  • Frases que sugieren que el producto puede tratar o curar enfermedades. Por ejemplo: “Reduce tumores”, “cura la impotencia” o previene “la pérdida severa de la memoria”.
  • Palabras tales como innovación científica, cura milagrosa, producto exclusivo, ingrediente secreto, o antiguo remedio. Por ejemplo: “Una revolucionaria innovación formulada con los probados principios de la medicina de origen natural.”
  • Uso de términos equívocos que suenan científicos. Por ejemplo: “Multiplicidad molecular”, “metabolismo de la glucosa”, “termogénesis” o “receptor insulínico”.
  • Referencias falsas a una tecnología o ciencia que ganaron el Premio Nobel. Por ejemplo: “Tecnología ganadora del Premio Nobel” o “Producto desarrollado por un doble ganador del Premio Nobel”.
  • Testimonios personales no documentados de pacientes o médicos donde se declaran resultados milagrosos. Por ejemplo: “Mi esposo padece de mal de Alzheimer. Comenzó a tomar una cucharada por día de este producto. Y ahora, en solamente 22 días de tratamiento ya está cortando el césped, limpiando el garaje, plantando flores en el jardín y hasta hemos retomado nuestras caminatas matinales.”
  • Disponibilidad limitada y pago por adelantado. Por ejemplo: “Apúrese. Esta oferta se termina pronto. Envíenos su cheque para reservar su producto.”
  • Promesas de riesgo cero – “devolución de dinero garantizada”. Por ejemplo: “Si después de 30 días no ha bajado al menos 4 libras de peso por semana, le devolveremos su cheque.”

Reglas de la FDA aplicables a las declaraciones relacionadas con los productos para la salud

¿Qué tipos de declaración pueden incluir las compañías en las etiquetas de los alimentos y suplementos? Declaraciones aprobadas por la FDA:

  • Deben basarse en una evidencia científica significativa que demuestre que existe una fuerte relación entre una sustancia alimenticia y un problema de salud.
  • Sólo se puede declarar que una sustancia alimenticia reduce el riesgo de contraer determinadas enfermedades — y no se puede decir que sirve para tratar o curar una enfermedad. Por ejemplo: “El consumo de calcio puede reducir el riesgo de contraer osteoporosis ósea.”

En el caso de los suplementos dietéticos también se pueden incluir declaraciones sobre el efecto de una sustancia para mantener la estructura o función normales del cuerpo —“El producto B favorece la salud de las articulaciones y los huesos” — pero se debe incluir una retractación que aclare: “Esta declaración no ha sido evaluada por la FDA. Este producto no ha sido elaborado para diagnosticar, tratar, curar ni para prevenir enfermedades.”

Consulte más información (en inglés).

Productos contaminados

En los últimos años, la FDA descubrió cientos de “suplementos dietéticos” que contienen drogas u otras sustancias químicas, particularmente en productos para adelgazar, para mejorar el desempeño sexual o para aumentar la masa muscular.

Por lo general, los “ingredientes extras” no figuran en la etiqueta pero pueden causar efectos colaterales serios o interactuar de manera peligrosa con otros medicamentos o suplementos que esté tomando. Se han presentado casos de personas que sufrieron ataques cardíacos o cerebrales, lesiones hepáticas graves, insuficiencia renal y embolia pulmonar (un bloqueo de arteria pulmonar); y algunos casos de personas fallecidas.

Los suplementos contaminados suelen venderse usando declaraciones falsas o equívocas como “100% natural” y “seguro”. Para reconocer los productos contaminados, fíjese en lo siguiente:

  • Productos que se ofrecen como una alternativa a otras drogas aprobadas por la FDA o que ofrecen efectos similares a los de las medicinas recetadas.
  • Productos que se ofrecen como alternativas legales a los esteroides anabólicos.
  • Materiales de promoción redactados principalmente en un idioma extranjero.
  • Promesas de efectos o resultados rápidos.

Consulte más información sobre productos contaminados comercializados como suplementos dietéticos.

Otros recursos

El fraude en la salud: Recursos de la FDA para ayudarlo a evitar el fraude relacionado con la salud.

Suplementos dietéticos: Una descripción general de los suplementos dietéticos y demás información de la FDA para consumidores (en inglés).

Comprar productos médicos en internet: Recomendaciones y precauciones para comprar productos médicos en internet (en inglés).

Oficina de suplementos dietéticos:Información de los Institutos Nacionales de Salud sobre suplementos dietéticos.

Como reportar un posible problema

Para reportar un producto para la salud que usted cree que está siendo anunciado de manera engañosa, establezca contacto con la FTC llamando al 1-877-FTC-HELP (1-877-382-4357) o visite en internet ftc.gov/queja. También puede establecer contacto con la oficina del Fiscal General de su estado (en inglés), departamento estatal de salud o agencia local de protección del consumidor.

Para reportar un producto etiquetado fraudulentamente, llame a la oficina local de la FDA (en inglés).

Para informar una reacción adversa o una enfermedad que pudiera estar relacionada con el consumo de un suplemento o el uso de otro producto para la salud, comuníquese inmediatamente con su médico u otros prestadores de servicios de salud. Usted también puede reportar su reacción adversa o enfermedad a FDA MedWatch. Llame al 1-800-FDA-1088 (1-800-332-1088) para solicitar un formulario de reporte, o también puede presentar una queja en línea (en inglés). Los nombres de los pacientes se mantienen en reserva.

Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA)

La FDA regula productos por un valor superior a un trillón de dólares, lo cual representa 25 centavos por cada dólar gastado anualmente por los consumidores estadounidenses. Controlar que los alimentos que comemos sean seguros y sanos y que los medicamentos y aparatos médicos que utilizamos sean seguros y efectivos forma parte del trabajo de la FDA. Para mayor información, llame al número gratuito 1-888- INFO-FDA (1-888-463-6332) o visite el sitio de internet de la FDA.