Garantías para casas nuevas

Comparta esta Página

Para mucha gente, la compra de una casa es la transacción más importante y costosa de toda su vida. No es de extrañarse que las personas que compran una casa nueva estén interesadas en las garantías que prometen reparar o reemplazar ciertos elementos de la casa durante determinado período de tiempo en caso que fuera necesario. De acuerdo a la Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés), la agencia nacional de protección del consumidor, si usted está considerando comprar una garantía para su casa recién construida, es importante que entienda qué es lo que cubre, cómo tiene que reclamar de la cobertura, y cuál es el proceso para resolver las disputas que pudieran surgir entre usted y el constructor o la compañía que le venda la garantía.

Algunas garantías para viviendas están respaldadas por el constructor; otras son garantías que el constructor le compra a una compañía independiente que asume la responsabilidad por determinadas reclamaciones. Algunos dueños de casa compran cobertura adicional por su cuenta a otras compañías de garantías para complementar la cobertura ofrecida por su constructor. Estos contratos de servicio adicionales son comúnmente llamados garantías.  La Autoridad Federal de Vivienda (FHA) y el Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) les exigen a los constructores de viviendas que le compren una garantía a otra compañía para proteger a los compradores de casas nuevas construidas con préstamos de la FHA o del VA.

Cobertura

Por lo general, las garantías para casas nuevas ofrecen una cobertura limitada por períodos específicos para la mano de obra y los materiales relacionados con varios de los componentes de una casa, como por ejemplo, ventanas, calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC), plomería y sistemas eléctricos. Normalmente, en el documento de garantía también se define cómo se efectuarán las reparaciones.

La duración de la cobertura varía de acuerdo al componente de la casa. Durante el primer año, la garantía cubre la mano de obra y los materiales de la mayoría de los componentes de la casa. Por ejemplo, la mayor parte de las garantías para construcciones nuevas cubre el revestimiento exterior y las terminaciones de estuco, puertas y marcos, paneles de yeso y pintura durante el primer año. Por lo general, la cobertura para el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado, plomería y sistemas eléctricos es por dos años. Algunos constructores ofrecen cobertura por hasta 10 años para los “defectos estructurales principales”, que suelen definirse como aquellos problemas que hacen que la casa sea insegura y ponga en peligro al propietario.  Por ejemplo, un techo que está en riesgo de caerse es un “defecto estructural principal”.

Pero la mayoría de las garantías para casas nuevas no cubren los gastos en los que pueda incurrir un propietario como consecuencia de un defecto de construcción estructural o por una reparación cubierta por la garantía, por ejemplo, el costo de mudarse de su propia casa mientras se efectúan las reparaciones. Por lo general, las garantías tampoco cubren lo siguiente:

  • Los aparatos electrodomésticos.
  • Las pequeñas grietas en ladrillos, azulejos o baldosas, cemento o en paneles de yeso.
  • Los componentes que están cubiertos por la garantía del fabricante.

Cómo reclamar la cobertura de la garantía

¿Qué debe hacer si su casa tiene un defecto que puede estar cubierto por su garantía? Primero, lea atentamente la garantía o contrato de servicio para estar seguro que el problema de su casa está cubierto. Preste especial atención a la duración de los tipos específicos de cobertura. Luego, presente su reclamación de acuerdo a las instrucciones establecidas en su garantía y ponga por escrito su pedido de reparación, incluso cuando la compañía ofrezca una línea telefónica directa de asistencia para reparaciones urgentes. Envíe su carta por correo certificado con acuse de recibo y mantenga un registro de su correspondencia y de sus conversaciones con la compañía. Es probable que su reclamo sea atendido amistosamente y que se lo resuelvan como usted desea, pero si surgiera alguna disputa, es conveniente tener un registro de todas las gestiones que haga con el constructor y con la compañía de la garantía.

Cómo resolver su disputa

Algunas veces surgen disputas entre un dueño de casa y un constructor  o con la compañía de la garantía respecto de si el problema es un defecto cubierto por la garantía o si el trabajo de reparación fue hecho correctamente. Muchas garantías de casas a estrenar disponen un mecanismo de mediación para las reclamaciones controvertidas, y en caso que la disputa no se resuelva a través de la mediación, se debe seguir con un proceso de arbitraje, cuya decisión es de cumplimiento obligatorio para las partes. En una mediación, un tercero neutral —un mediador—  ayuda a resolver el problema entre el dueño de la casa y la compañía facilitando la discusión entre ambas partes. La decisión de llegar o no a un acuerdo la toman el dueño de la casa y la compañía.

Si la disputa no se resuelve con la mediación, es probable que se le pida  al dueño de la casa que presente un reclamo para someterlo a arbitraje en lugar que lleve el caso ante la corte. En este proceso, una vez que los participantes presentan sus respectivos casos, un “árbitro” o un panel toma una decisión o lo adjudica. Algunas garantías permiten que los dueños de casa elijan un árbitro de una lista aceptable para el constructor o para la compañía de garantía.

El proceso de arbitraje es menos formal que el procedimiento judicial, aunque el dueño de la casa y la compañía de garantía pueden tener que comparecer a audiencias, buscar representación legal, intercambiar documentos, presentar pruebas, y convocar a los testigos de cada una de las partes para su interrogación. En la mayoría de las garantías se exige que ambas partes acaten la decisión del árbitro, sin recurso de apelación. Si usted tiene un préstamo financiado por la FHA o el VA y presenta un reclamo contra la compañía de la garantía, usted puede elegir entre ir a arbitraje o recurrir a la corte. Tenga presente que si usted opta por el arbitraje, tendrá que someterse a la decisión del árbitro.  En la FHA o el VA le podrán brindar información más detallada.

Costos

Aunque por lo general el proceso de arbitraje es menos costoso que el de una demanda judicial, los dueños de casa pueden llegar a pagar varios miles de dólares para someter su reclamo a través del proceso de arbitraje, el costo dependerá de la complejidad del arbitraje. Lea los documentos de sus garantías atentamente para determinar cuáles son los costos o gastos que tiene que asumir el dueño de la casa y cuáles son los costos o gastos que debe pagar el constructor.

Algunas pocas compañías les ofrecen a los dueños de la casa la posibilidad de elegir entre el arbitraje o un proceso judicial. En ocasiones, los constructores se ofrecen a pagar todos los costos relacionados con el arbitraje para que el dueño de la casa tenga un incentivo para no recurrir a la instancia judicial.

Para más información

Para más información sobre garantías de casas a estrenar, establezca contacto con la cámara o asociación de constructores estatal o local. Si usted tiene un préstamo asegurado por la FHA, establezca contacto con la oficina del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE.UU. (HUD) más cercana a su domicilio para solicitar más información o visite el sitio web. Si tiene un préstamo del VA, puede establecer contacto con la oficina de VA más cercana a su domicilio o puede consultar el sitio web (en inglés). Usted puede encontrar los números de teléfono de ambas agencias en la sección de páginas azules de su guía telefónica.

Anteriormente, este artículo se llamaba Garantías para casas nuevas: Conozca sus opciones.

Etiquetas: casa, garantía