Cómo ayudar a las víctimas del tifón Haiyan en Filipinas

Por la devastación causada por el tifón Haiyan en Filipinas hay mucha gente que se está preguntando cómo puede ayudar.

Si estás buscando una forma de donar, la Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés), la agencia nacional de protección del consumidor, te insta a investigar un poco para estar seguro de que tu donación vaya a una organización de buena reputación que usará el dinero tal como prometido — y de acuerdo a tus intenciones.

Las peticiones urgentes de ayuda que te hagan personalmente, por teléfono, por correo postal, por email, en sitios web o a través de sitios de redes sociales, tal vez no sean demasiado honestas. Lamentablemente, las entidades de caridad legítimas enfrentan la competencia de defraudadores que piden donaciones para entidades de caridad falsas o que no son completamente honestos respecto del modo en que la supuesta entidad de caridad usará tu contribución.

Si te piden una donación de caridad para apoyar a las víctimas del tifón Haiyan en Filipinas, considera las siguientes recomendaciones:

  • Dona a entidades de caridad conocidas y confiables. Tú quieres encontrar una entidad de caridad que tenga probados antecedentes en lidiar con estos desastres.
  • Ten cuidado con las organizaciones de caridad surgidas de la noche a la mañana en relación con eventos de actualidad. Verifica la confiabilidad de la organización de caridad estableciendo contacto con Wise Giving Alliance de Better Business Bureau (BBB), Charity Navigator, Charity Watch, o GuideStar.
  • Indica el desastre al que quieres destinar tu donación. Las entidades de caridad pueden darte la opción de designar tu donación para un desastre específico. De esa manera, puedes estar seguro de que tus fondos se destinen para las operaciones de socorro en lugar de destinarse a un fondo general. 
  • Si la persona que te llama para pedirte una donación es un recaudador de fondos profesional, pregúntale para quién trabaja y qué porcentaje de su donación se destinará para fines caritativos y cuánto recibirá el recaudador. Si no te dan una respuesta clara — o si no te gusta la respuesta — considera contribuir con otra organización.
  • Ten cuidado con los ofrecimientos de premios. Si una organización te promete un premio garantizado en un sorteo, es muy posible que estés lidiando con una estafa. Hacer una donación para una causa caritativa nunca es un requisito previo para ganarse un premio en un sorteo.
  • No des tu información personal ni financiera — incluyendo el número de tu tarjeta de crédito o cuenta bancaria — a menos que sepas que es una entidad de caridad confiable.
  • Nunca envíes dinero en efectivo porque no puedes estar seguro de que la organización recibirá tu donación, y tampoco tendrás un registro para propósitos de impuestos.
  • Averigua si la organización de caridad o el recaudador de fondos debe estar registrado en tu estado estableciendo contacto con la National Association of State Charity Officials.

Para más información sobre las preguntas que hay que hacer y para consultar una lista de los grupos que te pueden ayudar a investigar a una entidad de caridad visita Estafas de caridad.

Etiquetas: caridad, desastre, estafa
Tema del blog: 
Dinero y crédito

Añada su comentario

Política de comentarios

Lea nuestra declaración sobre la ley de privacidad

Dejar un comentario es su elección. Para dejar un comentario, tiene que crear un nombre de usuario. De no ser así, no podemos publicar su comentario. La ley Federal Trade Commission Act autoriza la recolección de esta información con el fin de monitorear comentarios al blog. Los comentarios y los nombres de usuarios formaran parte del sistema de la FTC de registros públicos, los nombres de usuarios también formaran parte del sistema de la FTC de registros de usuario de computadora.

Puede que usemos rutinariamente dichos registros cómo se describe en el sistema de avisos publicados. Para más detalles sobre qué hace la FTC con la información personal que recolectamos, por favor lea nuestra política de privacidad.