You are here

¿Estás atrasado con los pagos de tu carro por el coronavirus?

Comparta esta página

¿Te preocupa no poder pagar la próxima cuota de tu carro debido a que perdiste tu trabajo o ingreso por causa del coronavirus? ¿O ya estás atrasado con tus pagos? No estás solo. Esto es lo que puedes hacer:

  • Comunícate ya con tu prestador. Algunos bancos, cooperativas de crédito y compañías de financiación de carros están permitiendo que la gente pague con retraso o renogocie sus programas de pago. Si tu prestador acepta algún cambio, asegúrate que ponga los cambios por escrito para más adelante.
  • Averigua cuáles son tus derechos en tu estado. Consulta en la oficina del Fiscal General de tu estado o en tu agencia local de protección del consumidor. Los estados tienen sus propias reglas con respecto a los procedimientos de recupero de carros y lo que sucede después. Si los prestadores infringen las reglas, podrían perder otros derechos sobre ti o podrían tener que pagarte un resarcimiento por daños.
  •  Fíjate si puedes refinanciar tu préstamo. Esto tiene sentido si es más factible que puedas efectuar los pagos de tu carro con una tasa de interés más baja o un plazo más extenso. Sólo asegúrate de hacer la refinanciación con un prestador o compañía confiable. Dependiendo del valor de tu carro y cuánto adeudes, también podrías analizar si te conviene venderlo o canjearlo por un carro más barato antes de incumplir un pago.
  • No hagas nada. Aunque te hayas salteado un pago, no tengas miedo de hablar con tu prestador para averiguar tus opciones. Si incumples los pagos, te podrían cobrar mucho más en concepto de cargos y esto podría perjudicar tu crédito. Hay varios prestadores que han comenzado a renunciar voluntariamente al recupero de carros durante la pandemia, pero aún así, si te atrasas con los pagos, tu prestador igual podría recuperar tu carro — a veces, sin advertencia.

Si te incautan el carro, consulta las leyes de tu estado para ver cuáles son tus opciones para recomprarlo o recuperar las pertenencias personales que hubieras dejado en el carro.

Es posible que sigas debiendo dinero después de la recuperación del carro. Podrías quedarte enganchado por cualquier “déficit o faltante”, que es la diferencia que surja entre el precio de venta de tu carro y el monto que aún adeudes, más cualquier otro cargo relacionado con la recupero. En la mayoría de los estados, tu prestador tiene permitido demandarte por ese monto. Un abogado puede informarte si tienes fundamentos para objetar una sentencia por la diferencia impaga.

Lo más importante a tener en cuenta es que tú podrías tener más opciones de las que crees, así que no te demores en hablar con tu prestador. Cuanto antes lo hagas, más probabilidades tendrás de resolver el tema.

Para más información, lee el artículo de la FTC sobre Recupero de vehículos y este artículo del blog del CFPB.

Etiquetas: carro, deudas

Añada su comentario