You are here

Prepárate para unas vacaciones sin estafas

Comparta esta página

¡Ya casi llega el verano!  Es probable que en este momento tengas la cabeza llena de imágenes de playas o que estés pensando en ese viaje al extranjero que estás planeando hace tanto tiempo. Antes de salir de viaje, sigue algunos pasos que te ayudarán a evitar que las vacaciones de tus sueños se conviertan en una pesadilla:

 

Investiga un poco — y lee atentamente los detalles de los ofrecimientos de viaje.

 

  • Primero, y antes de responder a los ofrecimientos, consigue recomendaciones de familiares y amigos sobre agencias de viaje, propiedades de vacaciones en alquiler, hoteles y paquetes de viaje de buena reputación.
  • Busca en internet los nombres de las compañías de viaje, hoteles, propiedades en alquiler y agentes junto con palabras cono “scam”, “review” o “complaint”; si haces la búsqueda en español, usa palabras como "estafa", "comentario" o "queja".
  • Fíjate si hay costos adicionales. Los cargos de los complejos vacacionales (también conocidos como cargos de destino, de uso de las instalaciones y servicios) pueden sumar $50 o más al costo de cada noche de estadía.
  • Averigua sobre los impuestos, que en algunos lugares pueden ser considerables.
  • Consigue una copia de las políticas de cancelación y reembolso antes de pagar.
  • Si vas a comprar seguro de viaje, asegúrate de que la agencia tenga la debida licencia.
  • Lleva contigo las copias de todos los detalles de la confirmación que indiquen la tarifa y las comodidades que te prometieron. Esto también te será útil si en el hotel o lugar de hospedaje te dicen que se “perdió” tu reserva.

No pagues por vacaciones de “premio”. Ninguna compañía legítima te pedirá que pagues por un premio. También busca los trucos de los ofrecimientos de complejos vacacionales o de tiempo compartido. Estas ofertas podrían tener impuestos y cargos adicionales a pagar, exigirte que concurras a presentaciones de unidades de tiempo compartido y someterte a promociones de ventas de alta presión.

 

No firmes nada hasta que conozcas los términos del trato. Dile “no, gracias” a todos aquellos que traten de apurarte sin darte tiempo para considerar el ofrecimiento.

 

En lo posible, usa una tarjeta de crédito para los gastos de tu viaje. Este método de pago te ofrece más protección que pagar con dinero en efectivo o con tarjeta de débito — y puede que sea más fácil disputar los cargos no autorizados.

 

Protege tu identidad y la información de tu cuenta mientras estés de viaje.

Y aunque esperamos que no te suceda, reporta el robo de identidad y cualquier otra experiencia de fraude.

Añada su comentario