Erupción del volcán en Hawái: Recogiendo los restos

Comparta esta página

Mientras continúa fluyendo la lava de la erupción del volcán Kilauea, nunca es demasiado pronto para comenzar a hacer un balance y desarrollar un plan de recuperación. Te listamos algunas recomendaciones y enlaces con recursos que te pueden ayudar a que la tarea te resulte menos agobiante.

  • Comunícate con tu compañía de seguro. Pregunta cuáles son los pasos a seguir para evaluar los daños de tu casa o negocio.
  • Desconfía de la gente que te prometa un trabajo inmediato de limpieza y remoción de escombros. Algunos podrían exigirte un pago por adelantado por un trabajo que no harán nunca, podrían cotizar precios escandalosos, o sencillamente pueden carecer de la experiencia, licencias y seguros necesarios para hacer el trabajo legalmente.
  • Si estás buscando un lugar para alquilar durante el proceso de recuperación, ten cuidado con las estafas de listados de propiedades en alquiler. A menudo, los estafadores anuncian propiedades en alquiler que no existen para engañar a la gente y lograr que les envíen dinero antes de que se enteren de la verdad.
  • Mucha gente te pedirá tu información personal. Asegúrate de saber con quién estás tratando. Pide una identificación antes de dar tu número de Seguro Social o el número de tu cuenta. A veces, los estafadores se hacen pasar por funcionarios del gobierno y te piden información financiera o dinero para solicitar asistencia que tú puedes pedir por tu cuenta y gratis. Los funcionarios del gobierno nunca te pedirán dinero a cambio de tu información o la promesa de un cheque.
  • Es posible que hayas tenido que abandonar tu casa sin tus documentos de identidad, cheques, tarjetas de crédito y débito y otros documentos. Quizás no puedas acceder a tu cuenta bancaria o cheque de pago de salario por cierto tiempo. Si necesitas dinero, analiza cuáles son tus opciones para pagar las facturas y remplazar los documentos importantes. Esta lista de contactos te puede ayudar a recuperar tu estabilidad financiera.
  • Llama a tus acreedores y pide ayuda. Si eres dueño de tu casa, sigues teniendo una hipoteca aunque la vivienda esté inhabitable. Comunícate con tu prestador para hablar sobre tus opciones.

Para más recomendaciones, por favor visita Cómo lidiar con las emergencias causadas por el clima.

Añada su comentario