¿Qué es el marketing de afiliados? ¿Es algo que debería preocuparme?

Comparta esta Página

Muchos de los anuncios que ves en internet son creados por promotores comerciales que reciben un pago cada vez que haces clic en su anuncio. Y si ese clic te lleva a un sitio web donde te inscribes para probar un producto o servicio o a un sitio donde compras algo, al promotor le pagan aún más. Esos son los promotores por afiliación o agentes de marketing por afiliación. Estos promotores comerciales son contratados por el dueño de un producto para que lo promocionen en los medios sociales, sitios web y a través de mensajes de correo electrónico. A veces, las redes de promotores afiliados negocian la tarifa que les pagarán a los promotores por cada clic, por cada inscripción para probar el producto o por cada compra que consigan. Todos, desde el comerciante hasta los promotores afiliados reciben su parte. Y toda esa gente también puede estar rastreándote, desde ese primer clic.

El marketing de afiliados es una buena manera de promocionar un producto o servicio en la medida que el anuncio sea veraz. El problema es que algunos promotores afiliados deshonestos publican anuncios con declaraciones exageradas o con información equívoca para lograr que la gente haga clic. Pueden decirte cualquier cosa para que hagas clic en sus anuncios porque tienen un incentivo – recibir un pago. Échale un vistazo a la infografía que creamos para explicar esto.

Algunos anuncios engañosos podrían ser anzuelos para pescarte con una estafa. Tomemos como ejemplo una estafa de prueba de bajo costo que la FTC frenó recientemente. La gente que hizo clic en los anuncios publicados por los promotores comerciales afiliados a cambio de una prueba “gratis” terminó aterrizando en un sitio web que les ofreció probar el producto a cambio del pago de $1.03. No es mucho dinero, pero no es gratis. De hecho, a la gente que compró la prueba por $1.03 le terminaron haciendo cargos por casi $200 mensuales por un segundo producto que ni siquiera querían. Te explicamos lo que sucedió en esta infografía.

Así que la próxima vez que veas un anuncio en línea, desacelera antes de hacer clic. Pregúntate lo siguiente:

  • ¿Cómo puedo saber realmente quien está detrás del anuncio?
  • ¿Sé si son veraces? ¿Alguien recibe un pago para que yo haga clic?
  • ¿Quién me está rastreando cuando hago clic en el anuncio? ¿Y quién recibe esa información sobre mí?

Y si en el anuncio dice un precio, pero cuando haces clic aterrizas en un sitio web que dice otra cosa, es posible que hayas aterrizado en una estafa. En cualquier caso, revisa tus facturas para asegurarte de que no te están estafando.

Tema del blog: 
Dinero y crédito

Añada su comentario

Política de comentarios