You are here

Un falso llamamiento a tu sentido de la caridad

Comparta esta página

Si recibes una llamada para pedirte una donación para una entidad de caridad, es posible que estés tentado de decir que sí sin tomarte siquiera un segundo para pensarlo. Pero al igual que con cualquier llamada que recibas de parte de alguien que te pide dinero inesperadamente, desacelera e investiga un poco para evitar a los defraudadores que tratan de aprovecharse de tu generosidad.

Lamentablemente, hay compañías con fines de lucro — como American Handicapped and Disadvantaged Workers, Inc. (AHDW) — que se hacen pasar por organizaciones caritativas y que mienten sobre el modo en que usan las donaciones. La FTC demandó a AHDW por engañar a la gente — y clausuró la compañía.

Esta es la historia: Los telemercaderes de AHDW llamaron por teléfono a la gente para pedir donaciones — ya sea dando dinero o comprándoles productos para el hogar demasiado caros. A menudo, estos telemercaderes mintieron diciendo que ellos mismos eran discapacitados, dando a entender que la mayoría del dinero recaudado se usaría para pagar los salarios de los empleados discapacitados que trabajaban en la compañía. Y le dijeron a la gente, que como bonificación por la donación, recibirían un regalo gratis por correo.

En realidad, la mayoría de los telemercaderes no eran discapacitados, y solo una pequeña parte de los ingresos de la compañía se asignaban al pago de los salarios de los pocos empleados discapacitados de AHDW. ¿Y esos regalos gratis que la gente recibió por correo? Llegaron junto con facturas, a las que siguieron llamadas de acoso exigiendo el pago de productos que la gente nunca había pedido.

Si recibes una llamada para que compres productos demasiado caros para apoyar a una entidad de caridad:

  • Investiga un poco. Antes de comprometerte a gastar dinero de más, confirma que la organización sea realmente caritativa. La “caridad” podría ser una compañía con fines de lucro que está tratando de engañarte para que pagues precios excesivos por artículos que compras habitualmente. Puedes buscar nombres en esta lista de organizaciones exentas de impuestos del IRS, o verificarlo con BBB o en la oficina de tu Fiscal General estatal.
  • No pagues mercadería que no ordenaste. Te puedes quedar con los regalos que recibas por correo de parte de una organización de caridad que pide contribuciones. Si no lo pediste entonces no tienes que pagarlo — incluso si alguien te envía una factura o te llama para decirte lo contrario.

Es legal que las organizaciones de caridad te llamen y te pidan donaciones aunque hayas inscrito tu número de teléfono en el Registro No Llame. Pero es ilegal que los telemercaderes den a entender que pertenecen a una organización de caridad cuando no es cierto. Para más recomendaciones sobre cómo detectar una estafa de caridad, échale un vistazo a nuestro artículo Antes de hacer donaciones.  

Tema del blog: 
Dinero y crédito

Añada su comentario