You are here

¿No reconoces esa deuda? Esto es lo que tienes que hacer.

Comparta esta página

Los cobradores de deudas establecen contacto con los consumidores hasta un billón de veces por año. Su trabajo es asegurarse de que les están cobrando las deudas a las personas correctas.  Pero a veces, se comunican con la persona equivocada. Otras veces, en realidad forman parte de una estafa de falsa cobranza de deudas. 

Si no reconoces una deuda, puedes hacer lo siguiente:

Averigua con quién estás tratando. Pregunta el nombre del cobrador y de la compañía y su domicilio y número de teléfono. Los cobradores que operan legítimamente te suministrarán esta información.

No des ninguna otra información personal. El cobrador podría pedirte que le confirmes tu información personal. Si el cobrador tiene la información errónea, como un domicilio o teléfono que nunca usaste, no corrijas el error dándole la información correcta. Y no le des ninguna otra información personal. Si la deuda no es tuya, pero el cobrador logra conseguir tu información personal correcta, te podría resultar más difícil disputar la deuda más adelante.

Niégate a seguir hablando sobre la deuda hasta que recibas un “aviso de validación”. Los cobradores deben enviarte un aviso escrito. Ese aviso indica cuánto dinero debes, el nombre del acreedor y qué es lo que tienes que hacer si crees que no adeudas ese dinero. Este aviso podría ayudarte a determinar si adeudas la deuda que te reclaman.

Haz tu propio trabajo de detective. Comunícate con la compañía que el cobrador te mencione como el acreedor original. En esa compañía podrían ayudarte a determinar si es una deuda legítima y si el cobrador tiene derecho de cobrar la deuda. Solicita también tu informe de crédito anual y gratuito en internet o llamando al 877-322-8228 para ver si ahí figura la deuda.

Disputa la deuda por escrito. Si piensas que no debes una parte o la totalidad de la deuda, o simplemente no la reconoces como propia, envíale una carta al cobrador para disputarla. Sé lo más específico posible respecto de por qué piensas la deuda es errónea, pero da la menor cantidad de información personal posible. Tienes 30 días para enviar esta carta a partir de la fecha en que recibas el aviso de validación.

Por ley, a partir de entonces el cobrador debe dejar de comunicarse contigo, aunque la deuda no desaparecerá. Pero si el cobrador te envía una verificación escrita de la deuda, entonces puede retomar el contacto contigo. 

Y si detectas información incorrecta en tu informe de crédito, también tienes que disputarla. Puedes usar estos modelos de cartas y dirigir tu carta al domicilio que figura en tu informe de crédito.

Para más información, consulta nuestra página de cobranza de deudas.

Tema del blog: 
Dinero y crédito

Comentario

Gracias muy util la informacion, pues tengo una disputa con at&t de un servicio que no prestaron y me lo estan cobrando, y me han perjudicado hasta para conseguir empleo.

Añada su comentario