You are here

No te olvides de las deudas

Comparta esta página

Cuando muere un pariente, lo último que necesitas es que aparezcan cobradores de deudas para molestarte. Pero tal vez tengas a cargo la tarea de administrar los bienes de la persona fallecida – y podrías encontrarte en la situación de tener que manejar una herencia que incluye deudas pendientes. Ten en cuenta estas consideraciones:

  • Las deudas no mueren cuando muere el deudor. Aunque tu ser querido ya no esté más en esta tierra, esas deudas no desaparecen. La deuda continúa siendo una obligación legal con la que deben lidiar los herederos de tu ser querido.
  • Hablar sobre la deuda. Los cobradores de deudas tienen permitido hablar sobre la deuda con ciertas personas: el cónyuge de la persona fallecida, sus padres o el tutor legal, el albacea, el administrador o cualquier otra persona autorizada para pagar deudas con los activos de la herencia de tu ser querido.  
  • La verdad sea dicha. Los cobradores de deudas no pueden tergiversar ningún dato sobre la deuda que están tratando de cobrar. Eso significa que no pueden decir falsamente o implicar que tú o algún otro sobreviviente tiene una obligación legal de pagar las deudas de la herencia de su propio bolsillo. Es ilegal que te presionen para que pagues con tu dinero. Si la persona fallecida deja deudas pero no deja bienes, tú no estás obligado a pagarlas.
  • Tú tienes derechos. Si un cobrador de deudas te contacta, tú puedes pedirle un aviso de validación, disputar la deuda o decirle – por escrito – que cese toda comunicación contigo o con los herederos.

Aprende más sobre cómo manejar las deudas de un pariente fallecido.

 

Tema del blog: 
Dinero y crédito

Comentario

Muy interesante desconocia en parte esto. Se los envio a mis amistades

Añada su comentario