¿Son tus compañeros de batalla – o es algo simplemente increíble?

Comparta esta página

Si prestas o has prestado servicio en las fuerzas armadas, es muy probable que sientas un vínculo bastante estrecho con tus hermanos y hermanas de armas. Cuando compartes una experiencia común con algunas personas, es lógico que confíes en ellas, que quieras asociarte e incluso hacer negocios con ellas. 

Pero hay algo que debes tener en cuenta: los estafadores saben que tú confías en tus compañeros de armas – y usan esa confianza en tu contra. Es posible que el estafador oportunista realmente tenga experiencia militar o sencillamente podría estar mintiendo. De cualquier manera, los estafadores son expertos en explotar las relaciones con otros miembros del servicio militar para ganarse tu confianza. Una vez que se ganan tu confianza, la usan para desviar cualquier pregunta y despistarte mientras te engañan. Esto se conoce como fraude de afinidad – que se produce cuando alguien usa su pertenencia a un grupo para estafar a otro miembro de ese grupo. Podría tratarse de alguien que dice que puedes confiar en él o ella porque compartieron la experiencia del servicio militar.

Los estafadores tratan de usar un supuesto vínculo militar para apropiarse del dinero que tanto te cuesta ganar. Pueden ir detrás de los miembros de las fuerzas armadas, sus familias o cualquier otra persona que simpatice con la comunidad militar. Las estafas pueden presentarse de varias formas, desde promesas de un crédito fácil y rápido y préstamos sobre el título de propiedad de un carro hasta altísimos rendimientos con un falso negocio de inversión. O podrían atraerte con la esperanza de un romance en línea, un interés en donaciones de caridad, o con el gancho de conseguir una vivienda estupenda a precios llamativamente tentadores. Estas son algunas recomendaciones para ayudarte a ver claramente si un estafador está tratando de confundirte con una cortina de humo.

  • Camina, no corras. Tómate tu tiempo. Cualquier negocio u ofrecimiento que incluya una presión para que actúes inmediatamente probablemente no tenga un final feliz para ti. Desacelera y piénsalo – por lo general, apresurarte con una supuesta “oportunidad” solo te causará problemas.
  • Resiste el ataque de la exageración publicitaria. ¿Es algo que te promete la luna y las estrellas? ¿Te dicen que verás los resultados de una inversión sin riesgos? Frena – no existe nada que sea “libre de riesgos”. No permitas que una exageración bien tramada por un estafador te nuble el entendimiento.
  • Escucha con atención el nombre del ofrecimiento. ¿Disparan palabras como “veteranos” o “familias militares” en sus nombres o en sus anuncios? Eso no necesariamente significa que los veteranos o las familias del personal militar en servicio activo apoyen a esa organización ni que se beneficiarán con una donación.
  • Que te lo aclaren por escrito. Antes de desprenderte de tu dinero, fíjate en los términos del acuerdo escrito. Luego tómate tu tiempo y revísalo bien. ¿Son los términos que esperabas? Si no lo son, ¿realmente puedes confiar en esa compañía?
  • Averigua e investiga. Siempre haz tu tarea. Habla con los demás. Investiga la compañía en internet y fíjate si encuentras quejas de consumidores. Piensa bien si lo que te ofrecen es conveniente para ti. ¿Estás en condiciones de perder tu dinero?
Etiquetas: crédito, dinero, veterano
Tema del blog: 
Dinero y crédito

Comentario

Todo ello es muy aleccionador para los lectores de esta magnifica pagina de la FTC. Realmente hay muchos ilusos, que siguen creyendo en los "cuentos de hadas" y son presas faciles de los estafadores, que todos debemos de repudiar y combater adecuadamente en cada una de sus acciones mal intencionadas.

Excelente apreciación que debo tomar en cuenta si se presenta un caso asi. Gracias, sobre todo los jóvenes deben empaparse y poner en práctica.

Añada su comentario