Un enredo de mensaje de texto

Comparta esta página

Déjame describirte la escena: tu amigo Juan anda a las apuradas para llegar a tiempo a recoger a su hija en la escuela y a su hijo en el campo de fútbol, y todavía tiene que pasar por el almacén porque en la refrigeradora ya no queda nada. En el medio de la locura cotidiana, Juan recibe un mensaje de texto de Google con un código de verificación. Él piensa: "Es raro. Tal vez debería conectarme a mi cuenta de email y ver qué está pasando."

Pero antes de tener la oportunidad de hacerlo, recibe otro mensaje de texto. Dice:

                            Google ha detectado una actividad inusual en su cuenta. Por favor responda con el código de verificación que le hemos enviado a su aparato móvil para detener la actividad no autorizada.  

¿Qué debería hacer Juan?

Es bastante posible que optara por responder con el código — especialmente si está distraído y preocupado por perder acceso a su email. Lamentablemente, si envía el código le estará dando acceso a su cuenta de email al pirata informático.

Esto es lo que sucedió detrás de la escena:

  1. Un pirata informático que tiene el domicilio de email y el número de teléfono móvil de Juan abrió la pantalla de inicio de sesión de la cuenta de email, hizo clic en "He olvidado mi contraseña" y pidió que le enviaran un código de verificación por mensaje de texto.
  2. Juan recibió el código de verificación en su teléfono.
  3. El pirata informático — haciéndose pasar por el proveedor de servicio de email de Juan — le envió un mensaje de texto y le pidió el código.
  4. Juan le reenvió el código al pirata informático, y entonces él ya tenía todo lo que necesitaba para completar el proceso de inicio de sesión.

El pirata informático podría juntar una gran cantidad de información sobre Juan espiando su email. También podría cambiar la configuración del email de Juan, para que los futuros emails enviados a Juan fueran reenviados al pirata informático. Podría pasar mucho tiempo hasta que Juan se diera cuenta de este cambio.

¿Qué puedes hacer entonces?

No le envíes códigos de verificación a nadie a través de mensajes de texto o email. Usa estos códigos únicamente en la página de inicio de sesión. Y si recibes un código de verificación que no solicitaste, infórmaselo a tu proveedor. Eso podría ser un indicio de que alguien está manipulando tu cuenta de email.

Si sospechas que alguien ha accedido indebidamente a tu cuenta de email, este video te dice lo que tienes que hacer:

 

Comentario

Muy bueno el mensaje y siempre los leo porque son muy necesarios, además de amenos.

Es un dato bastante importante y a tener en cuenta. En nuestra agencia de publicidad nos vemos obligados a solicitar las claves para poder mejorar las webs de nuestros clientes y cada vez son más reticentes a la hora de confiarlas.

Seus exemplos são de muita utilidade, é assim que ocorrem as fraudes,as pessoas não sabem o que verdade ou não e caem na historia do vigarista.As pessoas ,todos nos podemos ser vitimas de alguma forma.Todo o cuidado é pouco.

Gracias,muy buenas recomendaciones,manana me ponder en contacto con ustedes,por quejas referente
a el fraude.

Añada su comentario