You are here

¿Una hipoteca inversa es la opción correcta para ti?

Comparta esta página

Tú ves los anuncios en TV, en los periódicos y en internet. Promocionan los beneficios de una hipoteca inversa para los propietarios de viviendas mayores de 62 años: cancele su actual hipoteca, complemente los ingresos, pague los gastos de atención médica y más. Pero, ¿una hipoteca inversa es la opción correcta para ti? Eso depende. Si bien una hipoteca inversa puede incrementar tus ingresos mensuales, también puede poner en riesgo la seguridad de tu retiro si no actúas con cuidado. 

Las hipotecas inversas toman una parte de la amortización hipotecaria de tu casa y la convierten en pagos a tu favor. Habitualmente, el dinero que obtienes está exento de impuestos, y por lo general, no afectarán tus beneficios del Seguro Social o Medicare. Pero una hipoteca inversa no es un lecho de rosas.

Estas son algunas cosas a considerar:

  • Una hipoteca inversa no necesariamente te garantiza seguridad financiera para el resto de tu vida.
  • Este tipo de hipoteca tiene cargos y otros costos, como cargos de originación y otros costos de cierre, como también cargos de servicio durante el término de la hipoteca.
  • Todos los meses se te suman intereses al saldo que adeudas. Esto significa que el monto que adeudas se incrementa a medida que se van sumando los intereses con el transcurso del tiempo.
  • Los intereses no son deducibles de impuestos hasta que termines de pagar el préstamo, ya sea parcial o totalmente.
  • Tú tienes que pagar los impuestos a la propiedad, el seguro, los servicios públicos, el combustible, el mantenimiento y demás gastos. Y si no pagas tus impuestos a la propiedad, no tienes una póliza de seguro de propietario de vivienda, o no mantienes tu casa, el prestador podría exigirte el repago del préstamo.
  • Las hipotecas inversas pueden consumir la amortización acumulada sobre tu propiedad, lo cual significa menos fondos para ti y para tus herederos. 
  • Por lo general, tú no tienes que devolver el dinero mientras sigas viviendo en tu casa. Pero cuando fallezcas, vendas tu casa o te mudes, tú, tu cónyuge o tus herederos deben repagar el préstamo. Eso podría implicar que habrá que vender la casa para conseguir el dinero necesario para repagar el préstamo.

Aprende más sobre este tema leyendo el artículo recientemente actualizado Hipotecas inversas.

Tema del blog: 
Casas e hipotecas

Añada su comentario