You are here

“Condenadas” falsas promesas

Comparta esta página

¿Obtener recompensas a cambio de apoyar un proyecto al que le tienes fe? De eso se trata la "financiación colectiva", o crowdfunding en inglés.

Funciona de la siguiente manera: Los "creadores" piensan proyectos. Para pagar esos proyectos le piden pequeñas sumas de dinero a un montón de gente, usualmente a través de plataformas de internet como Kickstarter o Indiegogo. A menudo, los creadores les ofrecen recompensas a las personas que contribuyen. Hasta aquí, todo bien... siempre y cuando los creadores cumplan con su parte.

La FTC acaba de resolver su primer caso de financiación colectiva contra un creador que no mantuvo sus promesas. Según la FTC, Erik Chevalier, usando el nombre de “The Forking Path Co.”, dijo que estaba recolectando dinero para crear un juego de mesa llamado “The Doom That Came to Atlantic City”. Prometió que usaría el dinero para fabricar el juego. También prometió recompensas específicas por las contribuciones — como una versión preliminar del juego o estatuillas de los personajes.

¿Puedes adivinar lo que sigue? Exacto. Nunca fabricó el juego de mesa. Nunca envió las recompensas. Y nunca les devolvió el dinero a los consumidores.    

La demanda de la FTC dice que las promesas de Chevalier eran engañosas. Este caso ofrece una lección clásica de la ley de protección del consumidor: cuando se hace una promesa, hay que cumplirla.

¿Cómo puedes evitar los fraudes de financiación colectiva como este? Revisa los antecedentes del creador y los comentarios:

  • ¿El creador tuvo éxito con el lanzamiento de otros productos?
  • ¿El creador apoyó otros proyectos? 
  • ¿Qué es lo que promete el creador?

Algunas plataformas de financiación colectiva alientan a sus creadores a seguir las mejores prácticas.

Si te enteras de alguna estafa de financiación colectiva:   

Tema del blog: 
Dinero y crédito

Comentario

Nadie está a salvo de las estafas. Hay que ir con cautela.

Añada su comentario