Alquiler con opción a compra: una conveniencia costosa

Comparta esta página

¡Sin pago inicial! ¡Sin verificaciones de crédito!

¡Pagos semanales o mensuales asequibles! ¡Entrega inmediata!

Si usted necesita muebles, aparatos electrodomésticos o electrónicos, o neumáticos y ruedas, pero no tiene el dinero en efectivo ni el crédito para comprarlos, podría pensar que su última opción es recurrir a una tienda de alquiler con opción a compra. Estos negocios cobran pagos semanales o mensuales y, si usted efectúa todos los pagos, al final del contrato el artículo será de su propiedad. Un contrato habitual puede ser por 12, 18 o 24 meses. Cuanto más largo sea el contrato, más dinero terminará pagando. Además, comprar algo con un plan de alquiler con opción a compra —rent-to-own plan, en inglés— le puede costar el doble o el triple que lo que hubiera pagado en efectivo, con un plan de compra en reserva o un plan en cuotas.

Cómo funcionan los planes de alquiler con opción a compra

Usted hace un contrato de renovación automática semanal o mensual por la mercadería que alquila, y no tiene ninguna obligación de continuar efectuando los pagos más allá de la semana o mes en curso. El contrato le da la opción de comprar las mercaderías, ya sea continuando con el pago del alquiler por un período determinado o pagando anticipadamente algunas de las cuotas restantes del alquiler.

Por lo general, la mercadería se entrega dentro de las 24 horas. Mientras que usted efectúa los pagos, la compañía de alquiler se hace cargo de las reparaciones, o si el producto se rompe o deja de funcionar se lo reemplaza. En algunos contratos se estipulan cargos específicos para estos servicios.

Su única obligación es pagar cada una de las cuotas del alquiler en la fecha establecida, y es libre de terminar el contrato devolviendo la mercadería a la tienda. Esto puede parecer conveniente, pero viene acompañado de un precio muy alto. Si usted incumple uno o más de los pagos semanales o mensuales, la tienda puede recuperar la posesión de la mercadería. No obstante, si usted se pone al día con los pagos y montos adeudados que le exijan, tal vez pueda restablecer su contrato e historial de pagos y recuperar la posesión del artículo en cuestión. Si usted no puede efectuar los pagos atrasados y los montos adeudados, se arriesga a perder todo el dinero que pagó con el contrato de alquiler. 

Algunas tiendas de alquiler con opción a compra tienen alternativas que se llaman igual precio que en efectivo —same-as-cash, en inglés— por ejemplo, por un plazo de hasta seis meses. Durante ese tiempo, si usted paga el “precio de contado” completo no tiene que hacer frente a ningún cargo por el alquiler. Pero debe saber que el “precio de contado” en las tiendas de alquiler con opción a compra puede ser mucho más alto que el de otras tiendas minoristas.

Algunos comerciantes minoristas han agregado secciones de alquiler con opción a compra en sus tiendas. Los planes pueden tener sus propios requerimientos acerca de los cargos y condiciones de pago. Siempre es mejor leer atentamente todo el contrato antes de firmarlo —quienquiera que ofrezca el plan— para que usted sepa a qué atenerse.

La mayor parte de las transacciones de alquiler con opción a compra no están reguladas por las leyes federales aplicables a las operaciones de préstamo y leasing que establecen la entrega de información y ciertas protecciones para consumidores, aunque dependiendo de los términos del contrato, hay algunos planes de leasing con opción a compra que podrían estar cubiertos. Si bien en la mayoría de los estados rigen leyes que regulan las transacciones de alquiler con opción a compra, las protecciones son variables. Para más información, averigüe en la oficina de su Fiscal General estatal.

Cargos adicionales

Además del pago de la cuota semanal o mensual del alquiler, su contrato con una tienda de alquiler con opción a compra puede incluir cargos.

  • Cargos de procesamiento
  • Cargos de entrega y recogida
  • Cargos de armado/instalación
  • Cargos por cobranza a domicilio, aplicables cuando un empleado de la tienda va a su casa para cobrar los pagos.
  • Impuestos sobre las ventas
  • Cargos por daños graves
  • Cargos de restablecimiento del contrato, aplicables cuando usted se atrasa o incumple un pago y desea seguir alquilando el artículo.
  • Cargos por pago atrasado

Ejemplos de la vida real

Estos son algunos ejemplos que demuestran lo costoso que puede resultar el alquiler con opción a compra.

Usted quiere una TV de 32". En la tienda Jake Rent-2-Own, usted tiene un plan de 78 pagos semanales (18 meses) de $8.50 cada uno, más un pago adicional de $37, lo cual totaliza $700. En la tienda minorista tradicional de la cuadra, puede comprar la TV directamente por $250. Eso implica un ahorro de $450 —y si la compra en liquidación tal vez ahorre un poco más.

Si usted puede ahorrar $8.50 por semana durante aproximadamente 30 semanas, tendrá dinero suficiente para comprar la TV en una tienda tradicional. En otras palabras, le tomará solamente siete meses ser dueño del mismo producto en lugar del año y medio que tardaría a través de un plan de alquiler con opción a compra. Además, en una tienda tradicional usted conseguirá una TV nueva; mientras que es posible que el modelo en alquiler con opción a compra tenga varios años de antigüedad y ya haya sido alquilado a otra gente.

Una computadora portátil que cuesta $612 se puede ofrecer en un plan de 48 cuotas semanales de $38.99, totalizando $1,872, sin incluir el impuesto sobre las ventas y otros cargos. Eso es lo mismo que comprar la computadora portátil al precio sugerido por el fabricante y financiarla a una tasa de interés de más del 300%.

Una mesa de comedor y cuatro sillas a $523.75. Si usted pagara $83.13 por mes en un plan de alquiler con opción a compra de 12 meses, el costo total sería $997.56. Si comprara el juego de comedor en una tienda tradicional usando una tarjeta de crédito con una tasa de interés alta y pagara $83.13 por mes, terminaría de pagar el juego de comedor en siete meses a un precio total de $575.11 (incluyendo $51.36 de interés). Eso es una diferencia de $422.45. 

Las preguntas que hay que hacer

Es importante que usted entienda los términos de su contrato. Haga muchas preguntas y asegúrese de que las respuestas concuerden con lo que dice el contrato escrito.

  • ¿Cuál es el monto de mis pagos?
  • ¿Cuándo es la fecha de pago?
  • ¿Cuáles son los demás cargos y a cuánto ascenderá la suma de mis cuotas con esos cargos incluidos?
  • ¿Cuál es el costo total en dólares que debería pagar para ser dueño del artículo?
  • ¿Cuándo voy a ser dueño del artículo?
  • ¿Es mercadería nueva o usada?
  • ¿Puedo pagar todo el artículo antes para ahorrar dinero? ¿O hay alguna multa?
  • ¿Soy responsable de la pérdida o daños del artículo?
  • ¿Quién paga las reparaciones si se rompe o deja de funcionar?
  • ¿Hay un período de gracia para los pagos atrasados?
  • ¿Qué sucede si omito un pago?
  • ¿Cuánto tiempo tengo para restablecer mis pagos y el acuerdo en caso de que omita o me atrase en un pago y la tienda recupere la posesión o embargue el artículo? ¿Cuánto y qué tipos de cargos debo pagar además todos mis pagos vencidos?

Alternativas posibles

Al momento de comprar artículos para su hogar, es posible que tenga más opciones de las que imagina. Veamos algunas posibilidades.

  • Averigüe si cumple los requisitos para acceder a la financiación de una tienda minorista. Muchas tiendas ofrecen un período sin pagos, por ejemplo, 90 días sin pagos. Esto puede darle tiempo extra para efectuar sus pagos. Hay algunas tiendas que ofrecen una financiación al 0% por un período específico, por ejemplo, 6 meses. Pero en ambos ofrecimientos se acumulan intereses. Con los ofrecimientos de período sin pagos, por lo general usted tiene que pagar el interés con el correr del tiempo. Con los ofrecimientos de financiación al 0%, usted puede evitarse los intereses si efectúa pagos mensuales para ir cancelando el precio total del artículo a partir del momento en que finalice el período de la tasa al 0%. Si se atrasa con un pago o si al finalizar el período del 0% no puede cancelar el saldo del artículo, adeudará los intereses calculados desde la fecha de compra. Asegúrese de separar una cierta cantidad de dinero todas las semanas para cubrir sus pagos.
  • Considere los planes de compra en reserva. Cuando usted usa un plan de compra en reserva —layaway, en inglés— por lo general paga un depósito, que normalmente es un porcentaje del precio de compra, y va pagando el resto con el transcurso del tiempo; y el comerciante retiene la mercadería reservada por usted. Usted se convierte en dueño de la mercadería cuando termina de pagar el precio total del artículo. La mercadería puede quedar en la tienda o en un depósito fuera de la tienda, así que puede transcurrir un breve período de tiempo entre el momento en que haga el pago final y aquel en que reciba el artículo.
  • Abra una cuenta de ahorro exclusiva para ese propósito. En lugar de pagarle a la compañía de alquiler, separe lo que le pagaría cada semana o mes y deposite esa suma de dinero en una cuenta de ahorro. Terminará siendo dueño del artículo antes, pagará mucho menos y tal vez gane un poco de intereses.
  • Compre artículos restaurados o reacondicionados. Los puede conseguir a precios con grandes descuentos.
  • Compre artículos de segunda mano. Fíjese en listados en línea, anuncios clasificados, ventas de garaje, subastas, tiendas de consignación o de segunda mano. Averigüe si en su cooperativa de crédito o banco ofrecen préstamos personales. Si logra conseguir un préstamo, podría resultarle menos costoso que alquilar o usar su tarjeta de crédito.
  • Si puede, pague con una tarjeta de crédito. Es probable que aunque pague con una tarjeta de crédito con una alta tasa de interés le resulte más económico que alquilar muebles o aparatos electrónicos. Vaya pagando lo más pronto posible. Si los cargos mensuales del alquiler estuvieran expresados en términos de una tasa porcentual anual —APR, en inglés— podrían variar entre 100% y 350%. Por lo general, si usted paga su cuenta de tarjeta de crédito puntualmente, las tasas no superan el 24%.

¿Puede ser una buena idea alquilar algo con opción a compra?

El alquiler con opción a compra puede funcionar si usted tiene una necesidad de corto plazo, o si quiere probar un producto antes de comprarlo. Por ejemplo, se le rompe la lavadora el día antes de recibir la visita de sus familiares y necesita tiempo para buscar y comparar ofertas. O quizás necesite muebles por corto plazo para una residencia temporaria, o sus chicos podrían necesitar instrumentos musicales para una clase en la escuela.

Si se decide a usar un plan de alquiler con opción a compra, asegúrese de que usted puede efectuar los pagos mensuales en fecha para no perder el producto y el dinero que pagó.