Los vendedores minoristas de bebidas alcohólicas pueden ayudar a reducir el consumo de alcohol de los adolescentes

Los vendedores minoristas de bebidas alcohólicas pueden ayudar a reducir el consumo de alcohol de los adolescentes.

Los vendedores minoristas de bebidas alcohólicas desempeñan una función esencial en la reducción del acceso de los adolescentes al alcohol. Estos comerciantes pueden tomar medidas para garantizar que los adolescentes no puedan comprar bebidas alcohólicas en sus tiendas y pueden ser una fuente de información para reducir las posibilidades de que el alcohol vendido legalmente a un adulto termine en manos de un adolescente. En esta página se describen las herramientas que pueden utilizar los vendedores minoristas de bebidas alcohólicas para cumplir con estos objetivos.

La clave para prevenir la venta ilegal de bebidas alcohólicas está en adoptar prácticas de venta responsables. Pero este concepto implica algo más que decirle a su personal que no debe venderles alcohol a los menores de 21 años. Los comerciantes minoristas responsables deben implementar normas específicas que estén apoyadas por la debida capacitación y noción de responsabilidad que permitan que el personal de la tienda esté en condiciones de decir “Si le vendo alcohol, perderé mi trabajo”.

El RRForum, una organización nacional sin fines de lucro que se dedica a promover la venta minorista responsable de productos restringidos a menores, ha preparado la siguiente lista de prácticas recomendadas para que los poseedores de licencias de despacho de bebidas alcohólicas reduzcan las ventas y servicio de alcohol en botella cerrada para su consumo fuera del establecimiento a menores de 21 años. Todos los comerciantes minoristas que venden alcohol deberían adoptar estas prácticas. Esta lista se puede complementar con otras prácticas que los comerciantes consideren apropiadas para reducir las ventas ilegales a menores de 21 años.

Prácticas recomendadas por el RRForum para los vendedores minoristas de bebidas alcohólicas en botella cerrada para su consumo fuera del establecimiento

1. Establecer y mantener políticas de ventas y servicio que puedan ser cumplidas por todo el personal de la tienda.

Cada establecimiento debe tener una política escrita que identifique los pasos que debe seguir el personal en cada transacción, entre los que se incluyen:

  • ¿Cuáles son los indicadores que deben interpretarse como un desencadenante de una verificación de la identificación del cliente?
  • ¿Cuáles son las identificaciones aceptables y cuándo se debe exigir la presentación de un segundo documento de identidad?
  • ¿Qué se debe hacer si un cliente presenta una identificación que parece falsa o en caso que se sospeche que el cliente está comprando alcohol para un menor (una venta “shoulder-tap”)?
  • ¿Cuándo y cómo se debe denegar una venta?
  • ¿Qué tipo de registro y notificación al supervisor se deben implementar cuando hay un problema?
  • ¿Qué consecuencias se le impondrán al personal cuando no verifique la identificación del cliente?
  • Nota importante: En las políticas de las tiendas se deben incluir las leyes estatales y locales aplicables para que todos los empleados puedan leerlas y entenderlas.

2. Capacitar al personal y a la gerencia de la tienda sobre las políticas de venta de alcohol.

Todo el personal debe estar completamente capacitado antes de que se le permita vender alcohol. La capacitación debe incluir lo siguiente:

Información sobre los riesgos que implica que los menores consuman productos alcohólicos.

  • Las leyes locales y estatales pertinentes.
  • Todos los aspectos de las políticas de la tienda identificadas en el párrafo 1.
  • Simulación de situaciones reales para que el personal ensaye cómo solicitar la identificación y cómo denegar una venta con modales amables y sin confrontación.
  • Es posible que las leyes locales establezcan requerimientos específicos adicionales de capacitación.
  • La capacitación de los jefes o supervisores de las tiendas también debería incluir contenidos de supervisión y capacitación de los empleados y estrategias para asegurar la adhesión a estas prácticas.

Los mensajes de la capacitación del personal se deben revisar y reforzar periódicamente. Nota importante: Si la capacitación se imparte de forma segmentada — por ejemplo, si una persona recién contratada recibe capacitación personal de parte de un jefe o supervisor seguida de una capacitación intensiva dentro de los 30 días posteriores a la fecha de inicio del empleo — ese empleado debería ser supervisado atentamente porque la investigación demuestra que los empleados recién contratados son más propensos a vender alcohol a clientes menores.  

3. Ofrecer las herramientas correctas.

Es importante darle las herramientas apropiadas al personal para ayudarlo a vender alcohol de manera responsable. Estas herramientas se deben usar en la combinación que resulte más apropiada bajo consideración de todas las circunstancias.

  • Programar las cajas registradoras de modo que detecten las ventas de bebidas alcohólicas restringidas a menores y adviertan a los cajeros que deben pedir la identificación del cliente.
  • En la medida de lo posible, las cajas registradoras se deben programar para que lean los documentos de identificación electrónicamente y para que calculen la edad del cliente; o en los estados donde se puedan escanear las identificaciones de los clientes, habría que usar un dispositivo electrónico o un aparato de “luz negra” para determinar su autenticidad.
  • Si no fuera posible utilizar un dispositivo electrónico incorporado o separado para verificar las identificaciones de los clientes, se debe usar un calendario que indique las fechas de nacimiento elegibles para la venta de bebidas alcohólicas.
  • Poner a disposición del personal un manual donde se incluyan las identificaciones válidas y vigentes en todos los estados y territorios de Estados Unidos.

Nota: Colocar carteles vistosos informando que en su establecimiento se verifican los documentos de identificación para que su personal pueda cumplir con las políticas de la compañía y para disuadir los intentos de ventas de alcohol a menores.

4. Supervisar la conducta del personal.

Los poseedores de licencias para vender alcohol deben monitorear rigurosamente el desempeño del personal como una estrategia de control de calidad tal como se describe a continuación:

  • Las inspecciones con “compradores encubiertos” — contratistas capacitados que hacen el intento de comprar alcohol para desencadenar el requerimiento de verificación de identificación del establecimiento— permiten que el personal y la gerencia de la tienda acceda a la información sobre el desempeño de los empleados y el nivel de cumplimento de las políticas de la tienda. Actualmente, el RRF recomienda entre 6 y 12 visitas al año.
  • Las inspecciones de compradores encubiertos pueden ser complementadas por la visualización de las cintas de las cámaras instaladas en el punto de venta y por los datos de las cajas registradoras u otros sistemas de monitoreo interno. 
  • Los resultados de las visitas de compradores encubiertos y de las verificaciones de cumplimiento efectuadas por funcionarios de seguridad se deben revisar a la brevedad con todo el personal, no solamente con el empleado que atendió al comprador encubierto.

Las medidas correctivas para los empleados que incumplan el requisito de verificar la identificación de los clientes deben incluir sesiones de consejería y una nueva capacitación. Las consecuencias de una segunda falta pueden incluir la suspensión sin goce de salario o el despido. Es importante recompensar inmediatamente a los miembros del personal que verifican la identificación de los clientes, esta recompensa puede incluir regalos tangibles y reconocimiento en público.

5. Usar prácticas de seguridad para reducir el robo de mercadería perpetrado por menores.

Usar equipamiento de disuasión de robos y/o distribuir la mercadería de modo tal que las estanterías y refrigeradoras de bebidas alcohólicas queden a la vista del jefe o supervisor y del personal de la tienda permitiendo el monitoreo de los clientes para que se reduzca la cantidad de casos de robo de alcohol.

6. Mantener registros.

Documentar todas las sesiones de capacitación y las verificaciones de compradores encubiertos y de los funcionarios de seguridad. Los resultados de las verificaciones de los compradores encubiertos, de las verificaciones de cumplimiento, y las acciones disciplinarias se deben guardar en los archivos personales de los empleados. Llevar un registro de situaciones inusuales y guardar los videos pertinentes. Estos registros se pueden usar para comunicarle a la gerencia cuáles son los principales retos, para los programas de reconocimiento positivo de los empleados, y para demostrar la responsabilidad de la compañía. Designe un empleado de alto nivel para que supervise el acatamiento de las leyes aplicables a la venta y comercialización de productos restringidos a menores y estas Prácticas Recomendadas dentro de la tienda.

7. Comunicarse con el público.

Ser un valor positivo para la comunidad. Las tiendas que venden bebidas alcohólicas al público que colocan información sobre la edad legal para comprar alcohol y expresan la importancia de impedir que los adolescentes accedan al alcohol prestan un servicio a la comunidad. Coloque carteles con sus políticas de verificación de identificación a la entrada de su tienda y cerca de las cajas registradoras donde se venden los productos restringidos a los menores. Establezca una relación de trabajo con las autoridades locales. Participe en asociaciones de su sector y de su comunidad para expresar su compromiso de prevenir la venta y consumo de alcohol de los menores. Y puesto que la actitud responsable de los vendedores minoristas hace que el acceso al alcohol de los menores se traspase de la venta comercial hacia las “fuentes sociales”, la comunidad se beneficiará aprendiendo lo importante que es que los adultos no les suministren alcohol a los individuos menores de 21 años.

8. No promocionar la venta de alcohol entre los jóvenes.

Los productos alcohólicos no deben exhibirse en el área donde se colocan otros productos que suelen comprar los jóvenes, como refrescos, snacks o bebidas energéticas – especialmente porque algunos productos con alcohol vienen en envases similares a los de las bebidas sin alcohol. No exhiba publicidades de bebidas alcohólicas dirigidas al público joven en su tienda. Si en su tienda se permite el ingreso a menores de 21 años, el ofrecimiento de muestras gratis de bebidas puede ser inapropiado. No promocione bebidas alcohólicas en las publicaciones de universidades o escuelas secundarias ni en los alrededores de las escuelas o parques de juegos.

9. Recordar que la venta responsable es una obligación de la gerencia de la tienda.

Todos los aspectos de la venta y servicio responsable de alcohol le imponen una obligación de supervisión y respuesta a la gerencia de la tienda.

Etiquetas: alcohol