Cobradores de duedas podrían ser estafadores

Consumidores de todas partes del país reportan que están recibiendo llamadas telefónicas efectuadas por personas que están tratando de cobrarles préstamos que nunca recibieron o préstamos que sí recibieron pero reclamándoles montos que no adeudan. Otros están recibiendo llamadas de personas que están tratando de recuperar préstamos recibidos por los consumidores, pero estas personas no están autorizadas por los otorgantes de los préstamos para cobrar sus deudas ¿Qué está pasando?
La Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés), la agencia nacional de protección del consumidor, les advierte a los consumidores que se mantengan alertas a las llamadas efectuadas por estafadores oportunistas que se hacen pasar por cobradores de deudas. Puede resultar difícil diferenciar entre un cobrador de deudas legítimo y uno falso. Incluso, un cobrador falso a veces puede tener algún dato de su información personal, como el número de su cuenta bancaria. Usted puede sospechar que la persona que lo llama es un falso cobrador de deudas si actúa de alguna de las siguientes maneras:

  • Está tratando de cobrarle una deuda relacionada con un préstamo que usted no reconoce como propio.
  • Se niega a darle un domicilio postal o número de teléfono.
  • Le pide su información financiera personal u otros datos delicados.
  • Lo presiona mucho para atemorizarlo y conseguir que usted le pague, por ejemplo amenazándolo con que lo arrestarán o que lo reportará a una agencia de seguridad.

Si piensa que la llamada proviene de un falso cobrador de deudas:

  • Pregúntele al supuesto cobrador cuál es su nombre, el nombre de la compañía para la cual trabaja, y su domicilio y número de teléfono. Dígale al supuesto cobrador que usted no hablará con él sobre ninguna deuda hasta tanto reciba una “notificación de validación” por escrito. La notificación escrita debe incluir el monto de la deuda, el nombre del acreedor a quien usted se la adeuda, y los derechos que le otorga la ley federal llamada Ley de Cobranza Imparcial de Deudas (FDCPA). Si la persona que lo llama no le da toda la información indicada anteriormente, ¡no le pague! Si le paga a un falso cobrador de deudas, no hay ninguna certeza de que lo deje de molestar; ya que podría inventar otra deuda para tratar de sacarle más dinero.
  • Deje de hablar con el supuesto cobrador. Si usted tiene el domicilio del cobrador que lo llamó, envíele una carta exigiéndole que deje de llamarlo y guarde una copia de la carta para sus registros. Conforme a la ley, si usted le pide por escrito a un cobrador que deje de llamarlo, el cobrador debe cumplir con su pedido.
  • No le dé información financiera personal ni ningún otro dato delicado a la persona que lo llame. Nunca dé información financiera personal ni ningún otro dato delicado, como por ejemplo el número de su cuenta bancaria, de su tarjeta de crédito o de su Seguro Social, a menos que sepa con quien está tratando. Los estafadores oportunistas, como los falsos cobradores de deuda, pueden usar su información para cometer robo de identidad – hacer cargos a sus tarjetas de crédito, abrir nuevas cuentas de tarjeta de crédito, cuentas corrientes o de ahorro, emitir cheques fraudulentos, o sacar préstamos a su nombre.
  • Establezca contacto con su acreedor. Si se trata de una deuda legítima – pero usted piensa que el cobrador tal vez no lo sea – comuníquese con su acreedor para avisarle que esta recibiendo este tipo de llamadas. Suminístrele la información que posea sobre las llamadas sospechosas y averigüe el nombre del cobrador autorizado por su acreedor para cobrarle la deuda. 
  • Reporte la llamada. Establezca contacto con la FTC y con la oficina del Fiscal General de su estado de residencia para reportar los datos de las personas sospechosas que lo llamaron para tratar de cobrarle una deuda. Además de la ley FDCPA, en varios estados se han promulgado leyes aplicables a la cobranza de deudas. En la oficina de su Fiscal General pueden ayudarlo a determinar cuáles son los derechos que le otorga la ley estatal.

Anteriormente, este artículo se llamaba ¿Quién llama? Ese cobrador de deuda puede ser un estafador.

También le podría interesar