Banca electrónica

Comparta esta Página

Para muchas personas, el sistema de banca electrónica les brinda la posibilidad de acceder a su dinero a través de un cajero automático (ATM) durante las 24 horas del día, o usar el servicio de depósito directo para recibir sus cheques de pago en sus cuentas corrientes o cuentas de ahorro. Pero la banca electrónica involucra varios tipos de transacciones, derechos y responsabilidades diferentes – y a veces, distintos cargos. Averigüe y compare. Es posible que encuentre algunos servicios de banca electrónica más prácticos que otros para su estilo de vida.

Transferencias electrónicas de fondos

La banca electrónica, también conocida como transferencias electrónicas de fondos (EFT), es un sistema que utiliza una tecnología computarizada y electrónica que sustituye los cheques y otras transacciones efectuadas por medio de documentos de papel. Las transferencias electrónicas se inician a través de un dispositivo, por ejemplo tarjetas o códigos, para que usted o quienes usted haya autorizado puedan acceder a su cuenta. Hay numerosas instituciones financieras que usan una tarjeta ATM o tarjeta de débito y un número de identificación personal (PIN) para este propósito. Otras instituciones usan otros tipos de tarjeta de débito que requieren su firma o un escáner. Por ejemplo, algunas instituciones usan un sistema de identificación por radiofrecuencia (RFID) u otras formas de tecnología “sin contacto” que escanean su información sin establecer contacto directo con usted. La Ley de Transferencias Electrónicas de Fondos de aplicación federal cubre algunas de las transacciones electrónicas efectuadas por los consumidores.

Estos son algunos de los servicios más comunes de las transferencias electrónicas de fondos:

Los cajeros automáticos o ATM son terminales electrónicas que le permiten hacer transacciones bancarias prácticamente en cualquier momento del día. Por lo general, para retirar dinero, hacer depósitos, o para transferir fondos entre cuentas usted debe insertar una tarjeta ATM e ingresar su número de identificación personal o PIN. Algunas instituciones financieras y propietarios de cajeros ATM cobran un cargo por el uso de sus terminales, particularmente si usted no tiene cuentas en esa institución o si hace transacciones en localidades remotas. Comúnmente, antes que usted complete su transacción en una terminal ATM en la pantalla se le debe informar si le cobrarán un cargo y el monto del mismo. Para más información sobre estos cargos, averigüe en su institución financiera o en las terminales ATM que usa habitualmente.

El servicio de depósito directo le permite autorizar depósitos específicos en su cuenta – como cheques de pago de salario, o beneficios del Seguro Social u otros beneficios – en forma regular. Usted también puede pre-autorizar retiros directos de fondos para pagar automáticamente sus cuentas periódicas – pólizas de seguro, cuotas de la hipoteca, facturas de servicios públicos, cuotas de membresía a un gimnasio, etc. Tenga cuidado antes de pre-autorizar retiros de fondos recurrentes de su cuenta para pagarle a compañías con las que no tiene un trato habitual porque podrían extraer fondos de su cuenta indebidamente. Controle los movimientos de su cuenta bancaria para verificar que se hagan los pagos recurrentes y que se debiten por el monto correcto.

El servicio de pago telefónico le permite llamar por teléfono a su institución financiera para dar instrucciones para pagar determinadas facturas o para hacer transferencias entre cuentas. Para hacer este tipo de transferencias usted debe contar con un acuerdo previo con la institución.

El servicio e-banking o banca desde su computadora personal le permite manejar varias transacciones bancarias desde su computadora personal. Por ejemplo, usted puede consultar el saldo de su cuenta, hacer transferencias a otras cuentas y pagar cuentas electrónicamente.

El servicio de compra con tarjeta de débito o transacciones de pago le permite hacer compras o pagar con una tarjeta de débito que puede ser la misma tarjeta que usa en las terminales ATM. Las transacciones se pueden efectuar en persona, en línea o por teléfono. El procedimiento es fácil y rápido y es muy similar al de una tarjeta de crédito, pero con una diferencia muy importante: el dinero de la operación se transfiere inmediatamente – o en unos breves instantes – desde su cuenta a la cuenta de la compañía, lo cual significa que tendrá que tener fondos suficientes en su cuenta para cubrir el monto de su compra. Por lo cual, es necesario que usted mantenga un registro de las fechas y los montos de las compras que pague con su tarjeta de débito, y de los pagos y retiros de dinero que haga en los cajeros ATM. Para evitar un fraude y la pérdida de sus fondos, antes de dar la información de su tarjeta de débito averigüe la reputación de la tienda o el negocio. Su responsabilidad por el uso no autorizado de una tarjeta de débito, como también sus derechos para resolver los errores, pueden ser diferentes a los de las tarjetas de crédito.

El servicio de conversión electrónica de cheques permite transformar un cheque de papel en un pago electrónico ya sea en el punto de venta o cuando una compañía recibe su cheque por correo.

Cuando usted le entrega un cheque al cajero de una tienda, el cajero lo procesa a través de un sistema electrónico que captura su información bancaria y el monto del cheque. Usted firma un recibo y el cajero le entrega una copia para sus registros. Cuando el cajero de la tienda le devuelve su cheque, debe marcarlo como anulado o de alguna otra manera para que no se pueda reutilizar. El comerciante le envía la información del cheque electrónicamente (pero no el cheque propiamente dicho) a su banco u otra institución financiera, y los fondos se transfieren a la cuenta del comerciante.

Cuando usted le envía un cheque por correo a un comerciante o a otra compañía, ellos pueden enviar la información de su cheque electrónicamente a través de este sistema (pero no el cheque propiamente dicho); y los fondos se transfieren desde su cuenta a la cuenta del comerciante o de la compañía. Para el procesamiento electrónico de un cheque enviado por correo, usted debe recibir un aviso de parte de la compañía informándole sus intenciones de transmitir electrónicamente la información de su cheque. Por ejemplo, la compañía podría incluir este aviso en su resumen de cuenta mensual. En el aviso también debe aclararse si la compañía le aplicará un cargo a su cuenta – por ejemplo, un cargo por “cheque rechazado” – si usted no dispone de fondos suficientes para cubrir el monto de la transacción.

Sea cuidadoso durante las transacciones en línea y por teléfono que pudieran involucrar el uso de la información de su cuenta bancaria en lugar de un cheque. Un comerciante honesto que le permite hacer sus compras o pagar una cuenta usando la información de su cuenta bancaria debería explicarle el procedimiento en su sitio web o por teléfono. Además, el comerciante también debe pedirle su autorización para hacer un débito electrónico a su cuenta por el artículo que le está comprando o pagando. Pero como los débitos electrónicos efectuados en línea y por teléfono no se realizan cara a cara, usted debe compartir la información de su cuenta bancaria con cuidado. No suministre esta información a comerciantes con los que no tenga una experiencia previa, si usted no inició la llamada telefónica, ni tampoco le dé información a los comerciantes que se muestren reacios a discutir el procedimiento. Controle los movimientos de su cuenta bancaria con regularidad para estar seguro de que se transfirieron los montos correctos.

No todas las transferencias electrónicas de fondos están cubiertas por la Ley de Transferencias Electrónicas de Fondos. Por ejemplo, algunas instituciones financieras y comercios emiten tarjetas que contienen valor de efectivo almacenado electrónicamente en la propia tarjeta. Algunos ejemplos son las tarjetas telefónicas pre-pagadas, pases o abonos para medios de transporte, tarjetas recargables para propósitos generales y algunas tarjetas de regalo. Este tipo de tarjetas “stored-value” que contienen valor de efectivo y todas las transacciones efectuadas con estas tarjetas pueden no estar cubiertas por la Ley de Transferencias Electrónicas de Fondos, o tal vez estén sujetas a otras reglas de esta misma ley. Esto significa que usted puede estar desprotegido ante la pérdida o utilización indebida de la tarjeta. Consulte con su institución financiera o con el comerciante sobre las protecciones ofrecidas por este tipo de tarjetas.

Datos informativos

Para comprender cuáles son los derechos y obligaciones aplicables a sus transferencias electrónicas de fondos, lea los documentos que le entregue la institución financiera emisora de sus “dispositivos de acceso” – es decir, la tarjeta, los códigos o cualquier otro medio que le permita acceder a su cuenta para transferir fondos electrónicamente. Aunque el método de acceso puede variar, la mayoría de las instituciones usa una tarjeta y/o un PIN. Ninguna persona debe conocer su número PIN excepto usted y determinados empleados seleccionados de la institución financiera. También debería leer los documentos que le entregue su banco que puedan contener más información sobre las transferencias electrónicas de fondos.

Antes de contratar los servicios de transferencias electrónicas de fondos o antes de hacer su primera transacción a través de este sistema, la institución debe suministrarle la siguiente información en un formato que usted pueda conservar.

  • Un resumen de sus obligaciones respecto de las transferencias no autorizadas.
  • El número de teléfono y domicilio de la persona con la que tiene que comunicarse en caso que se haya efectuado o que usted sospeche que se ha efectuado una transferencia no autorizada, los “días hábiles” para la institución (los días que la institución permanece abierta al público para sus operaciones regulares) y la cantidad de días que usted tiene para reportar transferencias de fondos no autorizadas.
  • El tipo de transferencias que usted puede efectuar, los cargos aplicables a esas transferencias y cualquier límite aplicable a la frecuencia y los montos en dólares de las mismas.
  • Un resumen del derecho de recibir documentación sobre sus transferencias de fondos, suspender el pago de una transferencia que usted autorizó previamente, y de los procedimientos a seguir para suspender los pagos.
  • Un aviso donde se describa el procedimiento indicado para reportar un error registrado en un recibo de una transferencia electrónica de fondos o en su resumen de cuenta periódico que detalle cómo solicitar información adicional sobre una transferencia de fondos determinada que figura en su resumen de cuenta y cuánto tiempo tiene para reportar el error.
  • Un resumen de las obligaciones de la institución hacia usted en caso que ésta no cumpla con una solicitud de su parte de hacer o suspender determinadas transacciones.
  • Las circunstancias bajo las cuales la institución compartirá información sobre su cuenta con terceros.
  • Un aviso informándole que se le puede cobrar un cargo por la utilización de terminales ATM de instituciones en las cuales usted no posee una cuenta, por efectuar una transferencia electrónica de fondos, o por averiguar su saldo en un cajero ATM, y los cargos aplicados por las redes para completar la transferencia.

Aparte de la información que se detalla anteriormente, usted recibirá otros dos tipos de información para la mayoría de las transacciones: recibirá recibos cada vez que haga una transacción en una terminal ATM y resúmenes de cuenta periódicos. Las cuentas de ahorro, en las que se libran órdenes de transferencias pre-autorizadas, se rigen por reglas diferentes. Por ejemplo, para efectuar transferencias pre-autorizadas desde su cuenta se necesita su autorización escrita o similar, y le deben entregar una copia de dicha autorización. Puede encontrar información adicional sobre transferencias pre-autorizadas en el contrato de apertura de cuenta con la institución financiera. Usted tiene derecho de recibir un recibo por cada transferencia electrónica que efectúe, ya sea en un cajero automático o ATM o cuando pague en un punto de venta por toda transacción superior a $15. En el recibo se debe indicar el monto, la fecha y también el tipo de transacción, por ejemplo “transferencia desde cuenta de ahorro a cuenta corriente”. En el recibo también se debe indicar un número o código para identificar la cuenta, y el lugar donde está localizada la terminal y demás información. Cuando usted haga una transferencia en el punto de venta, probablemente el vendedor le entregará un recibo emitido por la terminal donde procesó su operación.

Usted no recibirá recibos emitidos por una terminal electrónica por los pagos periódicos pre-autorizados, por ejemplo, pólizas de seguro, cuotas de hipotecas o facturas de servicios. En cambio, las transferencias correspondientes a estos pagos figurarán en sus resúmenes de cuenta. Pero si los pagos que ha pre-autorizado sufren variaciones, usted debería recibir un aviso con un mínimo de 10 días de anticipación comunicándole el monto que le será debitado.

Usted también tiene derecho de recibir un resumen de cuenta periódico por cada ciclo en el cual haya efectuado alguna transferencia electrónica. En el resumen se debe listar el monto de cada transferencia; la fecha en que fue acreditada o debitada en su cuenta; el tipo de transferencia y el tipo de cuenta(s) desde la cual o hacia la cual se transfirieron los fondos, el número de cuenta, el monto de los cargos aplicados, los saldos de la cuenta al inicio y a la finalización del ciclo del resumen de cuenta y el domicilio y el número de teléfono establecidos para consultas o averiguaciones. Usted también tiene derecho de recibir un resumen trimestral aunque no haya hecho ninguna transferencia de fondos durante ese período.

Guarde los comprobantes de sus transferencias electrónicas de fondos y compárelos con los resúmenes de cuenta periódicos correspondientes, hágalo de la misma manera que lo hace con los recibos de su tarjeta de crédito y el resumen de cuenta mensual. Esto le dará la posibilidad de beneficiarse de todos los derechos que le brinda la ley federal para disputar errores y para evitar responsabilidades en caso que se produzcan transferencias no autorizadas.

Errores

Usted tiene un plazo de 60 días para notificarle un problema o error a su institución financiera, este plazo corre a partir de la fecha en la cual su institución financiera le envíe su resumen de cuenta periódico por correo. La mejor manera de protegerse si se produce algún error es notificarle la situación a la institución financiera por medio de una carta certificada. Pida un acuse de recibo para poder documentar que la institución recibió su carta. Conserve una copia de la carta para sus registros.

Conforme a la legislación federal, la institución no está obligada a realizar una investigación si usted no envía su notificación dentro del plazo de 60 días.

La institución emisora tiene 10 días hábiles para investigar el caso a partir de la fecha en que usted le notifique que existe un error en su resumen de cuenta. La institución debe comunicarle los resultados dentro de los tres días hábiles siguientes a la finalización de la investigación; y después de determinar que se produjo un error, debe corregirlo al día hábil siguiente. Si la institución necesita más tiempo para completar la investigación, en la mayoría de los casos puede disponer de 45 días adicionales, pero únicamente si le acredita a su cuenta el monto de dinero en disputa y si le notifica prontamente ese crédito. Si al finalizar la investigación la institución determina que no existió ningún error y le envía una explicación por escrito, entonces puede recuperar el dinero.

También puede producirse un error relacionado con una compra en un punto de venta con una tarjeta de débito. Por ejemplo, una compañía expendedora de gasolina le puede emitir una tarjeta de débito para pagar la gasolina con los fondos de su cuenta bancaria. O usted podría tener una tarjeta de débito que le permite hacer varios tipos de compras al por menor. Estas compras figurarán en los resúmenes periódicos que le envía su banco. Pero si usted encuentra un error, debe establecer contacto con la entidad emisora (la compañía expendedora de gasolina o el banco) utilizando el domicilio y el teléfono suministrados por esa compañía o banco para dicho fin. Después de haber notificado el error a la compañía en cuestión, ésta tiene 10 días hábiles para investigar el error y comunicarle los resultados. En esta situación, la compañía puede disponer de 90 días adicionales para completar la investigación a condición que le acredite a su cuenta el monto de dinero en disputa y le notifique prontamente ese crédito. Si al finalizar la investigación la institución determina que no existió ningún error y le envía una explicación por escrito, entonces puede recuperar el dinero.

Robo o pérdida de tarjetas ATM o tarjetas de débito

Si usted pierde o le roban su tarjeta de crédito, usted no puede perder más de $50. Ahora bien, si alguien usa su tarjeta ATM o tarjeta de débito sin su autorización, usted puede perder mucho más.

Si usted le reporta la pérdida o robo de su tarjeta ATM o tarjeta de débito a la institución emisora antes que alguien la utilice sin su permiso, la entidad emisora de la tarjeta no puede hacerlo responsable por los retiros no autorizados. Pero si el uso no autorizado de la tarjeta ocurre antes que usted reporte la desaparición de la tarjeta, su responsabilidad dependerá de la prontitud con que le reporte la situación al emisor de la tarjeta.

  • Si usted reporta la pérdida o robo de su tarjeta dentro de los dos días hábiles siguientes a haber descubierto su desaparición, su responsabilidad por uso no autorizado se limitará a un máximo de $50.
  • Si usted reporta la pérdida o robo de su tarjeta dentro de los 60 días posteriores a la recepción de su resumen de cuenta, usted podría perder hasta $500 por una transferencia no autorizada.
  • Si usted no reporta el uso no autorizado de su tarjeta dentro de los 60 días posteriores a la fecha en que el emisor de la tarjeta le envíe su resumen de cuenta por correo, usted se arriesga a perder un monto ilimitado. Esto significa que usted podría perder todo el dinero que tiene en su cuenta bancaria, y el monto que no haya utilizado del límite de crédito que se le ha otorgado para giros en descubierto, y quizás más.

Si por razones de fuerza mayor usted no puede notificar la pérdida dentro de los plazos establecidos, por ejemplo, por una ausencia prolongada por viaje o por una enfermedad grave, el emisor de la tarjeta debe extenderle el plazo de notificación. Además, si la ley estatal o su contrato con la entidad emisora establecen límites más bajos de responsabilidad por el uso no autorizado que los límites establecidos por la Ley de Transferencias Electrónicas de Fondos, se aplicarán los límites de responsabilidad más bajos.

A partir del momento en el cual usted le reporta la pérdida o robo de su tarjeta ATM o tarjeta de débito al emisor de la tarjeta, cesa su responsabilidad por su uso no autorizado. Debido a que es posible que estas transferencias no autorizadas no aparezcan registradas en su resumen de cuenta, usted debe revisar cuidadosamente los resúmenes que reciba después de haber reportado la pérdida o robo de la tarjeta. Si en sus resúmenes de cuenta figuran transferencias que usted no hizo o transferencias sobre las que usted necesita más información, comuníquese inmediatamente con el emisor de la tarjeta siguiendo los procedimientos especiales dispuestos para reportar los errores.

Sobregiros para transacciones no recurrentes con tarjetas de débito y tarjetas ATM

Si usted hace una compra o pago no recurrente con su tarjeta de débito o si usa su tarjeta ATM y no tiene fondos suficientes, se puede producir un sobregiro. Para poder aplicarle un cargo por la cobertura de un sobregiro sobre una transacción no recurrente con una tarjeta de débito o tarjeta ATM, su banco necesita su autorización. Antes de aplicarle este cargo, también deben enviarle un aviso y obtener su acuerdo para aplicarle cargos por sobregiros.

Si usted no tiene fondos suficientes en sus cuentas existentes para pagar la transacción, la transacción será denegada, y no le pueden aplicar un cargo por sobregiro, a menos que usted acepte pagar cargos por sobregiro. Si usted abre una cuenta nueva, el banco no puede cobrarle un cargo por sobregiro por sus transacciones no recurrentes con tarjeta de débito o tarjeta ATM, a menos que usted acepte este tipo de cargos. Cuando usted abra una cuenta, el banco le entregará un aviso sobre la aplicación de cargos por sobregiros, y usted puede decidir si desea aceptarlos. Si usted decide aceptar los cargos por sobregiro, usted puede cancelar su opción en cualquier momento; y si no los acepta, puede aceptarlos más adelante.

Estas reglas no se aplican a los pagos recurrentes de su cuenta. Para estas transacciones su banco puede inscribirlo en su cobertura de sobregiro usual. Si usted no desea la cobertura (ni los cargos aplicables), comuníquese con su banco para averiguar si le permitirán discontinuar esta cobertura para esos pagos.

Privilegios limitados para la suspensión de pagos

Cuando usted usa una transferencia electrónica de fondos, la Ley de Transferencias Electrónicas de Fondos no le da derecho de suspender el pago. Si no esta satisfecho con su compra o si no le entregaron lo que compró, es lo mismo que si hubiese pagado en efectivo. Esto quiere decir que usted debe resolver el problema con el vendedor para tratar que le rembolse su dinero.

Hay una excepción: Si usted ha acordado hacer pagos recurrentes a terceros desde su cuenta, por ejemplo para pagarle a una compañía de seguro o a alguna compañía de servicios públicos, usted puede suspender el pago a condición que se lo notifique a la institución dentro de un plazo mínimo de tres días hábiles antes de la fecha programada para la transferencia. La notificación puede ser verbal o escrita, pero la institución puede exigirle que envíe una confirmación por escrito dentro de los 14 días siguientes a la notificación verbal. Si usted no envía la notificación por escrito, caducará la responsabilidad de la institución respecto de la suspensión de los pagos.

Aunque la ley federal solamente dispone derechos limitados para la suspensión de pagos, las instituciones financieras pueden ofrecer derechos adicionales, o puede que estos derechos estén establecidos por las leyes estatales. Si este es un tema importante para usted, debería averiguar en varias instituciones para conseguir las mejores condiciones para la “suspensión de pagos”.

Derechos adicionales

La Ley de Transferencias Electrónicas de Fondos protege su derecho de opción en dos situaciones específicas. Primero, la ley prohíbe que las instituciones financieras le exijan el repago de un préstamo hipotecario a través de transferencias electrónicas pre-autorizadas. Segundo, si usted está obligado a recibir el cheque de pago de su salario o los beneficios del gobierno a través de transferencias electrónicas, usted tiene derecho de elegir la institución financiera en la cual se depositarán dichos pagos.

Para más información y para presentar una queja

Si decide usar el servicio de transferencias electrónicas de fondos, tenga presente las siguientes recomendaciones:

  • Cuide su tarjeta ATM o tarjeta de débito. Sepa siempre donde está, y si la pierde o se la roban, reporte la situación lo más pronto posible.
  • No use su domicilio, fecha de nacimiento, número de teléfono ni su número de Seguro Social como PIN o contraseña de su tarjeta, si escoge un PIN más elaborado le dificultará la tarea a los ladrones.
  • Guarde los recibos y comprobantes de todos los tipos de transferencias electrónicas de fondos y compárelos con sus resúmenes de cuenta para poder detectar y reportar los errores o las transferencias no autorizadas.
  • Antes de suministrarle su número de cuenta bancaria o de pre-autorizar débitos a su cuenta, verifique la reputación y confiabilidad del comercio o compañía. Tenga presente que algunos comerciantes o compañías pueden procesar la información de su cheque electrónicamente si usted les paga con un cheque.
  • Lea sus resúmenes de cuenta mensuales atentamente y tan pronto los reciba. Si encuentra transacciones no autorizadas y errores, establezca contacto con su banco o institución financiera inmediatamente.

Si usted piensa que una institución financiera o compañía no ha cumplido con las obligaciones establecidas por la Ley de Transferencias Electrónicas de Fondos, usted puede presentar una queja ante la agencia federal correspondiente. Visite el sitio web del Consumer Financial Protection Bureau,  www.consumerfinance.gov,o www.helpwithmybank.gov un sitio mantenido por la Oficina del Contralor de la Moneda con respuestas a las preguntas más frecuentes sobre temas tales como cuentas bancarias, seguro de depósito, tarjetas de crédito, préstamos para consumidores, seguro, hipotecas, robo de identidad, y cajas de seguridad, donde también podrá encontrar información sobre las agencias federales responsables de supervisar a las instituciones financieras.

También le podría interesar