Cómo comprar un carro nuevo

Comparta esta Página

Para muchos consumidores, un carro nuevo es una de las compras de mayor costo y solamente la supera la compra de una vivienda. De acuerdo a los datos suministrados por la National Automobile Dealers Association (en inglés), el precio promedio de un carro nuevo en Estados Unidos es de aproximadamente $30,000. Por lo tanto, es importante saber cómo conseguir el trato más conveniente.

Cómo comprar su carro nuevo

Piense cuál es el modelo de carro y las opciones que desea y cuánto está dispuesto a gastar. Investigue un poco, así tendrá menos probabilidades de sentirse presionado a tomar una decisión precipitada o costosa en el salón de ventas y más posibilidades de conseguir un trato más conveniente.

Considere estas sugerencias:

  • Consulte publicaciones y sitios web especializados con información sobre las características y precios de los carros nuevos. Estas fuentes podrían brindarle información sobre los costos de los concesionarios para modelos y opciones específicos.
  • Busque y compare para obtener el mejor precio posible cotejando los modelos y precios publicados en los anuncios y en los salones de venta de los concesionarios. Para comparar precios, también puede contactar servicios de compra de carros y de agentes de compra de carros.
  • Prepárese para negociar el precio del vehículo. Los concesionarios pueden estar dispuestos a regatear sobre su margen de ganancia, que frecuentemente es de entre el 10 y el 20 por ciento. Por lo general, ésta es la diferencia que hay entre el precio sugerido por el fabricante para la venta minorista, conocido también como MSRP, y el precio de factura.
  • Usted puede ahorrar dinero negociando el precio porque este es un factor considerado en el cálculo del concesionario tanto si paga su carro al contado como si lo financia — y esto también afectará el monto de sus cuotas mensuales.
  • Si el concesionario no tiene el carro que usted quiere comprar en stock, considere la posibilidad de encargarlo. Esto puede implicar una demora en la entrega, pero los carros que el concesionario tenga en stock podrían tener algunas opciones que usted no desea — lo cual puede aumentar el precio. Pero habitualmente los concesionarios quieren vender su inventario rápidamente, por lo tanto, si el concesionario tiene un carro que se ajusta a sus necesidades, quizás esté en condiciones de negociar un precio conveniente.

Aprenda los términos

Las negociaciones de compraventa de carros suelen tener su propio vocabulario. Veamos una lista de algunos de los términos que usted puede escuchar cuando discuta el precio de un carro.

  • El precio de factura es el costo inicial que el fabricante le factura al concesionario. Usualmente, este precio es más alto que el costo final que paga el concesionario porque recibe rebajas, deducciones, descuentos y premios de incentivo. Por lo general, el precio de factura debería incluir el costo del flete (también conocido como cargo de destinación y entrega). Si usted está comprando un carro sobre la base del precio de factura (por ejemplo “al precio de factura”, “$100 debajo del precio de factura”, “dos porciento por sobre el precio de factura”) y el costo del flete ya está incluido, asegúrese de que no le vuelvan a sumar este ítem en el contrato de venta.
  • El precio de base o precio básico es el costo del carro sin las opciones, pero incluye el equipo estándar y la garantía de fábrica del vehículo. Este precio está impreso en la etiqueta de precio Monroney.
  • La etiqueta de precio Monroney, o MSRP, indica el precio básico del carro, las opciones instaladas por el fabricante con el precio sugerido para la venta minorista, el cargo de transporte del fabricante y el rendimiento de combustible por milla recorrida (millaje). La ley federal establece que esta etiqueta debe estar adherida obligatoriamente en la ventanilla del automóvil y sólo la puede quitar el comprador.
  • La etiqueta de precio del concesionario en general es una etiqueta autoadhesiva suplementaria que indica el precio de la etiqueta Monroney más el precio de venta minorista sugerido para las opciones instaladas por el concesionario, como por ejemplo una remarcación adicional del concesionario (ADM), o el margen de ganancia adicional del concesionario (ADP), el costo del concesionario para preparar el vehículo y la protección contra la corrosión.

Financiación de su carro nuevo

Si usted decide financiar la compra de su carro, sepa que la financiación que le ofrezca el concesionario, tal vez no sea la más conveniente, incluso cuando el concesionario contacte al prestador en su nombre. Establezca contacto directamente con las entidades de préstamo. Compare la financiación que le ofrecen los prestadores con la financiación que le ofrece el concesionario. Como los ofrecimientos de préstamo varían, haga una búsqueda para conseguir los mejores términos, compare la tasa porcentual anual (APR) y la duración del préstamo. Cuando esté negociando la financiación de un carro no se centre solamente en el monto de la cuota mensual. El monto total que terminará pagando dependerá del precio que logre negociar por el carro, de la tasa APR y de la duración del préstamo.

A veces, los concesionarios ofrecen una tasa muy baja de financiación para algunos carros o modelos específicos, pero es posible que no quieran negociar el precio de estos vehículos. Es probable que para conseguir tasas de interés especiales, le exijan un pago inicial alto. En estas condiciones, podría darse cuenta de que en algunos casos le puede resultar más accesible pagar cargos financieros más altos sobre un carro que tiene un precio más bajo, o comprar un carro con un pago inicial más bajo.

Antes de firmar un contrato para comprar o financiar un carro, considere los términos de la financiación y evalúe si está dentro de su presupuesto. Antes de salir del concesionario conduciendo su carro nuevo asegúrese de llevarse una copia del contrato firmado por usted y por el concesionario y controle que todos los cuadros en blanco estén marcados.

Algunos concesionarios y entidades de préstamo para automotores pueden pedirle que compre un seguro de crédito para pagar su préstamo en caso de fallecimiento o incapacidad. Antes de comprar un seguro de crédito, considere el costo y evalúe si vale la pena. Revise sus pólizas de seguro para evitar la duplicación de beneficios. La ley federal no dispone la obligatoriedad del seguro de crédito. Si su concesionario le exige que compre un seguro de crédito para financiar su carro, el monto del seguro debe estar incluido en el costo del crédito. Esto significa que ese monto debe estar reflejado en la tasa porcentual anual. En la oficina de su Fiscal General estatal (en inglés) también puede informarle si existe algún requerimiento aplicable al seguro de crédito. Consulte información sobre este tema en la oficina del Comisionado Estatal de Seguros (en inglés) o en la agencia local de protección del consumidor.

Antes de negociar el precio de su próximo carro nuevo, use esta planilla para establecer el margen de regateo.

Entrega de su carro usado en parte de pago

Discuta la posibilidad de entregar su carro usado como parte del pago inicial únicamente después de haber negociado el mejor precio posible por su carro nuevo y después de haber averiguado el valor de su carro usado. Busque en los sitios web National Automobile Dealers Association (NADA) GuidesEdmunds, y Kelley Blue Book (estos sitios solamente están disponibles en inglés). Esta información puede serle útil para negociar un mejor precio con el concesionario. Aunque es posible que tarde más en vender su carro usado por su cuenta, por lo general podrá venderlo por más dinero que si se lo entrega en parte de pago a un concesionario.

Consideración de un contrato de servicio

Los contratos de servicio que usted puede comprar con un carro nuevo ofrecen servicio de reparación de ciertas partes o problemas del vehículo. Estos contratos son ofrecidos por los fabricantes, concesionarios de carros o compañías independientes y pueden o no ofrecer una cobertura que supere la cobertura de la garantía del fabricante. Recuerde que la garantía está incluida en el precio del carro, mientras que el contrato de servicio tiene un costo extra.

Antes de decidirse a comprar un contrato de servicio, léalo atentamente y considere las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es la diferencia entre la cobertura de la garantía y la cobertura del contrato de servicio?
  • ¿Cuáles son las reparaciones cubiertas?
  • ¿Está cubierto el mantenimiento de rutina?
  • ¿Quién paga la mano de obra? ¿Y las partes?
  • ¿Quién hace las reparaciones? ¿Se pueden hacer las reparaciones en otro sitio?
  • ¿Cuánto tiempo dura el contrato de servicio?
  • ¿Cuáles son las políticas de cancelación y rembolso?