Comprando colchones usados

Comparta esta Página

Cuando compramos un colchón tenemos en cuenta tal vez la solidez, la blandura, si tiene muelles o resortes, o caucho esponjoso, o si es nuevo o usado. En muchas partes del país, es legal vender colchones usados, con tal que cumplan con reglamentos sobre el uso de etiquetas y sobre la elaboración de colchones usados.

Colchones pueden ser muy caros. Es importante saber lo que uno está comprando. La manera más fácil de averiguar si está comprando un colchón nuevo o usado es leer la etiqueta fijada al colchón. En la mayoría de los casos, los colchones nuevos llevan etiquetas o marbetes blancos que indican que los colchones contienen "materiales nuevos, fabricado de...." ["all new materials, consisting of . . ."] Dependiente de las leyes estatales, los colchones usados pueden llevar etiquetas rojas o amarillas que adviertan que los colchones contienen materiales usados. La ley federal requiere que colchones que contengan relleno usado lleven un marbete o una etiqueta que provea esta información. Si no aparece etiqueta alguna, tal vez sería mejor buscar a otra mueblería, o se arriesga no saber la calidad del colchón.

No existen en todos los estados reglamentos sobre el uso de etiquetas o marbetes para la venta de colchones usados. Y en los estados en que existen, los requerimientos pueden variar. Por ejemplo, en muchos lugares se permite la venta de colchones usados si han sido tapizados con cubiertas nuevas (tejido tieso y fuerte de algodón o lino) y si se han limpiado o desinfectado de alguna manera antes de la venta. En otras partes, solo se puede volver a usar algunas partes de los colchones usados, los muelles o resortes por ejemplo. Estas reglas se aplican tanto a los negocios regulares como a las tiendas baratas de segunda, o de descuento.

Consejos para la compra de colchones

  • Busque varios lugares donde se vende colchones. Hay gran variedad de calidad y de precio.
  • Pregúntele al vendedor si vende colchones usados. Si los vende, y busca usted un colchón nuevo, asegúrese que el colchón que compra tenga una etiqueta que dice "nuevo."
  • Asegúrese de leer la etiqueta que lleva el colchón antes de comprarlo o antes de que la compañía de reparto se vaya de su casa. No deje que el cubierto plastico que encierra el colchón le impida leer la etiqueta.
  • Si el vendedor le dice que el colchón es nuevo, pídale que escriba la palabra "nuevo" en el recibo. Despues, si se da cuenta de que el colchón es usado tendrá mejor recurso legal.
  • No compre en mueblerías y otras tiendas que venden colchones que no llevan etiquetas. Sin una etiqueta no es posible saber exactamente lo que está comprando, a pesar de promesas contrarias de parte de los vendedores. Lo que importa es lo que tiene escrito.
  • Pregúntele al vendedor cuáles son las normas o costumbres de la tienda sobre reembolso de dinero y devolución de los colchones. Asegúrese de obtener copias por escrito de estas normas.

Para más información

Hay varias agencias y varios departamentos del gobierno en cada estado que están encargados de las etiquetas requeridas para colchones. Para llegar a conocer las leyes y los reglamentos estatales que tienen que ver con los colchones, le será tal vez necesario comunicarse con el Departamento de Salud (Health Department), el Departamento de Asuntos del Consumidor (Consumer Affairs), el Departamento de Agricultura (Agriculture Department) o el Departmento de Licencias (Licensing Division).

Anteriormente, este artículo se llamaba ¿Quién ha dormido en su colchón? Reglamentos sobre etiquetas para colchones usados.

Etiquetas: casa, comprar