Contratos de servicio y garantías para carros

Comparta esta Página

Si usted está por comprar un carro nuevo o usado, es probable que el vendedor lo aliente a comprar un contrato de servicio para ayudarlo a protegerse contra las reparaciones inesperadas o costosas. Aunque un contrato de servicio puede parecer una buena idea, podría superponerse con la garantía vigente del fabricante del vehículo. Así que antes de gastar dinero extra, investigue un poco para ver si tienen sentido comprar un contrato de servicio. La cobertura de este tipo de contratos varía ampliamente.

Contratos de servicio para carros

Un contrato de servicio es una promesa de efectuar (o pagar por) ciertas reparaciones o servicios. Aunque a los contratos de servicio a veces también se los llama “garantía extendida”, este tipo de contratos no se ajusta a la definición de garantía establecida por la legislación federal. Un contrato de servicio puede formalizarse en cualquier momento y siempre tiene un costo extra; una garantía viene con un carro nuevo y está incluida en el precio de compra. Los carros usados también pueden venir con algún tipo de cobertura de garantía.

Investigue sus opciones

Los contratos de servicio para carros son vendidos por los fabricantes de vehículos, concesionarios de carros, y proveedores independientes. Si está considerando la posibilidad de comprar un contrato de servicio, busque y compare sus opciones para comprender exactamente qué es lo que está comprando.

¿Tengo que comprar un contrato de servicio?

Por lo general, usted no está obligado a comprar un contrato de servicio cuando compra un carro. Habitualmente, tampoco está obligado a comprar un contrato de servicio para conseguir financiación. Si el concesionario le dice que usted tiene que comprar un contrato de servicio para poder acceder a la financiación, establezca contacto con el prestador para averiguar si es verdad. Algunas personas han tenido problemas para cancelar su contrato de servicio después de enterarse que no era una exigencia del prestador.

También tenga cuidado con los concesionarios inescrupulosos que podrían tratar de incluirle un contrato de servicio en su préstamo sin su consentimiento. Si usted ve que le aplican un cargo por un contrato de servicio que usted no aceptó, dígale al concesionario que lo saque antes de firmar el acuerdo de préstamo.

¿El contrato de servicio duplica alguna parte de la cobertura de la garantía?

Compare los contratos de servicio con las garantías de fábrica. Los carros nuevos vienen con una garantía del fabricante que generalmente ofrece una cobertura de por lo menos tres años o 36,000 millas, lo que ocurra primero. Es probable que un contrato de servicio no le ofrezca ningún beneficio hasta que expire la garantía de fábrica. Antes de manifestar su acuerdo para comprar un contrato de servicio, revise bien los documentos para ver si es así.

¿Cuál es la duración del contrato de servicio?

Si el contrato de servicio dura más que el período de tiempo que usted prevé conservar el carro, pregunte si podrá transferirlo cuando venda su carro, si le aplicarán algún cargo o si disponen de contratos por períodos más cortos. Si está comprando un carro “demo” o de demonstración – un carro que no se vendió pero que ha sido rodado – pregunte cuándo comienza y termina la cobertura de la garantía. La cobertura pudo haber comenzado cuando el concesionario puso el carro en servicio.

¿Quién respalda el contrato de servicio?

Averigüe quién realizará o pagará las reparaciones bajo los términos del contrato de servicio. Puede ser el fabricante, el concesionario o una compañía independiente. Muchos contratos de servicio son administrados por compañías independientes llamadas administradores. Los administradores actúan como ajustadores de las reclamaciones autorizando el pago de las reclamaciones de los concesionarios que se encuentran bajo contrato. Si el administrador deja de operar, puede que el concesionario siga teniendo la obligación de realizar el servicio bajo contrato. Inversamente, si el concesionario deja de operar, puede que el administrador tenga la obligación de cumplir los términos del contrato. Sus recursos para exigir el cumplimiento de las reclamaciones dependerán de los términos de su contrato y/o de sus leyes estatales.

Averigüe si el contrato de servicio está reasegurado por una compañía de seguros. En algunos Estados esto es un requerimiento legal. Si el contrato está respaldado por una compañía de seguros, establezca contacto con la comisión estatal de seguros para averiguar si la compañía es solvente y si registran quejas en su contra.

Generalmente, las regulaciones aplicables a los seguros requieren que las compañías:

  • Mantengan una reserva financiera adecuada para pagar las reclamaciones.
  • Basen los cargos de sus contratos sobre las reclamaciones previstas. Se sabe que algunos proveedores de contratos de servicio han obtenido ganancias descomunales porque el costo de sus contratos excede ampliamente el costo de las reparaciones o servicios que proveen.
  • Procuren la aprobación de la oficina estatal de seguros para las primas o cargos de sus contratos.

Establezca contacto con la oficina local o estatal de protección del consumidor o con la asociación local de concesionarios de automóviles para verificar la reputación del concesionario y del administrador y para averiguar si registran quejas contra la compañía. También puede buscar en internet para ver si encuentra quejas.

Si decide comprar un contrato de servicio a través de un concesionario – y el contrato está respaldado por un administrador o por un tercero – verifique que el concesionario remita correctamente su pago y que le envíe una confirmación escrita. Algunas personas han descubierto demasiado tarde que el concesionario no le remitió el pago al administrador, dejándolas sin cobertura varios meses después de haber firmado un contrato. Si tiene algún motivo para creer que su contrato no ha sido implementado tal como acordado, establezca contacto con la oficina local o estatal de protección del consumidor.

¿Cuánto cuesta?

Generalmente, el precio del contrato de servicio se basa en la marca, modelo, condición del carro (nuevo o usado), la cobertura y la duración del contrato. El costo inicial del contrato puede variar entre uno y varios miles de dólares. Además del cargo inicial, tal vez tenga que pagar un deducible. Averigüe si le aplicarán el deducible por cada visita o por cada reparación. Esto puede significar una gran diferencia para su bolsillo. Pongamos por ejemplo que usted tiene un deducible de $100 y que es necesario reparar tres partes de su carro. Si usted tiene un deducible por visita, usted tiene que pagar $100. Si usted tiene un deducible por reparación, usted tiene que pagar $300.

A menudo, en los contratos de servicio se limita el monto que se pagará por el remolque del carro o por los gastos del alquiler de un carro de remplazo mientras que su carro esté en reparaciones – lo cual significa que usted tiene que cubrir el costo restante. También podrían aplicarle cargos de transferencia o cancelación en caso que usted venda su carro o cancele el contrato anticipadamente.

¿Qué cubre el contrato de servicio?

Son pocos los contratos que cubren todas las reparaciones. Por lo general, las reparaciones comunes de partes tales como frenos y embragues no están incluidas en los contratos de servicio. El mejor consejo: si una parte o sistema no está listado en el contrato, dé por seguro que no está cubierto. Tenga cuidado con las exclusiones absolutas que deniegan la cobertura por alguna razón. Por ejemplo: Si una parte del carro que está cubierta sufre algún daño producido por un componente no cubierto, le pueden denegar la reclamación. O si el contrato especifica que solamente se cubrirán “desperfectos mecánicos”, los problemas causados por el “deterioro normal” podrían quedar excluidos. Si para diagnosticar un problema de su carro hay que desmontar el motor y se descubre que hay que reparar o remplazar algunas partes que no están cubiertas, pueda que tenga que pagar el costo de la mano de obra por el desmontaje y el montaje del motor.

Puede que no tenga cobertura total, incluso para aquellas partes que están cubiertas por el contrato. Algunas compañías utilizan un “factor de depreciación” para calcular la cobertura, o sea que basándose en la cantidad de millas de su carro, la compañía tal vez sólo le pague reparaciones parciales o los costos de remplazo.

¿Cómo se administran las reclamaciones?

Cuando su carro necesita una reparación o un servicio, usted puede optar entre numerosos concesionarios de servicio o centros de reparaciones autorizados. O, usted puede estar obligado a llevar su carro al concesionario de venta. Esto podría ser un inconveniente si usted compró el carro en otra ciudad. Averigüe si su carro estará cubierto si tiene un desperfecto mientras está de viaje o si lo lleva lejos si se muda. 

Algunas compañías de contratos de servicio para carros y concesionarios ofrecen servicio solamente en áreas geográficas específicas. Averigüe si necesita una autorización previa del proveedor del contrato de servicio para realizar algún trabajo de reparación o para el servicio de remolque. Asegúrese de preguntar cuánto tiempo demora la autorización; si puede obtener autorización fuera del horario de atención habitual; y si la compañía tiene una línea telefónica gratuita para autorizaciones. Llame al número de teléfono antes de comprar el contrato para comprobar si puede comunicarse fácilmente.

Puede que tenga que pagar las reparaciones cubiertas y que después tenga que esperar que la compañía de servicio le rembolse el dinero. Si en su contrato de servicio no se especifica el tiempo que demora normalmente el rembolso, pregunte. Averigüe quién se hará cargo de resolver las reclamaciones en caso que usted tenga una disputa con el proveedor del contrato de servicio y necesita utilizar un programa de resolución de disputas.

¿Se autoriza el uso de partes nuevas o reacondicionadas en las reparaciones cubiertas?

Si este es un tema importante para usted, pregunte si el taller de reparaciones autorizado mantiene un buen stock de partes. Si las partes no están disponibles y el taller tiene que encargarlas, pueden producirse demoras en las reparaciones.

¿Cuáles son mis obligaciones?

Bajo el contrato, usted puede tener que seguir todas las recomendaciones de mantenimiento de rutina del fabricante, como por ejemplo cambio de aceite y cambio de bujías. De lo contrario, el contrato podría quedar sin efecto. Para probar que usted ha realizado el correcto mantenimiento del carro, guarde los registros detallados, incluyendo los recibos de los trabajos. Averigüe si el contrato le prohíbe llevar su carro a una estación independiente para hacer el mantenimiento de rutina o hacer el trabajo por su cuenta. En el contrato podría especificarse que el concesionario que le vendió el carro es el único lugar autorizado para hacer el servicio del carro.

Tenga cuidado con las estafas de garantías para carros

Desconfíe si recibe correspondencia o llamadas avisándole que la garantía de su carro está por vencer. Las compañías que mandan este tipo de cartas o hacen este tipo de llamadas podrían tratar de dar la impresión de que representan a su concesionario o al fabricante de su carro. Como están tratando de que sus ofrecimientos parezcan un asunto urgente usan frases como Notificación para Vehículos Automotores, Último Aviso de Garantía o Aviso de Interrupción de Garantía, — y le indican que llame a un número gratuito para obtener más información. Investigue antes creérselo.

Es más que probable que estos lances provengan de negocios que no tienen nada que ver con la garantía de su carro y que quieren venderle garantías extendidas — más precisamente conocidas como contratos de servicio – que suelen venderse por cientos o miles de dólares. Si usted responde a una llamada de un negocio que le ofrece estas supuestas garantías extendidas, antes de conseguir algún detalle sobre el contrato de servicio es posible que escuche tácticas de venta de alta presión, como también pedidos de información financiera personal y un pago inicial. Y si usted compra un contrato de servicio para su carro, tal vez descubra que la compañía que se lo ofreció no continuará operando por el tiempo suficiente para cumplir con sus compromisos.

Esquive las estafas de garantías para carros

Si recibe correspondencia o llamadas relacionadas con la renovación de la garantía de su vehículo, no se lo crea al pie de la letra. Puede que falte mucho tiempo para que expire la garantía de su vehículo — o tal vez ya haya vencido. Si tiene alguna pregunta sobre su garantía, lea el manual del carro, llame al concesionario que se lo vendió o establezca contacto con el fabricante del vehículo.

Manténgase alerta si le hablan demasiado rápido. Los telemercaderes que ofrecen garantías para carros frecuentemente usan tácticas de alta presión para esconder el verdadero motivo que se oculta tras sus llamadas. Tómese su tiempo. La mayor parte de los negocios que operan legítimamente le darán tiempo para pensar y le entregarán información por escrito sobre un ofrecimiento antes de pedirle que se comprometa a formalizar su compra.

Nunca dé información financiera personal ni ninguna otra información delicada, como por ejemplo el número de su cuenta bancaria, de su tarjeta de crédito o del Seguro Social — ni tampoco el número de su licencia de conducir o el Número de Identificación de Vehículo (VIN) — a menos que sepa con quién está tratando. Los estafadores oportunistas suelen pedir esta información durante un ofrecimiento de ventas no solicitado, y luego la utilizan para cometer otros fraudes en su contra.

Desconfíe de las llamadas de venta no solicitadas y de los mensajes grabados. Si registró su número de teléfono en el Registro Nacional No Llame, usted no debería recibir llamadas de ventas en vivo ni grabadas, excepto que haya consentido específicamente para recibirlas, le haya comprado algo a esa compañía dentro de los últimos 18 meses, o le haya solicitado información a esa compañía dentro de los tres últimos meses. Para saber más sobre este tema, lea “Robocalls” = Llamadas automáticas pregrabadas. Para reportar infracciones a las disposiciones del Registro Nacional No Llame o para registrar un número de teléfono, visite DoNotCall.gov o llame al 1-888-382-1222.

Protección de garantía para carros usados

Cuando esté por comprar un carro usado, busque la Guía del Comprador que debe estar pegada en la ventana lateral del vehículo. La FTC requiere que todos los carros usados vendidos por concesionarios exhiban esta Guía. En la Guía se indica si hay un contrato de servicio disponible. También debe indicar si el vehículo se vende con garantía, únicamente con garantías implícitas o “como está”.

Garantía. Si la garantía del fabricante del carro usado está vigente, puede que tenga que pagar un cargo para obtener la cobertura, lo cual la convierte en un contrato de servicio. Pero si el concesionario absorbe el costo del cargo del fabricante, la cobertura se considera una garantía.

Únicamente garantías implícitas. Hay dos tipos comunes de garantías implícitas. Ambas son tácitas y no escritas, y se basan en el principio que supone que el vendedor responde por el funcionamiento del producto. Bajo una “garantía de comerciabilidad”, el vendedor promete que el producto hará lo que se supone que tiene que hacer. Por ejemplo, una tostadora tostará el pan o un carro funcionará. Si el carro no funciona, la ley de garantías implícitas dice que el concesionario debe repararlo (a menos que lo haya vendido “como está”) de manera que el comprador reciba un carro en funcionamiento. Una “garantía de aptitud para un propósito particular” se aplica cuando usted compra un vehículo basándose en el consejo del concesionario respecto de que dicho vehículo es apto o se adapta para un uso particular, por ejemplo un vehículo determinado que es apto para remolcar un tráiler. Usualmente, los carros usados están cubiertos por las garantías implícitas bajo la ley estatal correspondiente.

Como está – Sin garantía. Si usted compra un carro “como está”, usted debe pagar todas las reparaciones, incluso si el carro deja de funcionar en el camino de vuelta hacia su casa desde el local del concesionario. Pero si usted compra un contrato de servicio de un concesionario dentro de los 90 días posteriores a la fecha en que compre el carro, la ley estatal de “garantías implícitas” puede otorgarle derechos adicionales.

En algunos estados se prohíben las ventas de la mayoría de los carros usados “como está”. En otros estados se requiere el uso de palabras específicas para renunciar a las garantías implícitas. Además, algunos estados han utilizado recursos legales para autos conocidos en inglés como “lemon laws”, que establecen protecciones para los compradores de carros usados previendo un reintegro de dinero o el remplazo del carro en caso de que el vehículo tenga defectos graves de funcionamiento. Para averiguar las leyes aplicables en su estado, establezca contacto con la oficina local o estatal de protección del consumidor o con la oficina del fiscal general.

Para más información, lea Comprar un carro usado.

Quejas

Si tiene un problema con un contrato de servicio, primero trate de resolverlo con el proveedor. Si eso no funciona, establezca contacto con su Fiscal General estatal, con la comisión estatal de seguro, o con la agencia local de protección del consumidor. También puede presentar una queja ante la Comisión Federal de Comercio (FTC).

Si cree que es una víctima de una estafa de garantías para carros, presente una queja ante la FTC. Aunque la FTC no interviene en disputas individuales, la información que nos suministre puede indicar un modelo reiterado de posibles infracciones a la ley que requieren la acción de la Comisión.