You are here

Lo que hay que saber sobre los préstamos de día de pago y los préstamos con título de propiedad de un carro

Comparta esta página

Si necesita dinero en efectivo rápidamente para lidiar con una emergencia, para pagar sus facturas o el alquiler, un préstamo de día de pago o un préstamo con el título de propiedad de su carro le podría resultar una opción tentadora. Pero estas dos opciones de préstamo son muy costosas y lo pueden dejar atrapado en una montaña de deudas. Averigüe cómo funcionan y entérese de otras posibles maneras de obtener dinero o crédito rápidamente.

Lo que hay que saber sobre los préstamos de día de pago

Los préstamos de día de pago son préstamos de bajo monto y de corto plazo. Habitualmente, son préstamos de $500 o menos, y por lo general hay que repagarlos en un plazo de entre dos y cuatro semanas. Estos préstamos, también llamados adelantos de efectivo, son legales en la mayoría de los estados.

Para obtener un préstamo de día de pago, usted le entrega un cheque personal al prestador por el monto que quiere tomar en préstamo, más los cargos del prestador. O, usted autoriza al prestador a debitar electrónicamente de su cuenta bancaria el monto del préstamo más los cargos. Si usted no repaga el préstamo en fecha, el prestador puede cobrar el cheque o debitar el pago electrónicamente de su cuenta.

Los préstamos de día de pago son costosos. Los prestadores suelen cobrar entre $10 y $30 por cada $100 de préstamo. Lo que quiere decir que, en un típico préstamo de día de pago, un cargo de $15 por cada $100 equivale a una tasa porcentual anual (APR) de 391%. La tasa APR le indica cuánto le cuesta tomar dinero prestado por un año. En comparación, la APR promedio de las tarjetas de crédito es 15%.

Veamos cómo funciona un préstamo de día de pago corriente:

  • Usted quiere un préstamo de $500. El prestador le ofrece un préstamo por dos semanas. El cargo es de $15 por cada $100 que tome prestados. Así que su cargo será de $75.
  • Usted le entrega un cheque de $575 al prestador, o lo autoriza a efectuar un débito electrónico de su cuenta bancaria por ese monto. El prestador le da $500 en efectivo.
  • Dos semanas más tarde, usted le paga $575 al prestador. Dependiendo de cómo haya acordado repagar el préstamo, en ese momento, el prestador puede debitar su cuenta bancaria, cobrar su cheque o aceptar su pago en efectivo o por algún otro medio.
  • Conclusión: usted pagó $75 para tomar un préstamo de $500 por dos semanas.

Los costos aumentan con las renovaciones. Si usted no puede pagar el préstamo en la fecha establecida, varios prestadores le prorrogarán la fecha de vencimiento por otras dos o cuatro semanas, pero usted debe pagar otro cargo. Eso es lo que se llama un “rollover” o renovación de préstamo. Cada vez que usted aplace el pago del préstamo, el prestador le cobrará un nuevo cargo, y usted todavía sigue debiendo el saldo original completo. Con estas renovaciones, el costo del préstamo aumenta rápidamente.

Veamos cómo funciona una renovación o rollover corriente:

  • Usando el mismo ejemplo que antes, en la fecha de vencimiento original usted no paga, y en lugar de pagar renueva el préstamo de $500 por otras dos semanas. Esta renovación le cuesta otros $75.
  • Esos $75 se suman a los $575 que ya debía, así que ahora adeuda $650.
  • Con el rollover o renovación el costo de tomar un préstamo de $500 por cuatro semanas es de $150.

Si renueva el préstamo varias veces, puede terminar pagando cientos de dólares en concepto de cargos y aún sigue debiendo el monto del préstamo original.

Lo que hay que saber sobre los préstamos con título de propiedad de un carro

Los préstamos con título de propiedad de un carro, frecuentemente llamados préstamos de título, también son préstamos de corto plazo. Habitualmente tienen un plazo de 15 o 30 días. La garantía o colateral de estos préstamos es su carro, camión, motocicleta o algún otro vehículo. Los préstamos sobre el título de propiedad de un carro suelen extenderse por un monto que varía entre el 25% y el 50% por ciento del valor del vehículo.

Para obtener un préstamo de título, usted le debe entregar el título de propiedad de su vehículo al prestador. Por lo general, usted tiene que ser dueño de su vehículo sin ningún tipo de prenda o gravamen, pero algunos prestadores aceptarán su título si ya pagó la mayor parte del préstamo de su vehículo. El prestador querrá ver el vehículo, una identificación personal con foto y un comprobante del seguro. Muchos prestadores también exigen la entrega de un juego duplicado de llaves del vehículo.

Si obtiene un préstamo de título, no recuperará el título de propiedad de su vehículo hasta que repague el monto que tomó en préstamo más el cargo de financiación del prestador y cualquier otro cargo aplicable.

Los préstamos de título son costosos. El cargo financiero promedio de los préstamos de título suele ser del 25%, lo cual equivale a una APR de aproximadamente 300%. A menudo, los prestadores de título de carro suman otros cargos al monto del préstamo, como cargos de procesamiento, documentación y cargos de origen del préstamo. Es posible que también tenga que comprar adicionales, como un plan de servicio de auxilio para el carro. Si tiene que pagar otros cargos y comprar adicionales, el costo de su préstamo será todavía más alto.

Veamos cómo funciona un préstamo de título corriente:

  • Usted quiere tomar un préstamo de $1,000 por 30 días.
  • El cargo financiero es del 25%. Eso significa que usted tiene que pagar $250 para tomar un préstamo de $1,000.
  • Usted le entrega el título de su carro al prestador, y el prestador le da $1,000 en efectivo.
  • A los 30 días, cuando llega la fecha de repagarle a prestador, usted debe pagarle $1,250, más cualquier otro cargo que le aplique el prestador.

Los costos aumentan con las renovaciones. Al igual que con los préstamos de día de pago, si usted no puede pagar un préstamo de título en la fecha establecida, es posible que el prestador le permita renovarlo haciendo un préstamo nuevo. Pero al renovar el préstamo se le sumarán más intereses y cargos al monto que adeuda.

Veamos cómo funciona una renovación o rollover corriente:

  • Usando el mismo ejemplo que antes, en la fecha de vencimiento original usted no paga, y en lugar de pagar renueva el préstamo de $1,000 de 30 días por otros 30 días. La renovación o rollover le sumará otros $250 en concepto de cargos financieros, más cualquier otro cargo aplicable, al monto que ya adeuda.
  • Esos $250 se suman a los $1,250 que ya debe, así que ahora usted debe $1,500, más cualquier otro cargo que el prestador le pudiera cobrar por la renovación o rollover.
  • Con el rollover o renovación el costo de tomar un préstamo de $1,000 por 60 días es de $500.

Usted puede perder su vehículo. Si no puede pagar el dinero que debe, el prestador puede proceder al recupero o embargo de su vehículo, incluso si usted le estuvo haciendo pagos parciales. Al momento de obtener el préstamo, algunos prestadores insistirán en instalar un Sistema de Posicionamiento Global (GPS) o algún dispositivo de interrupción del arranque para poder localizar el vehículo e inhabilitar el sistema de arranque de manera remota, con lo cual se les facilita el proceso de recupero.

Una vez que el prestador recupera su vehículo, lo puede vender y usted se quedará sin su medio de transporte. En algunos estados los prestadores pueden quedarse con el monto total de la venta, incluso cuando reciban un monto superior al que usted adeuda.

¿Qué información debo buscar si solicito un préstamo de día de pago o con el título de propiedad de un carro?

La ley federal establece los mismos requerimientos para los préstamos de día de pago y con el título de propiedad de un carro que para otros tipos de crédito: los prestadores le deben informar por escrito el costo del préstamo antes de que usted firme el acuerdo de préstamo. Le deben indicar el cargo financiero, que es un monto expresado en dólares y la tasa APR, que es un porcentaje. La tasa APR depende de la cantidad de dinero que tome en préstamo, el cargo financiero mensual, los cargos que tendrá que pagar (por ejemplo, cargos de procesamiento, documentación y otros cargos), y la duración del préstamo. Use la tasa APR para comparar el costo de tomar un préstamo de dinero en diferentes prestadores. Esa es la manera más clara de ver cuán costoso es un préstamo.

Pero asegúrese de leer atentamente el acuerdo de préstamo para ver si le aplicarán otros costos o cargos. Esto puede incluir cargos por pago atrasado o cheques rechazados. También puede haber cargos por renovar el préstamo.

Además, consulte información sobre las leyes aplicables a los préstamos de día de pago y préstamos de título en su estado comunicándose con el fiscal general de su estado o con el ente de regulación estatal. Varios estados protegen a las personas de los préstamos de día de pago de alto costo estableciendo topes para las tasas de los préstamos de bajo monto u otras medidas. Asimismo, en varios estados los prestadores deben obtener una licencia para operar.

Alternativas posibles a los préstamos de día de pago o con el título de propiedad de un carro

A continuación, se listan algunas opciones alternativas de menor costo y menor riesgo que los préstamos de día de pago y los préstamos de título:

  • Pídale a su empleador que le haga un adelanto de sueldo. Puede que su empleador esté dispuesto a entregarle el dinero que ya se ganó pero que todavía no le pagó. Por ejemplo, si trabajó siete días, pero recién recibiría su próximo cheque de pago dentro de cinco días, es posible que su empleador pueda pagarle esos siete días de trabajo. Esto no es un préstamo. Se lo descontarán de su próximo cheque de pago.
  • Pídales más tiempo a sus acreedores para pagar sus facturas. Tal vez estén dispuestos a tratar de encontrar una solución para su problema. Si le ofrecen una prórroga para pagar sus facturas, averigüe qué tipo de cargo le cobrarán por ese servicio, un cargo por pago atrasado, un cargo financiero adicional, o una tasa de interés más alta.
  • Trate de obtener un préstamo en una cooperativa de crédito. Las cooperativas de crédito por lo general ofrecen tasas de interés más bajas que los bancos u otros prestadores, y hay algunas cooperativas de crédito federales que ofrecen “préstamos alternativos a los de día de pago”, o “PAL”, por montos bajos. Estos préstamos alternativos llamados PAL son mucho menos costosos que los préstamos de día de pago o de título. Algunas cooperativas de crédito registradas a nivel estatal también ofrecen préstamos similares a los PAL.
  • Visite un banco local.Los bancos locales ofrecen préstamos más chicos con términos de repago más fáciles que los grandes bancos regionales y nacionales. Hable con un banco pequeño de su área para averiguar si puede reunir los requisitos para solicitar un préstamo.
  • Use su reembolso de impuestos. Si piensa que próximamente cobrará un reembolso de impuestos, solicítelo lo antes posible. El IRS dice que, por lo general, emite los reembolsos en un plazo máximo de 21 días si hace su presentación electrónicamente. Pregunte en el IRS si le pueden hacer un depósito directo de su reembolso en su cuenta bancaria.
  • Busque ayuda para administrar su deuda. Es posible que un asesor crediticio lo pueda ayudar a manejar sus deudas. En todos los estados hay grupos sin fines de lucro que le ofrecen orientación sobre crédito a la gente sin cargo o a bajo costo. También puede preguntarle a su empleador, o en una cooperativa de crédito o autoridad de vivienda si le pueden recomendar programas de asesoría crediticia sin cargo o de bajo costo.
  • Pida ayuda a familiares y amigos. No es fácil pedir dinero prestado a familiares o amigos, pero tal vez valga la pena hacerlo para evitarse un préstamo de día de pago o de título o una renovación de estos préstamos.
  • Organizaciones de caridad e iglesias locales. Las organizaciones de caridad, iglesias y otros centros religiosos a menudo ofrecen ayuda financiera y otro tipo de asistencia sin costo a los miembros de sus comunidades que están pasando por un momento difícil. A eso se dedican, y está bien que les pida ayuda a estos grupos.

¿Y si soy miembro de las Fuerzas Armadas?

Si usted es miembro del servicio militar, la Military Lending Act lo protege a usted y a sus dependientes. La ley establece una tasa APR máxima del 36% para varios tipos de crédito, incluidos los préstamos de día de pago, préstamos con el título de propiedad de un carro, préstamos personales y tarjetas de crédito. La ley también establece que los prestadores le deben entregar información sobre sus derechos y sobre el costo del préstamo.

Las Fuerzas Armadas también ofrecen ayuda financiera y asistencia para administrar dinero. Si usted está atravesando dificultades financieras, hable con un administrador de finanzas personales (PFM) acerca de sus opciones. ¿Necesita más tiempo para pagar sus facturas o un adelanto de sueldo? ¿Quiere hablar con un asesor crediticio certificado acerca de cómo administrar su dinero? ¿Desea obtener ayuda de alguna organización de asistencia para militares? Llame a la línea directa de Military OneSource del Departamento de Defensa al 1-800-342-9647 para analizar las alternativas disponibles. Para más información, visite MilitaryConsumer.gov.

Reporte el fraude o el engaño

Si piensa que ha estado tratando con un prestador de día de pago o título de carro deshonesto, comuníquese con el fiscal general de su estado o con la agencia de protección del consumidor estatal. Infórmeselo también a la Comisión Federal de Comercio (FTC) en ReporteFraude.ftc.gov. La FTC no resuelve quejas individuales, pero su reporte ayuda a las autoridades a detectar modelos reiterados de irregularidades y puede originar una investigación.