You are here

Garantías de casas nuevas

Comparta esta página

Para mucha gente, una casa representa la compra de mayor valor que hará en su vida. Es importante comprender los diferentes tipos de cobertura (la garantía del constructor comparada con la garantía para el hogar o con un contrato de servicio), lo que cubren, cómo presentar una reclamación y cómo lidiar con los problemas que pudieran surgir entre usted y el constructor o la compañía de la garantía.

La garantía del constructor es una garantía que viene con una casa recientemente construida o una remodelación. Cubre los elementos que comúnmente son una parte permanente de la casa, como pisos de cemento, plomería o sistemas eléctricos. La mayoría de las casas nuevas tiene garantía del constructor.

En realidad, una garantía para el hogar es un contrato de servicio y tiene un costo extra. Habitualmente se aplica a casas existentes y cubre los reemplazos y reparaciones de cosas tales como aparatos electrodomésticos o sistemas de aire acondicionado. La decisión de comprar una garantía para el hogar depende de usted.

Cobertura

Muchas de las garantías de casas están respaldadas por el constructor. Los constructores también les compran garantías a otras compañías independientes. De hecho, la Autoridad Federal de Vivienda (FHA) y el Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) requieren que los constructores compren garantías de terceros como una forma de proteger a los compradores de casas nuevas con préstamos de la FHA o el VA.

Qué cubre y por cuánto tiempo

Las garantías de constructores para casas nuevas por lo general ofrecen una cobertura limitada a la mano de obra y los materiales de algunos componentes específicos de la casa, como las ventanas, la calefacción, la ventilación y el aire acondicionado (HVAC), la plomería y los sistemas eléctricos. En las garantías se suele explicar cómo se llevarán a cabo las reparaciones.

La duración de la cobertura varía según el componente de la casa.

  • Un año: la cobertura por la mano de obra y los materiales de la mayoría de los componentes suele vencer después del primer año. Por ejemplo, la mayoría de las garantías de las construcciones nuevas cubren el revestimiento y las terminaciones de estuco, las puertas, marcos y molduras, y la mampostería y pintura durante el primer año.
  • Dos años: la cobertura para los sistemas de climatización, la plomería y los sistemas eléctricos es generalmente por dos años.
  • 10 años: algunos constructores dan cobertura por hasta 10 años para los “defectos estructurales principales”, lo que suelen definir como problemas que causan que la vivienda sea insegura y que ponen en peligro al propietario. Por ejemplo, un techo que puede colapsar es un “defecto estructural principal”.

Situaciones y elementos que generalmente no están cubiertos

La mayoría de las garantías de casas nuevas no cubren los gastos en los que pueda incurrir un propietario como consecuencia de un defecto de construcción mayor o una reparación cubierta por la garantía, como los gastos por tener que mudarse y vivir en otro sitio mientras se realizan las reparaciones.

Las garantías del constructor tampoco suelen cubrir lo siguiente:

  • Aparatos electrodomésticos.
  • Pequeñas grietas en ladrillos, azulejos, cemento o yeso.
  • Componentes cubiertos bajo una garantía del fabricante.

Contratos de servicio

A veces, a los contratos de servicio también se los llama garantías del hogar o garantías extendidas, pero los contratos de servicio no son garantías.

Un contrato de servicio puede ayudarlo a reparar o mantener productos como aparatos electrodomésticos y sistemas de aire acondicionado por un período de tiempo específico, igual que una garantía. Pero, a diferencia de la garantía, los contratos de servicio tienen un costo extra.

Podría descubrir que algunos contratos de servicio:

  • Le ofrecen la misma cobertura que obtiene de la garantía incluida en el precio de compra del producto.
  • Sólo cubren parte del producto.
  • Hacen que sea prácticamente imposible recibir las reparaciones cuando las necesita.

Y si las reparaciones son baratas, es posible que simplemente no obtenga ninguna ventaja por el gasto adicional que hizo por el contrato de servicio.

Presentar una reclamación de garantía

Si su casa tiene un defecto que puede estar cubierto por la garantía:

  • Revise la garantía para asegurarse de que su problema esté cubierto. Preste especial atención a la duración de algunos tipos específicos de cobertura.
  • Presente su reclamación siguiendo las instrucciones de su garantía. Aunque la compañía le ofrezca una línea directa para solicitudes urgentes, haga su pedido de reparación por escrito. Es conveniente que envíe su carta por correo certificado y que pida un acuse de recibo. De esa manera, tendrá una prueba de que la compañía recibió su carta y del nombre de quién firmó la recepción. Mantenga un registro de su correspondencia y conversaciones con la compañía. Siempre es bueno guardar un registro de sus tratos con el constructor y la compañía de garantía.

Cómo resolver los problemas

A veces, surgen disputas entre un dueño de una casa y un constructor, o una compañía externa de garantía, con respecto a la cobertura de un defecto o si el trabajo de reparación se realizó correctamente.

Muchas garantías para casas nuevas ofrecen o exigen una instancia de mediación y arbitraje para las disputas de reclamaciones de garantía.

  • En una mediación, un tercero neutral llamado mediador, ayuda al dueño de la vivienda a resolver el problema con la compañía facilitando el diálogo entre ambas partes. Sin embargo, llegar a un acuerdo depende del dueño de la casa y de la compañía.

Si la disputa no se resuelve con la mediación, es probable que el dueño de la casa tenga que presentar la reclamación en una instancia de arbitraje, en lugar de recurrir a la corte. En este proceso, un “árbitro” o comité escucha a cada parte del caso y luego toma una decisión o establece una compensación. Algunas garantías permiten que el dueño de la casa elija un árbitro de una lista aceptada por el constructor o por la compañía de garantía de terceros.

  • El arbitraje es un proceso menos formal que un procedimiento judicial, aunque el dueño de la casa y la compañía de garantía podrían tener que comparecer a audiencias, tener representación legal, recibir documentos de la otra parte, presentar pruebas e interrogar a los testigos de la otra parte. En la mayoría de las garantías se exige que ambas partes acaten la decisión del árbitro sin recurso de apelación.

Si su préstamo está financiado por la FHA o el VA y presenta una reclamación contra una compañía de garantía de terceros, puede elegir entre un arbitraje o recurrir a la corte. Si elige el arbitraje, deberá someterse a la decisión.

Costos

Un arbitraje generalmente cuesta menos que un procedimiento judicial, pero, dependiendo de la complejidad del arbitraje, tiene que prever que podría llegar a pagar varios miles de dólares para completar todo el proceso del reclamo. Revise sus garantías para ver cuáles son los gastos que usted y el constructor deben pagar.

Algunas compañías les ofrecen a los propietarios la opción de recurrir a un arbitraje a un proceso judicial. A veces, los constructores aceptarán pagar todos los gastos relacionados con el arbitraje para evitar la instancia judicial.

Para más información

  • Para aprender más sobre las garantías de casas nuevas, comuníquese con la junta de constructores estatal o local.
  • Si tiene un préstamo asegurado por la FHA, comuníquese con la oficina de campo más cercana del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE. UU. o visite www.hud.gov.
  • Si tiene un préstamo del VA, comuníquese con la oficina más cercana del VA, o visite www.homeloans.va.gov.