Garantías

Comparta esta página

Cuando usted hace una compra importante, el fabricante o el vendedor le da una garantía, que es una promesa de respaldar el normal funcionamiento del producto. La ley federal establece que, cuando hay una garantía, se debe poner a su disposición para que usted pueda leerla antes de comprar algo. Eso se aplica tanto si la compra se hace en persona, en internet o por catálogo. La cobertura de las garantías puede ser amplia o limitada, así que asegúrese de fijarse bien en los detalles.

Garantías escritas

La mayoría de las compras importantes, como carros y electrodomésticos, vienen con una garantía escrita. Una buena garantía puede marcar una diferencia si tiene problemas con su compra en el futuro. También puede ser un factor decisivo cuando compare productos. Cuando considere la garantía, tenga presente lo siguiente:

  • ¿Qué reputación tiene la compañía que ofrece la garantía? Ingrese el nombre de la compañía en un motor de búsqueda de internet junto con las palabras “complaint” o “review”; si hace la búsqueda en español agregue palabras como “queja” o “comentario”. Así podrá averiguar la opinión de otras personas sobre esa compañía. O comuníquese con la agencia de protección del consumidor local o estatal para averiguar si registran quejas sobre la compañía.
  • ¿Cuánto dura la garantía?
  • ¿Cuáles son las partes y reparaciones cubiertas y no cubiertas por la garantía? Si en la garantía no figuran partes o reparaciones específicas del producto, debería dar por supuesto que no están cubiertas.
  • ¿Habrá costos extras? En algunas garantías se establece que usted tiene que pagar la mano de obra o el costo del envío del producto al taller de reparaciones, tenga en cuenta que este costo podría ser alto si tiene que enviar un artículo pesado o voluminoso.
  • ¿Se aplican limitaciones a la cobertura de la garantía? ¿Debe enviar una tarjeta de registro del producto para poder acceder al servicio de garantía? Algunas garantías limitadas le exigen que lo haga. Algunas garantías cubren los problemas que suceden cuando usted mantiene o usa el producto de acuerdo a las instrucciones. Pero muchas garantías no cubrirán los problemas que se produzcan debido a que usted use el producto incorrectamente o modifique su modo de funcionamiento. La ley federal establece que un fabricante no puede exigirle que use partes y servicios específicos para mantener la cobertura de garantía, a menos que provea las partes y el servicio gratuitamente o que obtenga una dispensa de la FTC que lo exceptúe de ese requerimiento.
  • ¿Qué tiene que hacer para obtener el servicio de la garantía? ¿Tiene que comunicarse con el fabricante para que le brinde ayuda o recurrir al vendedor?
  • ¿Qué hará la compañía si el producto deja de funcionar o funciona mal? ¿La compañía lo reparará, lo reemplazará o le reembolsará el dinero que pagó?
  • ¿La garantía cubre los "daños emergentes”? Esos son los daños causados por el producto. Son muy pocas las garantías que cubren este tipo de daños o el tiempo y el dinero que invirtió en reparar dicho daño.

Guarde registros

Después de comprar un producto con garantía:

  • Lea y guarde una copia de la garantía. Si compra en internet, imprima o descargue una copia de la garantía para sus registros. Comprenda exactamente qué tipo de protección le ofrece la garantía.
  • Guarde el recibo del producto junto con la garantía. Es posible que lo necesite para probar la fecha en que compró el producto o que usted es el dueño original del producto.

Garantías verbales

Si un vendedor le hace una promesa verbalmente, por ejemplo, le dice que la compañía le ofrecerá reparaciones gratuitas, pídale que lo ponga por escrito. Caso contrario, tal vez no pueda obtener el servicio prometido.

Garantías implícitas

A deferencia de las garantías verbales, las garantías implícitas son promesas no explicitadas verbalmente que están establecidas por ley estatal. Todos los estados tienen este tipo de leyes. Casi todo lo que usted compra está cubierto por una garantía implícita. A continuación, se listan algunas de las garantías implícitas comunes:

  • Una “garantía de comerciabilidad” significa que el vendedor promete que un producto hará lo que se supone que hace. Por ejemplo, un carro andará y una tostadora tostará.
  • Una “garantía de aptitud para un propósito particular” se aplica cuando usted compra un producto en base al consejo del vendedor con respecto a su aptitud para un determinado uso. Por ejemplo, si un vendedor dice que determinada bolsa de dormir es buena para una temperatura de cero grados, les está dando una garantía implícita a los compradores de que la bolsa de dormir será apropiada para esa temperatura.

Si su compra no viene con una garantía escrita, igual está cubierto por las garantías implícitas. Excepto que el vendedor le entregue un aviso escrito donde diga que lo que le vende no tiene garantía, o que el producto esté marcado "en su estado actual" (as is, en inglés) en aquellos estados que lo permiten.

Si tiene problemas que no están cubiertos por una garantía escrita, fíjese si tiene protección de alguna de estas garantías implícitas. La cobertura de la garantía implícita puede durar hasta cuatro años, aunque la duración de la cobertura varía según el estado. Para obtener más información sobre la cobertura de las garantías implícitas en su estado, puede consultar a un abogado o comunicarse con la oficina de protección del consumidor estatal.

Los contratos de servicio no son garantías

Cuando compra un carro, una casa o un artefacto importante, es posible que el vendedor le pregunte si desea comprar una garantía extendida o un contrato de servicio. Una garantía extendida o contrato de servicio tiene un costo extra y se vende por separado del producto. No es lo mismo que una garantía que está incluida en el precio del producto.

Las garantías extendidas y los contratos de servicio cubren las reparaciones y/o el mantenimiento por un período de tiempo establecido, pero es posible que su garantía cubra las mismas reparaciones durante el mismo tiempo. Consulte más información sobre garantías extendidas y contratos de servicio y entérese de lo que tiene que considerar antes de comprarlos.

Cómo resolver los problemas con los productos

Si tiene un problema con un producto:

  • Primero, trate de resolver el problema con el vendedor.
  • Si no puede resolver el problema con el vendedor, escríbale al fabricante. En su garantía debería figurar el domicilio de la compañía que provee la garantía. Le conviene enviar la carta por correo certificado y pedir un acuse de recibo para tener un comprobante de que la compañía recibió su carta y firmó el recibo de entrega.

El hecho de tener una garantía no significa que recibirá un reembolso automáticamente por un producto defectuoso. La compañía puede tener derecho a tratar de repararlo antes de otorgarle un reembolso. Pero, si usted le informó un defecto a la compañía durante el período de garantía y el producto no fue reparado correctamente, la compañía debe corregir el problema, incluso si su garantía expira antes de que se termine de reparar el producto.

Reporte los problemas

Si tiene problemas con una compañía, y no puede resolverlos por carta o email, repórtelos ante la: