You are here

Estafas más comunes relacionadas con la salud

Comparta esta página

La gente gasta miles de millones de dólares al año en productos y tratamientos con la esperanza de mejorar su salud y su estado físico. Pero mucho de ese dinero termina en manos de compañías que hacen declaraciones falsas sobre esos productos y tratamientos para engañar a la gente haciéndoles perder dinero, tiempo, e incluso su salud. Antes de gastar su dinero en un tratamiento o producto para la salud, lea a continuación algunas maneras de detectar y evitar las estafas más comunes relacionadas con la salud.

Aprenda a detectar las estafas más comunes relacionadas con la salud

Hay compañías deshonestas que dirán prácticamente cualquier cosa para lograr que usted les compre sus productos o servicios. Suelen efectuar una amplia variedad de declaraciones falsas sobre salud, pero tienden a seguir algunos patrones comunes.

Declaran que un producto lo hace todo y cura una amplia variedad de enfermedades y problemas de salud (pero no es cierto).

Ejemplo de una declaración falsa:

"¡Un producto probado para tratar el reumatismo, la artritis, infecciones, problemas de próstata, impotencia, úlceras, cáncer, problemas cardíacos, endurecimeinto de las arterias y demás!"

Usan testimonios indocumentados de pacientes o médicos que dicen que "usted obtendrá resultados milagrosos" (pero no lo logrará).

Ejemplo de una delcaración falsa:

"Mi marido tiene Alzheimer. Comenzó a tomar una cucharada de este producto por día. Y ahora, en solo 22 dias, cortó el césped, limpió el garaje, desmalezó los macizos de flores y volvimos a dar nuestro paseo matutino".

Dicen que “obtendrá resultados en 30 días o le devolverán su dinero” (ninguna de las dos cosas).

Ejemplo de una delcaración falsa:

"Si su dolor no cesa después de 30 días, le devolveremos su cheque sin cobrar".

Declaran que su producto especial curará su dolencia (pero no es cierto).

Ejemplo de una declaración falsa:

Pueden usar frases engañosas como, “descubrimiento científico”, “cura milagrosa”, “ingrediente secreto”, “producto exclusivo” o “remedio antiguo” que dan una   falsa impresión o que simplemente son falsas.

Dicen que usted debe “actuar ya” (pero no tiene que hacerlo).

Ejemplo de una declaración falsa:

"Apúrese. Este ofrecimiento no durará mucho. Haga ya su pedido".

Usan términos falsos que parecen científicos o citan prestigiosos premios (pero no se lo crea, investigue por su cuenta).

Ejemplo de una declaración falsa:

Usan términos como “multiplicidad molecular”, “metabolismo de la glucosa”, “termogénesis”, “sitios receptores de insulina”, “tecnología ganadora del Premio Nobel” o “desarrollado por dos ganadores del premio Nobel".

Seis maneras de evitar las estafas relacionandas con la salud

Si está pensando en comprar un producto o servicio para la salud para tratar una enfermedad o dolencia, a continuación, puede consultar algunos pasos a seguir para obtener los mejores resultados para usted y para sus seres queridos.

  • Investigue por su cuenta. Haga una búsqueda en internet ingresando el nombre del tratamiento o producto junto las palabras “review” “complaint” o “scam”; si hace la búsqueda en español, reemplace esas palabras con “comentario”, “queja” o “estafa”.
  • Primero, hable con su médico. Si siente curiosidad por un tratamiento, consulte a su médico o proveedor de atención médica sobre su efectividad. A continuación, algunas preguntas para hacer:
    • ¿Este producto o tratamiento es realmente efectivo?
    • ¿Qué pruebas científicas hay?
    • ¿Está familiarizado con esta marca?
    • ¿Puede darme más información sobre los ingredientes de este producto?
    • ¿Cuál será la interacción con otros suplementos o medicamentos que estoy tomando?
    • ¿Cuáles son los efectos secundarios?
    • ¿Es seguro tomarlo, cuál es la dosis correcta?
  • Tiene que saber que los productos y tratamientos no probados son peligrosos. Tomar productos no probados podría llevarlo a abandonar o demorar tratamientos médicos probados indicados por el profesional a cargo del cuidado de su salud. Los productos no probados pueden causar interacciones negativas con sus tratamientos. Al usarlos, también podría posponer importantes cambios para ayudarlo con su afección, por ejemplo, en su dieta o estilo de vida.
  • No permita que ninguna compañía se aproveche de sus esperanzas. Desconfíe de los tratamientos o productos con garantías o promesas referidas a su salud, y verifíquelas con su médico o profesional de salud.
  • Natural” no significa ni seguro ni efectivo. De hecho, “natural” puede significar perjudicial e inefectivo. Y hay algunos productos “naturales” que podrían interferir con tratamientos probados recomendados por su médico.
  • Piense detenidamente acerca de las declaraciones que vea o escuche. La ley federal establece que los vendedores que promocionan curas deben tener pruebas científicas que respalden sus declaraciones. Los anuncios deben ser veraces y no pueden ser equívocos o inducir a error. Cuando vea o escuche un anuncio, piense detenidamente acerca de las declaraciones, porque nadie aprueba esos anuncios antes de que se difundan al público.

Estafas más comunes relacionadas con la salud

Si usted o un ser querido está enfrentando problemas de salud, es posible que se sienta ansioso y abrumado al momento de analizar toda la información y tomar decisiones acerca de las opciones de tratamiento. A menudo, los estafadores se aprovechan de estos momentos estresantes paras robarle su dinero e información personal. A continuación, encontrará algunas ideas útiles para detectar y evitar las estafas relacionadas con la salud que la gente le reporta a la FTC más comúnmente.

  • Tratamientos para adicciones
  • Alzheimer, demencia y pérdida de la memoria
  • Productos anti-envejecimiento
  • Artritis
  • Cáncer
  • Dolor crónico
  • Diabetes

Tratamientos para adicciones

Los estafadores promocionan tratamientos falsos y productos no probados que prometen curas asombrosas o resultados rápidos para la dependencia y abstinencia de los opiáceos. Estos productos pueden costarle un tiempo valioso y dinero, llevar a una recaída e incluso ser peligrosos.

  • No se ha comprobado científicamente que los suplementos dietarios, como las mezclas de hierbas, vitaminas y minerales, sirvan para facilitar la abstinencia o para tratar la dependencia a los opiáceos.
  • El kratom, y productos similares que, según algunos pueden ayudar, no son tratamientos probados. Pueden ser adictivos y peligrosos para su salud.

Si usted o algún conocido está considerando un tratamiento para la dependencia o abstinencia de opiáceos:

  • Use el localizador de tratamientos confidencial operado por la Administración de Servicios para el Abuso de Sustancias y la Salud Mental (SAMHSA) del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) para encontrar un centro de tratamiento cercano a su domicilio.
  • Llame a la línea nacional de asistencia de la Administración de Servicios para el Abuso de Sustancias y la Salud Mental (SAMHSA) al 1-800-662-HELP (4357) para obtener ayuda hablando con una persona en directo. Este servicio gratuito y confidencial de derivación e información sobre tratamientos está disponible todos los días del año durante las 24 horas del día (en inglés y en español) y ofrece ayuda a aquellas personas y familias que enfrentan trastornos de consumo de sustancias.

Alzheimer, demencia, y pérdida de la memoria

El Alzheimer, la demencia y la pérdida de memoria son dolencias para las cuales la ciencia no ha descubierto la cura. La FTC y la FDA han enviado cartas de advertencia a algunas compañías que han efectuado declaraciones, sin pruebas, acerca de la efectividad de sus productos para tratar o curar el Alzheimer y otras dolencias. Lo cierto es que:

  • Los productos no probados que se promocionan con declaraciones falsas como efectivos para tratar la pérdida de la memoria pueden ser peligrosos. Al usarlos, podría demorar o abandonar un tratamiento médico probado prescrito o disponible a través de su médico. También podrían posponer importantes cambios en su dieta y estilo de vida para ayudarlo con su afección. Antes de probar cualquier tratamiento nuevo, hable siempre con su médico, farmacéutico u otro profesional de atención de la salud.
  • El simple hecho de que los pueda comprar sin una receta de prescripción médica no significa que sean seguros o efectivos. Muchos de los productos que se promocionan como una ayuda para la pérdida de memoria o demencia se denominan “suplementos dietarios” o “remedios naturales”. Pero no están regulados por la FDA ni han sido revisados por esta agencia. Algunos de los ejemplos de suplementos dietarios que no demuestran ninguna evidencia para el tratamiento de la pérdida de memoria son: ginkgo biloba, aceite de pescado, extracto de semilla de uva, curcumin, ginseng asiático y las vitaminas B y E.

Productos anti-envejecimiento

A pesar de las declaraciones sobre píldoras y tratamientos para llegar a la fuente de la juventud, no hay nada que usted pueda comprar que tenga una efectividad probada para demorar o revertir el proceso de envejecimiento. Y muchas de las compañías que venden estas lociones, cremas y suplementos carecen de evidencias científicas suficientes para demostrar su efectividad.

Una de las estafas de salud comunes de anti-envejecimiento involucra la hormona de crecimiento humano (HGH), que es una sustancia liberada por la glándula pituitaria que estimula el crecimiento de los niños y adolescentes. Pero la FDA dice lo más importante que hay que saber sobre la hormona de crecimiento humano: no existen pruebas claras que fundamenten las declaraciones anti-envejecimiento referidas a píldoras y aerosoles de venta libre que supuestamente contienen HGH. La agencia no ha aprobado ninguno de estos productos para el antienvejecimiento ni para ningún otro propósito.

Artritis

Algunos síntomas de la artritis pueden aparecer y desaparecer, por eso puede resultar tentador creer que los supuestos “tratamientos” o “suplementos” son la respuesta para este problema. Pero no hay ninguna cura para la artritis. Y, de hecho, algunos productos pueden ser nocivos, costosos y sin probabilidades de ser efectivos. Hay muchos remedios para la artritis que sencillamente no cuentan con la prueba científica adecuada que demuestre que aportan alivio. Entre estos supuestos remedios que carecen de fundamentos científicos se incluyen: el extracto de mejillón, píldoras de hígado desecado, cartílago de tiburón, CMO (cetil miristoleato), mezclas de miel y vinagre, y accesorios como imanes y brazaletes de cobre.

Para consultar la información confiable más actualizada sobre tratamientos y terapias alternativas para la artritis, visite el sitio web de la Arthritis Foundation o llame al 1-800-283-7800. También puede consultar el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Cáncer

Si usted o algún ser querido tiene cáncer, usted sabe que a menudo, los estafadores tratan de aprovecharse de la ansiedad y preocupación que suelen acompañar un diagnóstico. Puede sentir la tentación de probar los supuestos productos "milagrosos" para combatir el cáncer, como las píldoras, polvos y hierbas que ha visto anunciados o de los que ha oído hablar a sus familiares y amigos. Tal vez haya escuchado hablar acerca de algunas clínicas extranjeras que ofrecen tratamientos supuestamente “milagrosos” que no están disponibles en EE. UU. Ya sea que esté buscando una cura en EE. UU. o en el exterior del país, tiene que saber lo siguiente:

  • No hay ningún dispositivo, remedio ni tratamiento que sea efectivo para tratar todos los tipos de cáncer. Todos los casos de cáncer son diferentes y no hay ningún tratamiento que sea efectivo para todos los tipos de cáncer ni para todas las personas. Incluso, es posible que dos personas con el mismo diagnóstico puedan necesitar distintos tratamientos.
  • Los estafadores promocionan sustancias no probadas, y potencialmente peligrosas, como tés, bálsamos y píldoras que contienen ingredientes que pueden ser tóxicos. No use estas sustancias.
  • Desconfíe de los anuncios que promocionan productos que dicen que sirven para tratar el cáncer. Decida los tratamientos con su médico que está capacitado científicamente y que conoce sus necesidades de tratamiento.
  • Si usted o algún conocido tiene cáncer y está interesado en tratamientos experimentales, hable con el médico sobre la posibilidad de inscribirse en un estudio clínico.  La FDA revisa el diseño de los estudios clínicos para controlar que los pacientes no estén expuestos a riesgos irrazonables.

Para más información sobre tratamientos para el cáncer, visite el sitio web de la American Cancer Society o llame al Servicio de Información del Instituto Nacional contra el Cáncer (National Cancer Institute) al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237), o visite cancer.gov, donde podrá encontrar publicaciones gratis sobre tratamientos e investigaciones sobre cáncer o informarse acerca de los ensayos clínicos.

Dolor crónico

El dolor crónico tiene muchas causas, entre las que se incluyen las lesiones, enfermedades y estrés físico o emocional prolongado. Algunas compañías promocionan sus productos y dispositivos mediante declaraciones que implican que pueden tratar el dolor crónico en todo el cuerpo, pero carecen de las pruebas científicas necesarias para fundamentar sus declaraciones. Algunos también declaran que sus productos o dispositivos están clínicamente probados y que han sido aprobados por la FDA, pero no es cierto. Si usted o algún conocido padece dolor crónico y está considerando usar un producto o dispositivo para tratarlo, tenga en cuenta lo siguiente:

  • Investigue por su cuenta y consulte a su médico para saber si un producto o tratamiento que está considerando puede ser efectivo para su caso.
  • Si recibe una llamada automática pre-grabada en la cual le ofrecen un tratamiento para el dolor crónico, cuelgue el teléfono. A menudo, los estafadores llaman para preguntar acerca de algún dolor crónico con el que pudiera estar lidiando y le ofrecen una solución para su problema a cambio de dinero o información personal. No lo haga.
  • Analice cuáles son las opciones de tratamiento para el dolor crónico y fíjese en las evidencias y resultados de los estudios del Centro Nacional de Salud Complementaria e Integradora del Instituto Nacional de Salud (HIN).

Diabetes

Al igual que muchas enfermedades crónicas, la diabetes requiere un tratamiento individualizado prescrito por un médico. Todavía no existe ninguna cura para la diabetes, pero perder peso, comer alimentos saludables y mantenerse activo puede ser de ayuda. Tomar los medicamentos según lo indicado, contar con educación y apoyo para el auto-control de la diabetes y concurrir a todas las citas médicas también puede ayudar a reducir el impacto de la diabetes en su vida.

Confiar en productos o tratamientos no probados para la diabetes puede ser peligroso. Si usted, o alguno de sus conocidos, está pensando en usar un producto sin prescripción médica para tratar la diabetes:

  • Desconfíe de las declaraciones asombrosas sobre la salud. Según la American Diabetes Association y el NIH, no existe una prueba clara que demuestre que exista un suplemento dietario, incluyendo las vitaminas y productos con hierbas y minerales, que sirva para tratar la diabetes o los niveles elevados de azúcar en la sangre.
  • Recuerde que estos suplementos pueden ser peligrosos especialmente si causan una demora o abandono de tratamientos efectivos y probados para la diabetes.
  • Primero, hable con el profesional a cargo del cuidado de su salud. Si siente la tentación de usar un producto sin prescripción médica para tratar la diabetes o la hiperglucemia, o cualquier otra afección seria, hable primero con el profesional a cargo del cuidado de su salud.

Para consultar más información sobre tratamientos para la diabetes, visite el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la American Diabetes Association.

Vitaminas y los suplementos dietarios

Las vitaminas y los suplementos dietarios pueden ofrecer beneficios para la salud, pero las declaraciones sobre su efectividad para tratar o curar enfermedades no están probadas y no están permitidas por la ley federal. Gran parte de los suplementos no se encuentran sujetos a regulación, de modo que las compañías creen que pueden hacer declaraciones infundadas sobre la efectividad de sus productos.

Suplementos descritos como curas

Conforme a la ley federal, nadie puede promocionar suplementos dietarios para el tratamiento de una enfermedad. Y eso se debe a que no está probado que los suplementos sean seguros y efectivos. Las compañías deshonestas pueden hacer declaraciones falsas, por ejemplo: “ayuda a prevenir el Alzheimer”, “elimina para siempre el dolor causado por la artritis”, “cura enfermedades de los ojos”, “remedio tradicional para enfermedades cardíacas, cáncer de próstata y disfunción eréctil”, y “previene las alergias”. Si detecta una de estas declaraciones, deténgase e infórmeselo a la FTC en ReporteFraude.ftc.gov.

Aprenda más sobre los suplementos dietarios

Aunque los suplementos dietarios pueden parecer similares a los medicamentos, e incluso hay algunos que tienen efectos parecidos, existen grandes diferencias. A continuación, algunas cosas que hay que saber sobre los suplementos.

  • A diferencia de los medicamentos, los suplementos dietarios no son sometidos a una evaluación o revisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) para comprobar su seguridad y efectividad.
  • Incluso los suplementos "naturales" pueden ser riesgosos. De hecho, “natural” puede significar perjudicial e inefectivo. Y hay algunos productos “naturales” que podría interferir con tratamientos probados recomendados por su médico.
  • Hable con su médico o profesional a cargo del cuidado de su salud que es su mejor y más importante fuente de información para saber si un suplemento es seguro para usted, y hágale preguntas como las siguientes:
    • ¿Este producto o tratamiento es realmente efectivo?
    • ¿Qué pruebas científicas hay?
    • ¿Está familiarizado con esta marca?
    • ¿Puede darme más información sobre los ingredientes de este producto?
    • ¿Cuál será la interacción con otros suplementos o medicamentos que tome?
    • ¿Cuáles son los efectos secundarios?
    • ¿Es seguro tomarlo, cuál es la dosis correcta?

Preocupaciones de seguridad acerca de los suplementos dietarios

Cada vez más, muchos de los llamados suplementos dietarios contienen drogas ilegales o sustancias ocultas (consulte la lista de sustancias  a continuación) que podrían causar daños graves. Esto se aplica especialmente a los "suplementos" para perder peso, mejorar el rendimiento sexual y fisicoculturismo. Las personas que han tomado estos productos peligrosos han sufrido consecuencias graves para su salud, entre otras, derrames cerebrales, lesiones hepáticas agudas, insuficiencia renal y embolias pulmonares (bloqueo de las arterias en el pulmón). Algunas personas fallecieron.

A menudo, los suplementos peligrosos se venden mediante declaraciones falsas y confusas, como "100% natural" y "seguro". Para reconocer los productos peligrosos, fíjese en lo siguiente:

  • Productos descritos como alternativas a los medicamentos aprobados por la FDA o con efectos similares a los de los medicamentos bajo prescripción médica.
  • Productos descritos como alternativas legales a los esteroides anabólicos.
  • Productos cuyos anuncios o envases e información promocional está redactada mayormente en otro idioma.
  • Productos que prometen efectos o resultados rápidos.

Algunas de las sustancias que presentan preocupaciones de seguridad son: Consuelda, chaparral, lobelia, germander, aristolochia, efedra (ma huang), L-triptófano, germanio, magnolia-estefania, y los ingredientes estimulantes laxantes, como los que se encuentran en los tés de dieta. 

Para más información sobre vitaminas y suplementos dietarios, visite las páginas de la FDA sobre suplementos dietarios, cómo comprar medicamentos y productos médicos en internet y fraudes relacionados con la salud. También puede visitar el sitio de recursos del NIH sobre suplementos dietarios.

Fuentes de información confiables sobre enfermedades y tratamientos

Para encontrar fuentes de información confiables sobre enfermedades y sus tratamientos, visite MedlinePlus.gov, un sitio web operado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y Healthfinder.gov. En el sitio web del Centro Nacional de Salud Complementaria e Integradora, podrá encontrar información sobre medicina alternativa y complementaria.

Reporte las estafas relacionadas con la salud

Si cree que detectó una estafa, cuénteselo a sus amigos y familiares para que ellos también puedan protegerse. Y luego, reporte el incidente ante la FTC en ReporteFraude.ftc.gov. Sus reportes ayudan a la FTC y a nuestros colegas a cargo del cumplimiento de la ley a establecer casos y detener el accionar de los estafadores.

Para reportar efectos colaterales, reacciones negativas o enfermedades relacionadas con el uso de un suplemento u otro producto para el cuidado de la salud, llame inmediatamente a un médico u otro profesional de la salud. Luego, repórtelo en el sitio MedWatch de la FDA o llame al 1-800-FDA-1088 (1-800-332-1088). Los nombres de los pacientes se mantienen en reserva.

Etiquetas: estafa