You are here

Comparación entre tarjetas de crédito, de cargo, de crédito garantizadas, de débito y prepagadas

Comparta esta página

Muchas tarjetas de pago pueden parecer similares y todas le permiten usar una tarjeta de plástico para pagar cosas en línea o en una tienda. Pero las tarjetas de crédito, de cargo, de crédito garantizadas, de débito y prepagadas funcionan de distintas maneras y ofrecen ventajas e inconvenientes diferentes. Decida qué tipo de tarjeta es mejor para usted. Luego, busque ofrecimientos de varios bancos, cooperativas de crédito o compañías de servicios financieros. Compare los cargos y los términos para encontrar el trato más conveniente. Y entonces, asegúrese de que la tarjeta que usted desea obtener coincida con la que le ofrece el banco, cooperativa de crédito o compañía de servicios financieros.

Tarjeta de crédito: cuando usted usa una tarjeta de crédito está tomando un préstamo de dinero para comprar algo ya. Más adelante, usted le paga ese dinero al banco, generalmente con intereses. Se puede evitar el pago de los intereses si paga su factura completa antes de la fecha del vencimiento de pago. Para los adelantos de dinero en efectivo y transferencias de saldos, la mayoría de los emisores de tarjetas de crédito cobran el interés en el acto. Cada uno de los términos y condiciones le indican cómo se aplican los intereses de esa tarjeta.

Cuando compare tarjetas de crédito, fíjese en la tasa porcentual anual, también llamada tasa anual efectiva o tasa APR que es el acrónimo de Annual Percentage Rate. Esa es la tasa de interés que pagará sobre los saldos impagos de las tarjetas de crédito. Cuanto más alta sea la tasa APR, más pagará. Sepa que puede comparar varias opciones y que cada emisor de tarjetas puede tener más de una tarjeta con más de una tasa disponible. La mayoría de las tarjetas establecen un límite para el monto que usted puede tomar prestado cada mes. La mayoría de las tarjetas de crédito también tienen un cargo anual y le otorgan ciertas protecciones establecidas por ley. Por ejemplo, si alguien usa su tarjeta sin su permiso, el monto de sus pérdidas se limita a $50.

Tarjeta de cargo: cuando usted compra cosas con una tarjeta de cargo, también llamada tarjeta de compra, acepta pagar el saldo total cada mes (o cuando recibe su resumen de cuenta). Usualmente, en una tarjeta de cargo no se establece un límite para el monto que puede tomar en préstamo. Pero probablemente pagará un cargo anual alto para usar la tarjeta y otro cargo si paga después de la fecha de vencimiento. Las compañías financieras, y a veces los bancos, emiten tarjetas de cargo o compra. Con este tipo de tarjetas también tiene ciertas protecciones legales, por ejemplo, si alguien usa su tarjeta sin su permiso, el monto de sus pérdidas se limita a $50.

Tarjeta de crédito garantizada: para poder usar una tarjeta de crédito garantizada, usted deposita dinero en un banco o en la cuenta de otro prestador de tarjetas de crédito. Ese dinero garantiza su repago, de esa manera, el emisor de la tarjeta sabe que usted le pagará. La cantidad de dinero que deposita también determina su línea de crédito, que es el monto que puede gastar. Su línea de crédito es un porcentaje del depósito, habitualmente del 50 al 100 por ciento. Una tarjeta de crédito garantizada le puede ser útil para establecer su historial de crédito. Tal vez tenga que pagar un cargo anual para usar una de estas tarjetas, pero no todas las tarjetas lo exigen.

Tarjeta de débito: por lo general, su banco o cooperativa de crédito le ofrece una tarjeta de débito cuando usted abre una cuenta corriente. Una tarjeta de débito le permite pagar con el dinero que ya tiene en su cuenta corriente. No está tomando dinero en préstamo y no paga intereses. Con algunas cuentas corrientes le permiten establecer una protección de sobregiro para las compras con tarjeta de débito, lo cual significa que usted puede extraer más dinero del que tiene. Pero una protección de sobregiro suele significar que pagará un cargo por sobregiro e intereses por el dinero que giró en descubierto. Por lo general, no tiene que pagar un cargo anual por una tarjeta de débito. Si alguien usa su tarjeta sin su permiso, notifique de inmediato a su banco o cooperativa de crédito para limitar el monto de sus pérdidas. Si no los notifica dentro de los plazos establecidos, podría perder todo el dinero que tiene en su cuenta y aún más, aunque la persona que haga uso de su dinero sea un estafador o un ladrón.

Tarjeta prepagada: cuando usted compra una tarjeta y le carga dinero para gastar con esa tarjeta, usted obtiene una tarjeta prepagada o prepaga. Por lo general, usted puede usar la tarjeta para gastar hasta el monto que le cargó, a menos que usted le cargue más dinero. La mayoría de las tarjetas prepagadas (también conocidas como tarjetas de débito prepagadas, de valor almacenado, o recargables) no sirven para establecer un historial de crédito. Es posible que tenga que pagar cargos para activarla, para usarla, para agregarle dinero o para retirar dinero de un cajero ATM. Las tarjetas prepagadas se pueden obtener en tiendas y en internet, incluso en bancos y cooperativas de crédito. Registre su tarjeta prepagada para obtener ciertas protecciones legales, entre otras, limitar el monto de sus pérdidas si alguien usa su tarjeta sin su permiso. Para obtener una tarjeta prepagada, no necesita tener una cuenta bancaria, buenos antecedentes de crédito ni tampoco tiene que pagar intereses.

Algunas tarjetas prepagadas le dan una opción de crédito que puede establecer con el emisor de la tarjeta. Esta opción le permite gastar más dinero del que cargó en la tarjeta.

La Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB) tiene más información sobre tarjetas de crédito y tarjetas prepagadas.