Estafas de reventa perpetradas a través del sistema de telemercadeo

Si un telemercader lo llama para ofrecerle una oportunidad de ganar dinero extra revendiendo ropa, carteras o perfumes de diseñadores desde la comodidad de su hogar, a usted le podría parecer la situación ideal de trabajo-en-casa. Para los estafadores, es una estupenda manera de robarle su dinero a través de una estafa que es un clásico caso de hacer pasar gato por liebre o sea, entramparlo con un engaño.

Acerca de las estafas de reventa perpetradas a través del sistema de telemercadeo

Puede que haya recibido una llamada al azar ofreciéndole una oportunidad de trabajo-en-casa: comprar lujosos productos de marca a un precio por debajo del valor de mercado para luego revender la mercadería entre sus amigos, familiares y miembros de su comunidad. El telemercader habla su mismo idioma, y parece ser alguien confiable y que está familiarizado con su comunidad. Usted le hace una orden de pedido. El telemercader promete enviarle la mercadería de marca a condición de que usted acepte pagar en efectivo contra entrega (cash on delivery o COD, en inglés) o con una orden de pago. Pero ahí está la trampa: Usted tiene que pagarle al repartidor del paquete antes de poder abrir e inspeccionar su contenido.

Después de pagarle al repartidor y abrir el paquete, usted descubre que dentro del paquete hay pura chatarra – y no  la ropa, perfumes y carteras de marca que usted pidió. Lo que recibió es inutilizable e invendible. Usted se queja a la compañía que le dice que hubo un error de despacho. Le prometen enviarle la mercadería correcta y un cheque de rembolso, y así, sin más y sin saberlo, usted quedó atrapado en un ciclo de reiteradas mentiras. Los estafadores le piden otro pago contra entrega o CDO sobre la nueva orden de pedido corregida (y otra vez más, no le permiten inspeccionar el contenido del paquete antes de pagar). En algún momento usted se da cuenta de que es una estafa y comienza a rechazar los envíos con la modalidad de pago contra entrega. Es entonces cuando la compañía comienza a acosarlo para que pague, e incluso lo amenazan con demandarlo, hacerlo arrestar o denunciarlo a las autoridades inmigratorias.

Si sospecha una estafa

Las amenazas de demandas legales, acciones judiciales  o deportación, y la intimidación u otras formas de acoso a cambio de un pago pueden ser indicios de una estafa. Las compañías que operan legítimamente no amenazan a sus clientes. Si lo han estado amenazando o sospecha un fraude, comuníquese con la oficina local de su fiscal general estatal o presente una queja ante la FTC inmediatamente. Y recuerde que todas las personas que viven en EE.UU. tienen derechos de consumidores, cualquiera sea su estatus o el idioma que hablen.

Cómo reducir su riesgo

Aunque usted no puede eliminar todos los riesgos, puede hacer algunas cosas para minimizarlos:

  • Antes de aceptar hacer negocios con una compañía, investíguela bien. Ingrese el nombre de la compañía en un motor de búsqueda de internet y fíjese si encuentra comentarios negativos o quejas. Consulte el domicilio o número de teléfono de la compañía para asegurarse de que realmente exista en ese lugar. ¿La compañía ha cambiado de nombre recientemente o varias veces? Ese podría ser un indicio de estafa.
  • Sospeche cuando reciba llamadas inesperadas de desconocidos para ofrecerle algo. Los telemercaderes que lo llaman inesperadamente para ofrecerle oportunidades de trabajo-en-casa están entrenados para ganarse su confianza actuando como consejeros confiables y hablándole en su idioma. También pueden usar tácticas de venta de alta presión para lograr que usted les pague sin darle tiempo para pensárselo bien. Usted puede evitar la mayoría de las llamadas telefónicas inesperadas – al menos las de los telemercaderes legítimos – inscribiendo el número de teléfono de su casa y el de su teléfono móvil en el Registro Nacional No llame.
  • Evite las compañías que exijan pagos contra entrega o con orden de pago. Exigirle que pague COD o con una orden de pago contra la entrega de un paquete podría ser un indicio de estafa. Otra bandera roja de alerta es cuando le dicen que no puede abrir la caja entregada para inspeccionar la mercadería antes de pagar. Rechace cualquier entrega de mercadería que le llegue bajo estas condiciones.
  • Denuncie a las compañías que le pidan a usted que pague por sus errores. Si una compañía le dice que cometió un error con su orden y le promete un rembolso – pero retiene la orden o el rembolso hasta que usted vuelva a pagar – considérelo como una señal de alerta de un mal negocio. No importa qué tan convincentes puedan ser, sencillamente no tiene sentido que usted tenga que pagar más para que le entreguen la mercadería correcta cuando el envío equivocado se debió a un "supuesto" error de la compañía.
  • Sea escéptico con los anuncios que escuche en la radio o los que vea en la televisión. El hecho de que un producto, servicio u oportunidad de trabajo aparezca en la televisión o se anuncie por radio no garantiza que la compañía sea legítima. Haga su tarea: primero, investigue a la compañía.
  • Sospeche si alguien quiere que participe en un negocio que se basa en que usted venda productos de marca de alta calidad desde su casa a precios inferiores a los de las tiendas minoristas. Pregúntese: ¿por qué una mercadería de marca supuestamente de alta calidad podría costar tan poco?

También le podría interesar