Cómo frenar el fácil acceso de los adolescentes a las bebidas alcohólicas

El consumo de bebidas alcohólicas de los adolescentes no es algo inevitable. Más del 58% de los estudiantes sénior de secundaria no consumen alcohol, lo cual reduce su nivel de riesgo de padecer lesiones. 

Una manera de impedir que los adolescentes beban alcohol es bloquearles el acceso a las bebidas alcohólicas. Lamentablemente, la mayoría de los adolescentes dicen que les resulta fácil conseguir alcohol. Casi el 72% de los adolescentes que beben alcohol lo consiguen sin pagarlo. Lo obtienen a través de sus amigos o familiares, en fiestas o sacando las bebidas sin permiso. Los bebedores menores de 21 años que pagan las bebidas alcohólicas usualmente le dan el dinero a otra gente para que se las compren.

Veamos lo que puede hacer usted para reducir el fácil acceso al alcohol:

En casa

  • Asegúrese de que los adolescentes no puedan acceder a las bebidas sin que usted se entere. El alcohol que no está bajo su control, incluidas las bebidas guardadas en un armario, sótano o garaje, pueden ser una tentación. Cuando tenga alguna duda, ponga las bebidas bajo llave.
  • Ejerza su influencia. Los datos demuestran que a los adolescentes les sigue importando lo que piensan sus padres, incluso cuando están en la escuela secundaria y en la universidad. Dígales a sus hijos adolescentes que usted no quiere que beban y que en realidad, la mayoría de los adolescentes no bebe alcohol. 
  • Hable con sus hijos sobre cómo decir no cuando les ofrecen un trago. El Instituto Nacional contra el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo recomienda las siguientes respuestas:
  • No, gracias.
  • No me apetece. ¿Tienes algún refresco?
  • No estoy interesado en el alcohol.
  • ¿Me estás hablando a mí? Olvídate.
  • Me estás presionando. Te dije que no.
  • Por favor, aléjate.

En su comunidad

Es posible que usted ya haya pasado por alguna de estas situaciones. Una vecina anuncia que dará una fiesta para adolescentes, pero usted no debería preocuparse ya que ella retendrá las llaves de los carros de todos los chicos invitados a la fiesta. O un colega dice que él les sirve alcohol a los amigos de la escuela secundaria de su hijo para que puedan “aprender a beber con responsabilidad”.

  • Hágase escuchar, porque el silencio se puede malinterpretar. Si se entera de una situación como estas, diga que no quiere que otra gente le sirva alcohol a su hijo adolescente ni que se tolere que los adolescentes consuman alcohol. Dígales a sus amigos, vecinos y familiares que la edad mínima legal para consumir alcohol es una política para proteger a los adolescentes y que usted no quiere que su hijo adolescente consuma bebidas alcohólicas.
  • Actúe antes de que surja una situación. Comience a hablar con anticipación con los padres de los amigos de su hijo adolescente – por ejemplo, cuando su chico esté en 6º grado. Hable con ellos sobre los riesgos del consumo de alcohol de los adolescentes y hágales saber que usted no quiere que nadie permita que su hijo beba alcohol.
  • Hable con los adultos que dan fiestas para adolescentes. Dígales que hay una abrumadora mayoría de padres que está a favor de respetar la edad mínima legal para consumir alcohol y que ellos piensan que no está bien que se les sirvan alcohol a los hijos adolescentes de otras personas – y que tampoco está bien hacerse el desentendido acerca del consumo de bebidas alcohólicas de los adolescentes.
  • Hable con los miembros de su junta escolar, con los directores y maestros de las escuelas y con los entrenadores de deportes. Dígales que es peligroso, ilegal e irresponsable consentir que los adolescentes consuman bebidas alcohólicas. Pídales que desalienten esta actividad.
  • Hable con los administradores de restaurantes, las autoridades del ayuntamiento y con los encargados de otros lugares donde se realicen fiestas para adolescentes. Dígales que los padres que integran su comunidad no quieren que sus hijos adolescentes tengan acceso al alcohol.
  • Infórmeles a los funcionarios de seguridad locales que usted apoya que la policía intervenga activamente cuando se hagan fiestas para adolescentes extremadamente ruidosas que puedan indicar que están consumiendo alcohol.
  • Dígales a los vendedores de alcohol de las tiendas locales que usted quiere que verifiquen la identificación de los compradores antes de venderles alcohol. Limitar la venta de alcohol exclusivamente a aquellos compradores que tienen la edad permitida legalmente para hacerlo es una meta importante y bien vale el tiempo que tome hacer la verificación.
  • Averigüe de qué otras maneras se puede reducir el acceso de los adolescentes a las bebidas alcohólicas.
Este artículo es parte de una serie: No le servimos a menores
Etiquetas: alcohol