Cómo reconstruir su casa u oficina después de una emergencia causada por las inclemencias del clima

Cuando le hayan dado permiso para regresar a su vecindario y a su casa, actúe con cautela.

Actúe con cautela

Cuando le hayan dado permiso para regresar a su vecindario y a su casa, actúe con cautela.

  • Revise la parte exterior de su casa para ver si encuentra grietas en los cimientos o en la chimenea y para comprobar si el techo está hundido, suelto o si tiene alguna señal de deterioro.
  • No fuerce la apertura de una puerta si está atascada. Podría estar sosteniendo la estructura de la casa.
  • Comuníquese con su compañía de seguro. Pregunte cuáles son los pasos a seguir para evaluar los daños de su casa o negocio.
  • Si necesita un lugar para quedarse, puede encontrar un refugio a través de la Cruz Roja.

Usted puede descubrir que debido a los daños ocasionados por el desastre es necesario hacer una reparación intensiva en su casa o en su negocio, o directamente una demolición. La disponibilidad de los fondos de las liquidaciones de seguro y de la asistencia ofrecida por el gobierno federal a los propietarios de vivienda puede ser una oportunidad para que los estafadores se aprovechen injustamente de la situación. No es ningún secreto que los estafadores oportunistas están atentos a las emergencias climáticas atraídos por la demanda de reparaciones y la disponibilidad de fondos.

Si un desastre climático causa graves daños en su casa o negocio y usted tiene intenciones de reparar la propiedad, asegúrese de poder hacerlo legalmente. Cuando presente un permiso de obra, los inspectores locales determinarán cuáles son las regulaciones federales que debe cumplir. Revise bien el permiso de obra para ver cuáles son las restricciones que se aplican a su propiedad y para comprobar si la nueva estructura cumple con las normas de altura correspondientes.

Si la estructura está básicamente intacta, pero usted necesita un contratista para que lo ayude con algunas reparaciones, pregunte primero y pague después. Recuerde que debe ser ESCÉPTICO: controle los gastos que le carguen a su nombre en la tienda de materiales de construcción.

Cómo elegir un contratista

  • Pida recomendaciones a amigos, familiares, vecinos, colegas de trabajo, agentes de seguro o liquidadores de reclamaciones de seguro.
  • Apártese de los contratistas que lo alienten a gastar dinero en reparaciones temporarias, le ofrezcan “precios especiales” a cambio del número de su tarjeta de crédito o que le prometan un préstamo a cambio de un cargo adelantado.
  • Trate solamente con contratistas que tengan la licencia y el seguro correspondientes. Pídales a los contratistas las copias de sus pólizas de seguro de responsabilidad general y de indemnización laboral. Establezca contacto con la oficina local de la Home Builders Association y con los funcionarios de protección del consumidor para averiguar si registran quejas contra alguno de los contratistas que está considerando.
  • Consiga un presupuesto escrito donde se incluyan todas las promesas verbales del contratista. Antes de permitir que alguien ingrese a su casa para hacer un presupuesto, no se olvide de preguntar si le cobrarán un cargo por el presupuesto.
  • Tómese su tiempo para firmar un contrato. Pida explicaciones sobre las variaciones de precio, y no escoja automáticamente el presupuesto más bajo. No haga tratos con un contratista que le pida que le pague todo el trabajo por adelantado. La norma es pagar un depósito equivalente a un tercio del precio total del trabajo. Pague únicamente con cheque o tarjeta de crédito, y solo pague la suma final cuando el trabajo esté terminado y usted esté conforme con el resultado. No pague en efectivo.
  • Antes de firmar un contrato de reparaciones, pídale a un amigo, familiar o abogado entendido en estos temas que lo revise. Antes de que empiece el trabajo, consiga una copia del contrato final firmado.
  • Antes de que empiece el trabajo, pídale a su contratista que le entregue una liberación de gravamen. Este es un documento donde consta que los trabajadores y proveedores de materiales no le reclamarán dinero una vez que usted le haya pagado al contratista. En cualquier caso, no firme nunca una declaración de propietario que diga que usted, el dueño de la propiedad, cubrirá los costos de los materiales y de la mano de obra si el contratista no los paga.

Cómo pagar el trabajo de reparación

Nunca le endose el cheque de pago de su seguro a un contratista. En su lugar, tramite con su banco un Certificado de Terminación. El banco le pagará al contratista por cada etapa terminada del trabajo solamente después de que usted exprese su conformidad.

La Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) opera el programa Disaster Housing que está diseñado para ayudar a los propietarios de viviendas que se han visto obligados a abandonar sus hogares como consecuencia de un desastre. Este programa incluye asistencia para reparar viviendas siniestradas por un desastre (Disaster Home Repair Assistance) que otorga subsidios a los propietarios para afrontar el pago de reparaciones menores pero necesarias relacionadas con los daños producidos por un desastre. Comuníquese con la línea de asistencia para casos de desastres de FEMA llamando al 1-800-621-FEMA.

La Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa (SBA) ofrece préstamos para propietarios de vivienda con baja tasa de interés y por montos de hasta $200,000 para gastos de reparación o remplazo de bienes raíces dañados o destruidos.

Si obtiene un préstamo para pagar el trabajo de reparación, tenga cuidado de poner su casa como garantía: Si usted no paga el préstamo en los términos acordados, podría perder su casa. Considere la posibilidad de pedirle a un abogado que revise los documentos del préstamo.

Si usted usó su tarjeta de crédito para pagar un producto o servicio con el que no está conforme, es posible que pueda recuperar su dinero si disputa el cargo. Escríbale una carta a la compañía de su tarjeta de crédito detallando el asunto; debe hacerlo dentro de un plazo de 60 días contado a partir de la fecha en que reciba la factura que incluya el cargo por el producto o servicio disputado.

Usar una tarjeta de crédito para pagar los productos y servicios le ofrece una protección adicional. Por lo general, usted puede disputar los cargos correspondientes a bienes o servicios insatisfactorios (incluso por cuestiones relacionadas con la calidad de un ítem) si hizo un esfuerzo de buena fe para resolver la disputa con el vendedor, si el cargo supera los $50, o si usted hizo la compra en su estado de residencia o dentro de un radio de 100 millas de distancia de su domicilio de facturación actual.

Si sospecha una estafa de trabajos de reparación, comuníquese con sus funcionarios estatales o locales de protección del consumidor.

Si usted sospecha un fraude, dispendio o uso abusivo de los fondos de los programas de asistencia para casos de desastre de FEMA, denúncielo ante la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional llamando al 1-800-323-8603.

Para aprender más, visite Emergencias causadas por inclemencias del clima, y lea la publicación de la Cruz Roja Checking Your Home: Structural Elements (en inglés).