Garantías

Cuando usted compra algo de precio considerable, el fabricante o el vendedor hace una promesa importante de respaldar el normal funcionamiento del producto. Esto se llama garantía. La ley federal establece que los comerciantes le deben permitir leer las garantías antes de comprar en una tienda, y también cuando compra por catálogo o en internet. El nivel de cobertura de las garantías es variable, así que lo mejor es que compare el alcance de la cobertura de la garantía al igual que compara el estilo, precio y otras características de los productos.

Garantías escritas

Aunque la ley no lo exige, la mayor parte de las compras de precio considerable vienen con garantías escritas. Cuando compare las garantías escritas, tenga presente lo siguiente:

  • ¿Cuánto dura la garantía? Lea la garantía para ver cuándo empieza y cuándo termina, fíjese también si tiene condiciones que podrían anular la cobertura. 
  • ¿Con quién tiene que comunicarse para obtener el servicio de la garantía? El servicio podría estar a cargo del vendedor o del fabricante. 
  • ¿Qué hará la compañía si el producto no funciona correctamente? Lea la garantía para ver si la compañía lo reparará, lo remplazará, o le rembolsará su dinero. 
  • ¿Cuáles son las partes y reparaciones cubiertas por la garantía? Fíjese si hay algunas partes del producto o algunos tipos de problemas de reparación que están excluidos de la cobertura. Por ejemplo, algunas garantías exigen que usted pague el costo de la mano de obra. Fíjese también si la garantía tiene algunas condiciones costosas o inconvenientes, por ejemplo, si está obligado a enviar un objeto pesado a la fábrica para que le den el servicio de garantía, o si tiene que devolver el artículo dentro de la caja o embalaje original. 
  • ¿Están cubiertos los "daños emergentes”? Hay muchas garantías que no cubren los daños causados por el producto, o el tiempo y gasto que le insuma reparar el daño. Por ejemplo, si su congeladora se rompe y se le echan a perder los alimentos, la compañía no le cubrirá el costo de los alimentos malogrados. 
  • ¿La garantía tiene condiciones o limitaciones? Hay algunas garantías que le dan cobertura únicamente si usted mantiene o usa el producto de acuerdo a las instrucciones. Por ejemplo, una garantía puede cubrir solamente el producto cuando se usa para fines personales — como concepto opuesto a uso con fines comerciales. Fíjese que las condiciones de la garantía se adapten a sus necesidades.

Garantías verbales

Si un vendedor le hace una promesa verbalmente, por ejemplo, le dice que la compañía hace reparaciones gratis, pídale que se lo ponga por escrito. De lo contrario, puede que no consiga que le den el servicio que le prometió el vendedor.

Contratos de servicio

Cuando usted compra un carro, una casa o un aparato importante, es posible que le ofrezcan un contrato de servicio. Aunque también suelen mencionarse como "garantías extendidas”, los contratos de servicio no son garantías. Los contratos de servicio, al igual que las garantías, proveen servicio de reparación y/o mantenimiento por un tiempo específico. Pero, las garantías están incluidas dentro del precio del producto; mientras que el costo de los contratos de servicio es extra y se venden por separado. Para determinar si necesita un contrato de servicio, considere:

  • Si la garantía del producto ya cubre las reparaciones y el período de tiempo de cobertura que podría obtener con el contrato de servicio. 
  • El nivel de probabilidades de que el producto necesite reparaciones y el costo potencial de dichas reparaciones. 
  • La duración del contrato de servicio. 
  • La reputación de la compañía que ofrece el contrato de servicio.

Garantías implícitas

Las garantías implícitas están establecidas por ley estatal y todos los estados las tienen. Casi todas sus compras están cubiertas por una garantía implícita.

El tipo más común de garantía implícita — una "garantía de comerciabilidad"— significa que el vendedor promete que el producto que usted compra hará lo que se supone que tiene que hacer. Por ejemplo, un carro circulará y una tostadora tostará.

Otro tipo de garantía implícita es la "garantía de aptitud para un propósito particular". Esta garantía se aplica cuando usted compra un producto basándose en el consejo de un vendedor que le dice que ese producto es apto para un uso particular. Por ejemplo, un vendedor que le aconseja que compre determinado saco de dormir para usarlo en una temperatura de cero grado le garantiza que ese saco de dormir será apto para usar a esa temperatura.

Aunque su compra no venga con una garantía escrita, igual está cubierta por las garantías implícitas, a menos que el producto esté marcado "en su estado actual” (as is, en inglés) o que el vendedor le indique por escrito que no tiene garantía. En varios estados, incluyendo Kansas, Maine, Maryland, Massachusetts, Mississippi, Vermont, West Virginia y el Distrito de Columbia no se permiten las ventas "as is".

Si le surgiera algún problema que no está cubierto por la garantía escrita, usted debería investigar qué tipo de protección le ofrece la garantía implícita. El período de cobertura de la garantía implícita es de hasta cuatro años, aunque la duración de la cobertura varía de acuerdo al estado. Para más información sobre la duración del período de cobertura de las garantías implícitas en su estado de residencia usted puede consultar a un abogado o comunicarse con la oficina estatal de protección del consumidor.

Cómo prevenir problemas

Para minimizar los problemas:

  • Lea la garantía antes de comprar. Cuando compre en internet, busque los enlaces electrónicos para acceder al texto completo de la garantía o busque un domicilio donde pueda solicitar una copia gratuita de la garantía. Comprenda exactamente qué protección le ofrece la garantía. Si cuando está comprando en internet ve una copia de la garantía, imprímala y consérvela para sus registros. 
  • Considere la reputación de la compañía que ofrece la garantía. Busque un domicilio o número de teléfono para poder comunicarse con la compañía si tuviera alguna pregunta o surgiera algún problema. Si no conoce la compañía, pregunte en su oficina de protección del consumidor local o estatal o en la oficina de Better Business Bureau si registran quejas contra esa compañía. Una garantía es tan buena como la compañía que la respalda. 
  • Guarde su recibo de compra y archívelo junto con la garantía. Podría necesitar el recibo para documentar la fecha de su compra, o si fuera una garantía intransferible, podría necesitarlo para probar que usted es el dueño original. 
  • Haga las inspecciones y mantenimiento requeridos. 
  • Use el producto de acuerdo a las instrucciones del fabricante. El uso excesivo o incorrecto del producto podría anular la cobertura de la garantía.

Cómo resolver las disputas

Si tiene problemas con un producto o para conseguir el servicio de garantía:

  • Lea atentamente las instrucciones del producto y la garantía. No piense que el producto tendrá un rendimiento o funciones que no se corresponden con los propósitos de su diseño, ni suponga que la garantía le dará un nivel de cobertura que no le prometieron por escrito. El hecho de tener una garantía no significa que obtendrá automáticamente un rembolso si el producto falla usted— tal vez la compañía tenga derecho a tratar de repararlo antes. Por otra parte, si usted le reportó a la compañía un defecto del producto durante el período de garantía y el producto no fue reparado correctamente, la compañía debe corregir el problema, aunque su garantía expire antes de que se termine de reparar el producto. 
  • Trate de resolver el problema con el comerciante. Si no lo logra, escríbale al fabricante. En su garantía debería figurar el domicilio postal de la compañía. Envíe todas sus cartas por correo certificado con acuse de recibo y guarde copias (vea el modelo de carta en español y en inglés que se presenta a continuación). Antes de enviar una carta en español, pregunte si se la aceparán.
  • Si no logra resolver la situación con el vendedor o con el fabricante, establezca contacto con su oficina de protección del consumidor estatal o local para preguntar si pueden ayudarlo. 
  • Investigue los programas de resolución de disputas para tratar de solucionar informalmente un desacuerdo entre usted y la compañía. En su oficina local de protección del consumidor le pueden dar información sobre las organizaciones a contactar. También fíjese si en el texto de su garantía hay alguna cláusula que establezca que antes de recurrir a la corte usted tiene que someterse a los procedimientos de resolución de disputas. 
  • Considere recurrir a una corte de menor cuantía. Por lo general, si el monto de su disputa es inferior a $750 usted puede presentar una demanda ante una corte de menor cuantía. Los costos son relativamente bajos, los procedimientos son más simples, y usualmente no necesitará contratar un abogado. El secretario de la corte de menor cuantía le puede informar el procedimiento para presentar una demanda y los límites del monto en dólares aplicable en su estado de residencia. 
  • Si todas estas opciones fracasan, tal vez desee considerar la posibilidad de entablar una demanda legal. Usted puede iniciar una demanda por daños o cualquier otro tipo de resarcimiento concedido por la corte, incluyendo la recuperación de los costos legales. Un abogado puede asesorarlo sobre la forma de proceder.
     
Etiquetas: garantía, producto