Prestadores fraudulentos de día de pago en línea

Si usted necesita un préstamo de corto plazo, es posible que los anuncios de prestadores de día de pago que operan en internet le resulten tentadores. Pero antes que usted haga clic sobre un enlace electrónico, la Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés), la agencia nacional de protección del consumidor, tiene unas algunas palabras de prevención para decirle al respecto. 

Los prestamistas no siempre siguen las reglas

Recientemente, la FTC demandó a varios prestadores de día de pago que operan en internet por violar las leyes federales. La FTC alega que los prestadores mintieron sobre el costo de sus préstamos, les pidieron a los prestatarios que les permitieran extraer dinero automáticamente de sus cuentas bancarias, y amenazaron a los prestatarios con demandarlos o hacerlos arrestar por incumplimiento de pago. 

Veamos cómo se presume que se desarrolló esta estafa: Los prestadores de préstamos de día de pago que operan en internet les solicitaron a los prestatarios que les dieran información sobre sus respectivas cuentas bancarias para poder depositarles electrónicamente los fondos prestados y para extraer posteriormente de la cuenta el monto de repago. Los prestadores declararon que el monto de repago equivaldría a la suma tomada en préstamo más el monto de un cargo financiero pagadero por única vez, y que ese monto sería extraído en una fecha en particular. En lugar de eso, los prestadores efectuaron múltiples extracciones de las cuentas bancarias de los prestatarios y les impusieron un nuevo cargo financiero cada vez. ¿El resultado de esta treta? Los prestatarios terminaron pagando por sus préstamos una suma muy superior al costo declarado.

Un típico ejemplo para ilustrar este esquema: Una persona tomó prestados $300 con un cargo financiero pagadero por única vez establecido en $90. El prestatario supuso que repagaría el préstamo por medio de una única extracción de $390. Pero el prestador comenzó a efectuar una serie de extracciones automáticas, imponiendo un cargo financiero de $90 cada vez. Al momento de la última extracción, para repagar el préstamo el prestatario habría pagado $975 en lugar de $390.

Además de la falsa declaración alegada en lo que respecta a los términos del préstamo, los prestadores también actuaron como cobradores de deudas inescrupulosos que amenazaron falazmente a los prestatarios con demandarlos o hacerlos arrestar. 

Riesgos de compartir su información personal

Tenga cuidado cuando comparte su información personal. Aunque su visita a un sitio en línea de un prestador de día de pago resulte en un préstamo o no, simplemente entrar su información en el sitio puede resultar en un problema. La venta de información personal y financiera es un negocio grande. Las personas que compran su información pueden usarla para venderle productos y servicios, cobrar por productos y servicios que usted no compró o cobrar cantidades distintas a las que usted autorizó, o intentar robarle la identidad.

Aun si usted no hace clic en el botón de “someter” para completar la transacción, su información puede ser capturada mediante el registro de las pulsaciones de teclado (“keystroke logging”) – un programa que permite ver y guardar todo lo que usted entra en la aplicación.

Los agregadores de préstamos

Diferente a un prestamista directo que le presta dinero, un agregador de préstamo es un intermediario – una compañía que recopila su información personal y financiera en una aplicación de préstamo y que busca prestamistas que pueden ofrecerle un préstamo.

Los agregadores de préstamos, también llamados como generadores de contactos, pueden – y lo hacen – vender la información en las solicitudes de préstamo, y los potenciales prestatarios pueden ni saberlo. La aplicación puede pedirle su nombre, dirección, número de teléfono, fecha de nacimiento, número de Seguro Social, el número de su cuenta bancaria o de su tarjeta de crédito, ingreso annual, y más.

Cómo buscar un préstamo

Los préstamos de día de pago pueden ser caros; hay otros ofrecimientos de crédito que posiblemente tengan tasas y costos más bajos. Antes de decidirse a tomar un préstamo de día de pago ofrecido en internet, es importante que busque y compare las opciones disponibles. Al momento de comparar los ofrecimientos de crédito, verifique la reputación de los proveedores del crédito en internet o consultando otras fuentes. 

  1. Busque el ofrecimiento de crédito que tenga el costo más bajo. Antes de seleccionar un ofrecimiento de crédito, trate de averiguar cuál es la tasa anual efectiva y el cargo financiero (que entre otros costos incluye los cargos e intereses por el préstamo) de las diferentes opciones. Usted tiene que buscar la tasa anual efectiva más baja. Si está haciendo la búsqueda en internet y no puede encontrar la tasa anual efectiva y el cargo financiero, visite a los prestadores en persona. 
     
  2. Considere la posibilidad de tomar un préstamo de bajo monto en una cooperativa de crédito. Es posible que algunos bancos ofrezcan préstamos a corto plazo por pequeños montos a tasas competitivas. Del mismo modo, es posible que alguna organización comunitaria local ofrezca préstamos para pequeñas empresas. Otra posibilidad podría ser tomar un adelanto de dinero sobre una tarjeta de crédito, pero esta opción puede tener una tasa de interés más alta que otras fuentes de dinero: antes de decidirse averigüe los términos. 
     
  3. Si está teniendo problemas para cumplir con sus pagos, establezca contacto con sus acreedores o con el administrador de su préstamo lo antes posible, y pida que le concedan más tiempo. Si usted actúa de buena fe, es posible que varios acreedores o prestadores se mostrarán dispuestos a tratar de encontrar una solución. Tal vez le ofrezcan extenderle el plazo para el pago de sus facturas: Averigüe cuánto le cobrarán por ese servicio. Podrían aplicarle un cargo por atraso de pago, un cargo financiero adicional, o una tasa de interés más alta. 
     
  4. Haga un presupuesto realista, incluya sus gastos diarios y mensuales, y planifique, planifique y no deje de planificar. Trate de evitar las compras innecesarias: todo suma, hasta el costo de cosas tan insignificantes como esa tasa de café que se compra todos los días. Paralelamente, trate de ir juntando algunos ahorros: depositar de a poco ayuda bastante. Tener un plan de ahorro – aunque sea modesto – puede ayudarlo a evitar tener que tomar dinero prestado para afrontar una emergencia. Por ejemplo, ahorrarse durante seis meses el cargo de un préstamo de día de pago de $300 puede ayudarlo a tejer una red de seguridad para amortiguar el golpe de una emergencia monetaria. 
     
  5. Averigüe si tiene – o si su banco le ofrecería – una protección para sobregiros sobre su cuenta corriente. Si usted está usando con regularidad la mayoría o todos los fondos de su cuenta y se equivoca en el registro de las operaciones de su cuenta, la protección por sobregiros puede servirle para protegerse de otros problemas de crédito adicionales. Averigüe los términos de la protección para sobregiros disponible para usted – cuánto cuesta y qué cubre. Hay algunos bancos que ofrecen protección contra la denegación de operaciones por falta de fondos que puede servir para cubrir sobregiros o descubiertos individuales causados por la emisión de cheques o por extracciones electrónicas, pero por lo general, le aplicarán un cargo. Esta opción puede ser costosa, y tal vez no siempre tendrá garantizado que el banco vaya a pagar el sobregiro automáticamente. 

Anteriormente, este artículo se llamaba Prestadores fraudulentos de día de pago que operan en internet le sacan dinero de su cuenta bancaria una y otra vez.