Cómo elegir una escuela vocacional

Las escuelas vocacionales, también conocidas como escuelas de oficios o centros de formación profesional, y las escuelas por correspondencia pueden ser una estupenda manera de capacitarse para una variedad de trabajos. Pero no todas estas escuelas son dignas de confianza. Antes de matricularse, investigue la escuela en la que está interesado y también averigüe acerca de su programa de formación, su historial de inserción laboral para los graduados, y los cargos que le cobrarán.

¿Qué son las escuelas vocacionales y por correspondencia?

En las escuelas vocacionales y por correspondencia se imparten cursos de capacitación para estudiantes sobre una variedad de trabajos calificados, entre los que se incluyen cursos de oficios tales como técnico automotor, asistente médico, peluquero, diseñador de interiores, técnico electrónico, asistente legal y conductor de camión. En algunas de estas escuelas los estudiantes también reciben ayuda para identificar posibles empleadores y para buscar empleo.

Aunque muchas de estas escuelas son instituciones reputadas donde se enseñan las competencias necesarias para conseguir un buen empleo, es posible que otras escuelas no sean tan confiables. Puede que para incrementar la cantidad de inscritos — y sus ganancias — prometan más de lo que pueden cumplir.

Pueden desinformar o engañar a los potenciales estudiantes sobre:

  • El nivel de los salarios de determinadas actividades.
  • La disponibilidad de empleos.
  • El alcance de sus programas de formación o capacitación laboral.
  • Las calificaciones de sus instructores y profesores.
  • La naturaleza de sus instalaciones y equipamiento.
  • Sus conexiones con determinados negocios e industrias.

¿Una escuela vocacional es la opción correcta para usted?

Para decidir si una escuela vocacional o de formación profesional es la opción correcta para usted, considere si necesita capacitarse más para ese trabajo que desea conseguir. Es posible que pueda aprender las competencias o conocimientos necesarios en el trabajo. Fíjese en los anuncios de los puestos de trabajos que le interesan; luego llame a los empleadores para averiguar cuál es el tipo de capacitación y experiencia relevantes, y pregunte si recomiendan algún programa en particular.

¿Qué otras opciones tiene?

Analice sus alternativas, por ejemplo las instituciones o escuelas comunitarias de enseñanza terciaria. El costo de la matrícula puede ser más accesible que el de las escuelas privadas. Además, hay algunos negocios que ofrecen programas educativos a través de pasantías para aprendices o capacitación en el lugar de trabajo.

Compare también la información de otras escuelas para enterarse de cuáles son los requerimientos para graduarse y qué obtendrá cuando se gradúe. ¿Le entregarán un certificado en el área de su elección u obtendrá elegibilidad para una residencia clínica u otro tipo de pasantía? ¿Los créditos de licencia que obtenga en la escuela son transferibles?

Recuerde que una escuela no es una agencia de empleo. Ninguna escuela puede garantizarle que conseguirá un trabajo cuando se gradúe.

Antes de inscribirse

Antes de inscribirse en un programa, es conveniente que haga un poco de tarea. Su objetivo es estar seguro de que el programa donde se inscriba tenga buena reputación y sea confiable. Averigüe lo siguiente:

Cómo son las instalaciones

Averigüe todo lo posible sobre las instalaciones de la escuela. Visite la escuela y pida que le muestren las aulas de clase y los talleres. Consulte también sobre el tipo de equipamiento disponible — por ejemplo, computadoras y herramientas — que utilizan los estudiantes para el curso de capacitación. ¿El equipamiento que se usa en la escuela es el mismo que se usa en la industria o ámbito laboral específico? Llame a algunas compañías para averiguarlo.

Qué le provee la escuela

¿Debe comprar algunos materiales y herramientas? Si usted necesita ayuda porque tiene limitaciones con el idioma o por algún problema de aprendizaje, averigüe si la escuela puede ofrecérsela y cuánto cuesta.

Quiénes son los instructores

Verifique las calificaciones de los instructores y la cantidad de alumnos por clase. Vaya a una clase para observar si los estudiantes participan activamente y si el maestro o instructor es interesante. Hable con otros estudiantes sobre sus respectivas experiencias.

Cuál es la tasa de éxito del programa

Para hacerse una idea de la tasa de éxito del programa pregunte lo siguiente:

  • La tasa de graduación: ¿Qué porcentaje de los estudiantes terminó el programa? Una alta tasa de abandono podría indicar que a los estudiantes no les gusta el programa.
  • Inserción laboral: ¿Cuántos graduados encuentran empleos en la actividad de su elección? ¿Cuál es el salario inicial promedio?
  • Endeudamiento al momento de la graduación. ¿Cuántos de los graduados más recientes tomaron préstamos para estudiar en esa escuela, qué porcentaje está atrasado con el pago de esos préstamos?
  • Experiencias de los estudiantes: ¿Puede conseguir una lista de los últimos graduados para preguntarles sobre sus respectivas experiencias con la escuela?

Cuál es el costo total

¿Usted pagará por curso, por semestre o por programa? ¿Le cobrarán algún cargo si abandona o agrega una clase? Aparte de la matrícula, ¿cuánto tendrá que pagar por libros, equipamiento, uniformes, cargos por uso del laboratorio o cargos de graduación?

Si usted necesita ayuda monetaria, pregunte si la escuela provee asistencia financiera, y si así fuera, pregunte qué tipo de ayuda le ofrecen. El Departamento de Educación de EE.UU. administra varios de los principales programas de asistencia para estudiantes, ya sea como subsidios o becas, préstamos y programas de estudio en el lugar de trabajo. Aproximadamente dos tercios del total de la ayuda financiera para estudiantes proviene de estos programas. Consulte los detalles en studentaid.ed.gov (en inglés).

Si la escuela tiene licencia y si está acreditada

Pida los nombres y los números de teléfono de las organizaciones que le otorgaron la licencia y que acreditaron a la escuela en la cual está interesado, y verifique si la licencia y la acreditación de la escuela están vigentes.

Las licencias se formalizan a través de las agencias estatales. En varios estados, las escuelas vocacionales privadas obtienen sus licencias a través del Departamento de Educación estatal. Por otra parte, las escuelas de capacitación para conductores de camiones pueden obtener su licencia a través del Departamento de Transporte estatal. Pregunte en la escuela cuál es la agencia estatal a cargo del otorgamiento de su licencia.

La acreditación generalmente está a cargo de una agencia o asociación de educación privada que efectúa una evaluación de la escuela y que verifica si la institución cumple con determinados requerimientos de acreditación. Si el organismo de acreditación es prestigioso, la acreditación de la escuela puede ser un indicio importante para determinar que la escuela es capaz de ofrecerle la educación y la formación apropiadas. El consejero, director o los profesores de su escuela secundaria, o alguna otra persona que trabaje en el ámbito de su interés pueden decirle cuáles son las organizaciones de acreditación con estándares respetables.

También puede verificar en internet si una escuela está acreditada por una organización legítima. Dos fuentes confiables para verificarlo son:

También averigüe si las instituciones de enseñanza postsecundaria que dictan carreras de dos o cuatro años aceptan créditos de la escuela que está considerando. Si en las escuelas o instituciones terciarias de buena reputación le dicen que no aceptan créditos de esa escuela, puede que sea un indicio de la falta de prestigio de esa escuela vocacional.

Si hay muchas quejas contra la escuela

Establezca contacto con la oficina del Fiscal General (en inglés) de su estado de residencia y del estado correspondiente a la escuela y con el Departamento de Educación estatal para averiguar si registran quejas contra la escuela. Pero tenga presente que la falta de quejas no necesariamente significa que la escuela no presente problemas. Con frecuencia, los comercios o comerciantes inescrupulosos cambian de nombre y domicilio para ocultar sus historiales de quejas.

Revise el contrato

Antes de decidir si se inscribirá en un programa, lea atentamente los materiales, incluyendo el contrato. Fíjese si le conceden algunos días para cancelarlo, y si así fuera, pregunte qué tiene que hacer para cancelarlo. Si la escuela no le entrega los documentos para que usted pueda revisarlos tranquilamente, no se inscriba. Es improbable que un programa legítimo lo presione para que se inscriba.

Además, si las autoridades de la escuela le hacen alguna promesa verbal que no aparece en los materiales escritos del programa, considérelo como una luz roja de alerta. Si no le ponen las promesas por escrito, la escuela siempre podrá negar que las hizo.

Ayuda financiera y préstamos

Para pagar un programa de formación o capacitación vocacional, usted puede pedir ayuda monetaria a través del programa de asistencia financiera de la misma escuela. Si toma un préstamo para pagar sus estudios, lea bien el acuerdo de préstamo antes de firmar los papeles para estar seguro de comprender los términos de repago. ¿Quién es su prestador? ¿El gobierno federal, la escuela u otra entidad privada? Pregunte si puede solicitar un préstamo del gobierno federal que quizás le ofrezca términos más convenientes — infórmese en detalle en studentaid.gov (en inglés).

Infórmese sobre los siguientes puntos:

  • Cuánto dinero está tomando prestado y a qué tasa de interés.
  • Cuándo debe empezar a repagar el préstamo.
  • Cuál es el monto de cada cuota.
  • Durante cuánto tiempo tiene que pagar el préstamo.

Usted es responsable de pagar el préstamo tanto si completa como si no completa el curso de formación. Si usted no paga el préstamo, podría verse en serios problemas. Por ejemplo:

  • En el futuro tal vez no pueda obtener crédito para comprar una casa o un automóvil, o quizás no pueda sacar una tarjeta de crédito.
  • Si usted decide estudiar en otra escuela, es posible que no pueda obtener un subsidio o préstamo estudiantil.
  • Su empleador puede deducirle automáticamente de su salario los pagos que adeuda de su préstamo.
  • El IRS puede confiscarle sus rembolsos del impuesto federal.
  • Puede ser demandado por el dinero que adeuda.

Si tiene un problema, repórtelo

Si usted no está conforme con la calidad de la instrucción o la capacitación impartida en una escuela vocacional o por correspondencia, hable con los profesores o con la administración de la escuela. Si tiene algún problema relacionado con su contrato, intente resolverlo con la institución. Si no puede resolverlo, usted puede presentar una queja ante:

  • Las organizaciones que acreditan a la escuela.
  • La agencia estatal a cargo del otorgamiento de licencias, la junta de educación estatal y el Departamento de Educación estatal.
  • Si recibe asistencia financiera federal para pagar su programa de capacitación, presente una queja ante el Departamento de Educación de EE.UU. Para presentar una queja, vaya a ed.gov/misused (en inglés) o llame al 1-800-MIS-USED (1-800-647-8733).

También puede reportarle el problema a su Fiscal General estatal (en inglés) y a la FTC, en ftc.gov/queja.

Etiquetas: escuela, universidad