Riesgos de inversión

A veces, los promotores de inversiones alternativas y oportunidades para ganar dinero dan la impresión de que sus ofrecimientos no pueden fallar. La verdad es que cuánto más alto es el rendimiento potencial de la inversión, más alto es el riesgo. No haga negocios con quienes traten de convencerlo de lo contrario.

Los promotores deshonestos suelen referirse vagamente a la naturaleza de la inversión, y en cambio, se concentran en destacar la cantidad de dinero que usted ganará. Para cerrar el trato, citan estadísticas falsas, exageran el significado de un evento de actualidad, dicen que le garantizarán la inversión, o enfatizan la exclusividad de sus ofrecimientos. Y casi siempre lo apuran para que tome una decisión.

Para tomar una decisión sobre una inversión se necesita tiempo y una evaluación cuidadosa.

Antes de invertir

Tómese su tiempo.

Los estafadores oportunistas usan guiones de venta ideados para generar la impresión de que solamente quedan unas pocas acciones o unidades de participación societaria para una inversión de “éxito seguro”. Tratan de convencerlo de que se perderá una gran oportunidad si no les envía miles de dólares por un servicio de correo urgente o por medio de una transferencia de dinero. Pero si usted les envía el dinero, lo perderá. Estos estafadores insisten con las transferencias de dinero porque con este método de pago es casi imposible seguirle la pista al dinero o recuperarlo.

Investigue un poco.

Lo mejor es que pida una evaluación o una tasación independiente del activo, negocio o inversión específicos que esté considerando. La evaluación ofrecida por los promotores podría ser falsa. Hable con otras personas que ya le hayan comprado un activo o negocio al mismo promotor para que le cuenten sus respectivas experiencias, pero tenga cuidado porque algunos promotores deshonestos contratan “ganchos” — personas que mienten sobre los beneficios que obtuvieron con una inversión para convencerlo de que la compre. Discuta todas las ideas o planes de inversión con un contador, abogado u otro asesor conocido y confiable.

Sea escéptico.

Los estafadores oportunistas mienten. Su éxito depende de tener repuestas convincentes e inmediatas para todo.

No se deje engañar por las apariencias. Cualquier persona puede tramitar la incorporación de una entidad por unos pocos dólares. Los estafadores pueden producir materiales promocionales finamente elaborados, o pueden comprar un número telefónico de acceso gratuito.

Los vendedores deberían informarle el riesgo de las inversiones. Cuando un promotor actúa honestamente y le suministra los datos informativos sobre el riesgo de la inversión tiene que decirle que usted podría perder todo lo que invierta. Sospeche especialmente de los argumentos de venta que le restan importancia al riesgo o que dicen que la información escrita sobre el riesgo de la inversión es una mera formalidad de rutina requerida por el gobierno. Posteriormente, cuando usted trate de recuperar el dinero perdido, los promotores deshonestos podrían usar esa misma información de riesgo en su contra.

Averigüe con quién está tratando.

¿Puede encontrar información publicada sobre la compañía en la que está invirtiendo su dinero, o alguien de su confianza ha escuchado algo sobre esa compañía?  Haga una búsqueda en internet ingresando el nombre de la compañía junto con palabras tales como comentario, estafa o queja. Lea unas cuantas páginas de los resultados de su búsqueda.

Es conveniente averiguar los antecedentes de la compañía en las agencias de seguridad correspondientes al domicilio de los promotores, pero tenga presente que tal vez sea demasiado pronto para que las víctimas de la compañía se hayan dado cuenta de que fueron defraudadas o quizás no haya pasado suficiente tiempo que se registren quejas. Los promotores deshonestos suelen operar una estafa particular por un breve período de tiempo y tienden a desaparecer antes de que los detecten. A menudo, vuelven a operar bajo otro nombre para vender otra estafa de inversión. Además, podrían darle un nombre falso o mentirle acerca de sus antecedentes comerciales, o incluso podrían llegar a pagarles a algunas personas para que actúen como supuestas “referencias”.

Pregunte si hay un registro de antecedentes de la inversión.

Para que usted muerda el anzuelo, los estafadores oportunistas suelen usar noticias de actualidad referidas al éxito de compañías legítimas diciendo que la “oportunidad” que le están ofreciendo es similar a esa “novedosa” máquina de fabricar dinero. Lamentablemente, las historias de éxito de otras compañías de esa rama de actividad son irrelevantes para usted. Consiga el historial de la compañía en la cual está pensando en invertir y los antecedentes de los promotores.

Averigüe los detalles.

Las compañías legítimas siempre dan cuenta del dinero de sus inversores. Pida que le entreguen un comprobante escrito donde se detalle qué cantidad de su dinero se destinará realmente a la inversión y cuánto dinero se destinará a las comisiones, a las ganancias de los promotores y a los costos de marketing. Si la mayor parte de su dinero se usará para cubrir los gastos y costos, usted dispondrá de una cantidad mucho menor para su inversión y por ende un menor rendimiento.

¿Está considerando invertir en valores o acciones? Visite investor.gov (en inglés) para leer algunas recomendaciones, y verifique la legitimidad de cualquier oportunidad de inversión ante su agencia estatal de valores y acciones (en inglés).

Esquemas comunes de inversión y de oportunidades lucrativas

Hay muchos esquemas lucrativos diferentes dando vueltas. Si está considerando una inversión, lo mejor es que se informe de todos los peligros posibles. La FTC posee más información sobre:

  • Planes de comercialización multiniveles. Algunos planes de comercialización multiniveles son esquemas piramidales que son ilegales y riesgosos. Aprenda a determinar la diferencia. 
  • Oportunidades de negocio. Antes de firmar en la línea de puntos o de enviar dinero para comprar una oportunidad de negocio, infórmese sobre la Regla de Oportunidades de Negocio y las obligaciones establecidas para los vendedores.
  • Seminarios de inversiones y oportunidades de negocio. Las promesas de ganar dinero rápida y fácilmente pueden ser poderosamente atractivas, pero usted podría descubrir que los productos y la información que se venden en estos seminarios son inservibles.
  • Puesta en marcha de negocios en internet. Iniciar un negocio en internet puede parecer un sueño, pero los ofrecimientos de oportunidades en internet tienen pocos detalles y mucha presión.
  • Inversiones en oro. Algunos promotores de inversiones en oro no cumplen sus promesas, y puede que presionen a la gente para hacer inversiones desacertadas.
  • Monedas de colección. Para invertir en monedas de colección hay que investigar. Aprenda sobre las monedas, los tasadores y los vendedores.
  • Inversiones en lingotes, barras y monedas de metales preciosos. A veces, los vendedores deshonestos hacen declaraciones falsas sobre el contenido, rareza o valor de los lingotes, barras y monedas de metales preciosos que venden. Si desea invertir en lingotes y barras o en monedas de metales preciosos, la mejor forma de hacer una diferencia es saber por adelantado qué es lo que tiene que preguntar.
  • Estafas con subsidios del gobierno. Los ofrecimientos de subsidios de “dinero a cambio de nada” suelen ser estafas.
  • Firmas de promoción de inventos. Los promotores deshonestos efectúan declaraciones exageradas sobre el mercado potencial de comercialización de un invento para venderle costosos servicios.