¿Los anuncios de carros le están dando vueltas a su cabeza?

Ya sea que esté por comprar un carro o adquirirlo en la modalidad leasing, salir a comprar un carro puede ser una tarea divertida y emocionante. Pero abrirse paso entre los anuncios y las promociones ofrecidas por los concesionarios de carros también puede ser una tarea estresante. Algunos concesionarios anuncian precios inusualmente bajos, pagos iniciales bajos o nulos, préstamos sin interés o con tasas de interés bajas, o cuotas mensuales de pocos dólares. Otros prometen altas deducciones por el canje de su vehículo, opciones gratis o de bajo costo, o rebajas. Y si está buscando hacer un leasing por un vehículo, los anuncios que promocionan pagos muy bajos  – o de monto cero – al momento de la firma pueden ser especialmente atractivos.

Pero la Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés) la agencia nacional de protección del consumidor, dice que tenga cuidado: No todos los concesionarios cumplen las reglas del juego. Los detalles sobre las ofertas y las promociones especiales pueden estar sepultados en la letra chica, a varios clics de distancia de las declaraciones publicadas en internet, puede que no se informen en absoluto, o tal vez no se revelen hasta que usted vaya al salón de ventas o a la oficina de financiación. Pero la ley establece que cuando un concesionario anuncia descuentos, precios o cuotas de pago especiales, debe explicar claramente en sus anuncios los detalles de los ofrecimientos y los requisitos que tiene que cumplir el comprador para poder acceder a ellos.

Para encontrar el trato más conveniente, busque y compare ofrecimientos de diferentes concesionarios y de distintas fuentes de financiación como bancos o cooperativas de crédito.  Haga las preguntas correctas, y antes de firmar en la línea de puntos, asegúrese de que le pongan por escrito todas las promesas y todos los términos.

Anuncios engañosos de carros

A continuación se listan algunas declaraciones publicitarias que podrían ser engañosas – y los motivos:

Los vehículos están disponibles a un precio bajo específico o con un descuento específico

Lo que puede faltar: El bajo precio se aplica después de hacer un pago inicial, que suele ser de miles de dólares, más otros cargos, como impuestos, cargos de certificación y documentos, sobre el crédito aprobado. Otros ganchos promocionales: El descuento sólo se aplica a un modelo de alto precio y completamente equipado; o el precio reducido o descuento que se ofrece podría depender de los requisitos aplicables al comprador, por ejemplo, que el comprador sea un reciente graduado universitario o que tenga una cuenta en un banco en particular.

“Sólo $99 por mes"

Lo que puede faltar: Las cuotas anunciadas son pagos "gancho" por un tiempo limitado. Las cuotas del resto del préstamo son mucho más altas. Una variación de este gancho: Al final del término de su préstamo, tendrá que abonar un pago global – que suele ser de miles de dólares.

Préstamos con tasa cero o bajo interés

Lo que puede faltar: La baja tasa porcentual anual (APR, en inglés) anunciada puede aplicarse solamente a los préstamos de hasta cierta cantidad de dinero -- que puede ser muy inferior al precio de compra del vehículo. Para financiar montos más elevados usted pagará una tasa porcentual anual más alta. Una variación de este gancho: Es posible que el interés aplicable no se declare en términos de tasa porcentual anual o "APR", lo cual significa que la tasa publicada en el anuncio tal vez no refleje el costo de financiación "anual" real, y podría excluir ciertos costos que deben incluirse en la APR.

“$0 a la firma del leasing”

Lo que puede faltar: En la letra chica se indica que al momento de la firma del leasing habrá que pagar cargos adicionales, que en ocasiones ascienden a varios miles de dólares.

¡Se ganó un premio!

Lo que puede faltar: El premio. Es simplemente una táctica para conseguir que usted vaya al salón de ventas.

Preguntas sobre descuentos, bajos precios y ofertas especiales

Para encontrar el trato más conveniente para usted, haga las preguntas correctas. Las respuestas a estas preguntas lo deberían ayudar a determinar si las promociones especiales tienen un valor genuino – o si simplemente son una cortina de humo.    

  • ¿Tiene que pagar montos considerables – por ejemplo, un pago inicial o impuestos – que no están incluidos en el bajo precio publicado en el anuncio?   
  • ¿El descuento anunciado se aplica solamente a ciertos modelos del vehículo? ¿El descuento está disponible si usted encarga un carro en lugar de comprar uno en stock?
  • ¿Tiene que cumplir ciertos requisitos para conseguir el descuento, el precio bajo o los términos de crédito publicados en el anuncio?

 Para conseguir la baja tasa de financiación anunciada:

  • ¿Tiene que repagar el préstamo en un corto período de tiempo, digamos en 36 meses?
  • ¿El préstamo tiene que ser por cierto monto?  Si así fuera, ¿cuáles son los términos de financiación aplicables a los préstamos por montos más altos?
  • ¿Tiene que comprar mercadería especial, como una garantía extendida, un contrato de servicio o un tratamiento anticorrosivo?
  • ¿Le cobrarán un precio más alto por el vehículo?  Tal vez podría conseguir un precio más bajo si paga en efectivo o si obtiene su propia financiación en un banco o cooperativa de crédito.¿Los bajos pagos mensuales se aplican a todo el término del préstamo?  ¿O aumentarán después de transcurridos unos pocos meses?  ¿Tendrá que abonar un pago global — posiblemente de miles de dólares — al final del préstamo?

Si en el anuncio se dice que no tiene que pagar nada a la firma del leasing, ¿aún así tendrá que pagar algo antes de salir conduciendo el vehículo– por ejemplo, cargos, impuestos, un depósito en garantía, o la primera cuota mensual? 

¿La promoción de premios del concesionario implica que se ganó algo importante? ¿Qué es? 

Antes de firmar

Una vez que haya decidido cuál es el concesionario que le ofrece el carro que usted quiere, asegúrese de que todos los términos, particularmente el precio  — y la financiación si tramitó el crédito a través del concesionario — sean los mismos que aceptó. Y si hace un leasing con el concesionario, fíjese que los términos del contrato sean los mismos que negoció. Lea atentamente los documentos que le entreguen, especialmente el contrato de crédito o de leasing. Asegúrese de comprender los términos antes de firmar el contrato. Si no está escrito lo que usted negoció, haga preguntas. No firme y no se retire de la concesionaria con un nuevo vehículo hasta que los todos los términos que negoció con el concesionario estén escritos en el contrato y hasta que tenga en claro cuáles son su obligaciones, incluyendo todos sus pagos.   

Para más información, lea Comprar y mantener un carro.