Estafas con subsidios del gobierno

“¡Como usted cumple puntualmente con el pago de sus impuestos sobre la renta, se le ha otorgado un subsidio gratuito del gobierno de $12,500! ¡Para cobrar su subsidio, solamente tiene que darnos los datos de su cuenta corriente bancaria y le depositaremos directamente el monto del subsidio en su cuenta!”

A veces, es un anuncio que dice que usted reúne los requisitos para recibir un “subsidio gratuito” para pagar los gastos de educación, las reparaciones de su vivienda, los gastos de un negocio operado desde su casa o las facturas pendientes de pago. Otras veces, recibe una llamada de alguien que supuestamente lo está llamado de parte de una agencia del “gobierno” o de alguna otra organización con un nombre que parece oficial. En cualquiera de los casos, el contenido del anuncio o llamada es el mismo: le garantizan la aceptación de su solicitud de subsidio, y usted nunca tendrá que devolver ese dinero.

Pero la Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés), la agencia nacional de protección del consumidor, dice que usualmente, los ofrecimientos de subsidios de “dinero gratuito” son estafas, tanto si los ve publicados en un periódico local o en una revista de distribución nacional, como si se entera por teléfono.

Algunos estafadores oportunistas publican anuncios de “subsidios gratis” en la sección de clasificados, invitando a los lectores a obtener más información llamando a una línea gratuita. Hay otros más audaces que directamente llaman como caídos del cielo. Todos ellos mienten sobre el verdadero origen de la llamada, o intentan hacerle creer que llaman de parte de una entidad legítima con un nombre que parece oficial, por ejemplo, “Administración Federal de Subsidios”. Podrían hacerle algunas preguntas básicas paras determinar si usted es “elegible” para recibir el subsidio. Los abogados de la FTC dicen que invariablemente, estas llamadas e invitaciones para recibir dinero gratis son estafas.

En general, los estafadores que ofrecen subsidios usan el mismo argumento: primero lo felicitan por su elegibilidad para el subsidio, luego le solicitan la información de su cuenta corriente bancaria para poder “depositarle el monto de su subsidio directamente en su cuenta” o para cubrir un “cargo único de procesamiento”. Hasta es posible que le digan que si no está conforme le rembolsarán el monto de ese cargo. La verdad es que usted nunca cobrará el subsidio prometido y los estafadores desaparecerán con su dinero

La FTC dice que los consumidores pueden evitar perder dinero con estas estafas de “subsidios del gobierno” siguiendo algunas reglas básicas:

  • No le dé la información de su cuenta bancaria a un desconocido. Los estafadores presionan a las personas para que les den la información de sus cuentas bancarias para poder robarles dinero de sus cuentas. Proteja siempre la confidencialidad de la información de su cuenta bancaria. No la comparta con nadie a menos que conozca a la compañía y sepa para qué la necesitan.
  • No pague ni un dólar para conseguir un subsidio “gratuito” del gobierno. Si para cobrar un subsidio “gratuito” del gobierno tiene que pagar, entonces no es gratis. Una agencia del gobierno auténtica no le pedirá que pague un cargo de procesamiento para tramitar un subsidio otorgado — ni que pague a cambio de una lista de instituciones que tramitan subsidios. Puede consultar los nombres de las agencias y fundaciones que otorgan subsidios gratuitamente en una biblioteca pública o en internet. El único punto de acceso oficial a todas las agencias federales que otorgan subsidios es www.grants.gov.
  • Lo que suena parecido pero no es lo mismo que lo verdadero. Que alguien le diga que lo está llamando de parte de la “Administración de Subsidios Federales” no significa que sea cierto. No existe ninguna agencia del gobierno con ese nombre. Tómese unos minutos para revisar la sección de páginas azules de su guía telefónica para confirmar — o no — su corazonada.
  • Los números de teléfono pueden ser engañosos. Algunos estafadores oportunistas usan tecnología basada en internet para distorsionar el código de área que aparece en los sistemas de identificación de llamadas. Aunque a usted le parezca que lo están llamando de Washington, DC, lo podrían estar llamando desde cualquier otra parte del mundo.
  • Tome el control de las llamadas que recibe. Si desea reducir la cantidad de llamadas de telemercadeo que recibe, inscriba su número de teléfono en el Registro Nacional No Llame. Para registrarse en internet, visite donotcall.gov. Para registrarse por teléfono llame al 1-888-382-1222 (TTY: 1-866-290-4236) desde el número de teléfono que desea registrar.
  • Presente una queja ante la FTC. Si sospecha que podría ser una víctima de una estafa con subsidios del gobierno, presente una queja ante la FTC en internet, o llame a la línea gratuita 1-877-FTC-HELP (1-877-382-4357); TTY: 1-866-653-4261).

Anteriormente, este artículo estaba disponible en inglés bajo el título Free Government Grants: Don't Take Them For Grant-ed.