10 maneras de evitar el fraude

En Estados Unidos y en el mundo entero, los estafadores oportunistas defraudan a millones de personas por año. Estos individuos inescrupulosos usan el teléfono, email, correo postal e internet para engañarlo y conseguir que usted les envíe dinero o les dé información personal.

Veamos 10 cosas que puede hacer — o no hacer — para evitar caer en una estafa.

Lo que hay que hacer

Sepa con quien está tratando.

Trate de averiguar el domicilio físico (no sólo un P.O. Box) y el número de teléfono del vendedor. Con los nuevos servicios de telefonía en internet y otras tecnologías basadas en la red, es muy difícil determinar el lugar desde el cual lo están llamando. Haga una búsqueda en internet y fíjese si encuentra comentarios negativos de otros compradores sobre la compañía y su sitio web. Si encuentra comentarios negativos, tendrá que decidir si vale la pena asumir el riesgo. Después de todo, solo será un buen negocio si realmente recibe el producto y si el producto funciona como le prometieron.

Sepa que transferir dinero es lo mismo que enviar dinero en efectivo.

Con frecuencia, los estafadores oportunistas insisten para que las personas les transfieran dinero, especialmente hacia el exterior del país, porque resulta casi imposible revertir la transacción o hacer un seguimiento del dinero. No le transfiera dinero a extraños, ni a los vendedores que le insistan para que pague por medio de una transferencia de dinero, ni tampoco a ninguna persona que se presente como un familiar o amigo que le diga que está atravesando una emergencia y que desea mantener su pedido en secreto.

Lea sus resúmenes de cuenta mensuales.

Los estafadores roban datos de las cuentas y luego gastan o cometen delitos utilizando el nombre de sus víctimas. Los comerciantes deshonestos le facturan “cargos de membresía” mensuales y otros bienes o servicios que usted no autorizó. Si detecta cargos que usted no reconoce o no autorizó, comuníquese inmediatamente con su banco, con el emisor de su tarjeta, u otro otorgante de crédito.

Después de un desastre, done dinero únicamente a organizaciones de caridad bien establecidas.

Después de un desastre o catástrofe natural, haga sus donaciones a organizaciones de caridad establecidas en lugar de colaborar con una organización que surge de la noche a la mañana. Es probable que las entidades de caridad que aparecen súbitamente no tengan la infraestructura necesaria para hacer llegar la ayuda a las áreas o personas afectadas, y podrían estar recolectando dinero para financiar actividades ilegales. Para más recomendaciones sobre donaciones, vea  Estafas de caridad.

Hable con su médico antes de comprar productos o tratamientos para la salud.

Averigüe si la supuesta efectividad del producto está respaldada por la investigación correspondiente — y pregunte si existen posibles riesgos o efectos colaterales. Además, compre medicinas recetadas únicamente en farmacias de Estados Unidos que hayan obtenido la debida licencia. De lo contrario, podría terminar comprando productos falsos, vencidos o etiquetados incorrectamente – en pocas palabras, productos potencialmente peligrosos para su salud. Aprenda más sobre cómo comprar productos para la salud en internet.

Tenga presente que cuando se invierte no hay nada totalmente seguro.

Si alguien lo contacta para ofrecerle oportunidades de inversión de bajo riesgo y alta rentabilidad, manténgase alejado. Cuando escuche argumentos de promotores que le insisten para que actúe inmediatamente, o que le garantizan grandes ganancias, le prometen un riesgo financiero bajo o riesgo cero, o le exigen el envío inmediato de dinero, repórtelos a ftc.gov/español.

Lo que no hay que hacer

No le envíe dinero a un desconocido.

En la categoría de desconocidos se incluye tanto un vendedor que opera en internet del que nunca oyó ninguna referencia – como también un enamorado “virtual” a quien no conoce personalmente y que le pide dinero. Lo mejor es operar con sitios conocidos y confiables. Si compra artículos a través de una subasta en internet, considere usar una opción de pago que le ofrezca protección, como por ejemplo una tarjeta de crédito.

Si cree que encontró la gran oportunidad, pero la compañía no le resulta familiar, verifique su reputación. Escriba el nombre de la compañía o del producto en su buscador favorito de internet agregando palabras como “comentarios”, “queja” o “estafa”. Observe los resultados que aparecen – tanto en la primera página como también en las subsiguientes.

Nunca pague cargos por adelantado a cambio de la promesa de una futura gran recompensa — ya sea un préstamo, un trabajo, un subsidio o un supuesto premio.

Niéguese si le piden que depositeun cheque y luego haga una transferencia para devolver el dinero.

Por ley, los bancos deben poner a disposición los fondos de los cheques depositados en un par de días, pero descubrir un cheque falso puede llevar semanas. Usted es responsable de los cheques que deposita: Si deposita un cheque que resulta ser falso, usted es responsable de cubrir ese monto y se lo tiene que pagar al banco. Sin importar lo convincente que pueda parecer la historia que le cuente, alguien que le paga de más con un cheque es indudablemente un estafador.

No responda mensajes que le pidan información personal o financiera.

Esto se aplica a los mensajes que llegan por correo electrónico, por teléfono, mensajes de texto o en un anuncio. No haga clic sobre los enlaces de los mensajes electrónicos ni tampoco llame a los números de teléfono incluidos en el mensaje. Esto se llama phishing. Los delincuentes que se esconden detrás de estos mensajes están tratando de engañarlo para lograr que usted les revele información delicada. Si recibió algún mensaje de este tipo que le plantea alguna duda respecto del estatus de su cuenta, llame al número de teléfono que figura al dorso de su tarjeta de crédito o débito – o en su resumen de cuenta – y verifique la información.

No juegue a una lotería extranjera.

Participar en una lotería extranjera es ilegal. Es fácil caer en la tentación cuando recibe mensajes que alardean atractivas probabilidades de ganar un premio en una lotería extranjera, o cuando los mensajes le dicen que ya ganó. Inevitablemente, para poder cobrar su premio le pedirán que pague “impuestos”, “cargos” o “aranceles aduaneros”. Si para obtener su premio tiene que pagar, entonces no se ganó nada. Y si envía dinero, lo perderá. Tampoco le devolverán nada, a pesar de todo lo que le prometan o garanticen.

Reporte las estafas

Si piensa que es posible que lo hayan estafado:

Si recibe ofrecimientos no solicitados por correo electrónico o mensajes spam, envíelos a spam@uce.gov.

Si recibe por correo postal algo que parece ser un material de una lotería de un país extranjero, entrégueselo al jefe de correos de su oficina postal local.