Cómo climatizar su casa gastando menos

¿Cuándo piensa en el sistema de calefacción y refrigeración de su casa, usted piensa en términos de dinero y uso eficiente de la energía? Cuanto más eficiente son sus sistemas de calefacción y refrigeración, menos dinero cuesta su funcionamiento. Esto significa que sus facturas de energía pueden ser más bajas. Además, el uso eficiente de la energía es algo bueno para el medioambiente.

Antes de invertir en un sistema nuevo, pregunte sobre la etiqueta EnergyGuide — esta etiqueta le permite saber el nivel de eficiencia energética de un modelo en comparación con otros sistemas similares. Los productos que cumplen con cierto criterio de eficiencia de consumo de energía vienen con el logotipo de Energy Star. Si quiere aumentar el nivel de eficiencia del sistema de su casa pero no está pensando en remplazarlo, considere hacer una evaluación de energía profesional o por su cuenta. Esta evaluación puede indicarle algunos arreglos específicos – por ejemplo, sellar pérdidas de aire o reforzar el material de aislamiento – y podría ayudarlo a ahorrar dinero y mejorar la eficiencia en términos de consumo de energía.

Piense en "eficiencia"

De acuerdo a los datos del Departamento de Energía de EE.UU. (DOE), más de la mitad de la energía que se consume en una casa de familia se usa para la calefacción y la refrigeración. Cuando esté por comprar nuevos sistemas de calefacción y refrigeración usted tiene que considerar muchas cosas: las opciones más recientes, el precio, cuánta energía consumen, y el costo de operarlos.

Si escoge el equipo más eficiente y que mejor se ajusta a sus necesidades, usted puede gastar menos dinero para calentar y enfriar su casa. Además, es bueno para el medioambiente; el uso eficiente de la energía puede reducir la contaminación del aire y ayuda a conservar los recursos naturales.

Cómo averiguar el nivel de eficiencia de un sistema:

Cuando ya sepa cuáles son los sistemas adecuados para su casa, puede usar algunas herramientas que le servirán para averiguar el nivel de eficiencia energética de los modelos específicos:

  • La etiqueta EnergyGuide. Todos los vendedores de sistemas de calefacción y refrigeración — aire acondicionados centrales, calderas, calentadores, y bombas de calor – le deben informar en el punto de venta cuánta energía consume un producto, y también cuánto consumen en comparación a modelos similares. Los fabricantes suministran esa información por medio de la etiqueta EnergyGuide del producto. Pero dependiendo de cómo lo compre el producto, tal vez no vea la etiqueta, en esos casos la información podría estar en un sitio web, una hoja informativa, un folleto o en una guía. Si no ve la información, pídala. La Regla de Etiquetado de Aparatos Electrodomésticos, ejecutada por la FTC, establece que se tiene que colocar la etiqueta EnergyGuide. Para más información, lea ¿Está por comprar aparatos electrodomésticos? Use la etiqueta EnergyGuide.
  • El logotipo de Energy Star. Cuando un producto tiene este logotipo significa que cumple con cierto criterio de uso eficiente de la energía establecido por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y por el DOE. Aprenda más sobre el tema y busque productos específicos en energystar.gov.

¿De qué otras maneras se puede ahorrar energía?

Ser un consumidor de energía astuto significa obtener el mejor rendimiento de la energía que consume. Usted puede:

Hacer una evaluación de energía en su casa.

Esta evaluación le permitirá saber el nivel de eficiencia de sus sistemas de calefacción y refrigeración y en qué lugar de su casa está desperdiciando energía — por ejemplo, por fugas de aire, o en áticos o conductos con bajo nivel de aislamiento. Puede que su compañía de energía ofrezca evaluaciones gratis o de bajo costo, o tal vez puedan recomendarle una compañía u organización local para que la haga. Pida recomendaciones en la oficina de energía del gobierno estatal o local o en la oficina de climatización, o visite energysavers.gov (en inglés) para encontrar otras fuentes de información.

  • Una evaluación profesional realizada con equipamiento especial, como aparatos de presión de aire y cámaras infrarrojas podría costarle cientos de dólares. Antes de escoger una compañía, asegúrese de buscar varias referencias, y verifique la reputación de la compañía ante su agencia local de protección del consumidor. Controle que el auditor use un aparato de presión de aire para verificar las fugas y que efectúe inspecciones con un termógrafo, o que contrate a alguna otra compañía para que lo haga. En su evaluación le deberían incluir las recomendaciones específicas que se pueden implementar.
  • Otra opción puede ser que usted haga la evaluación por su cuenta. Para más información sobre autoevaluaciones, visite el sitio de la Oficina de Eficiencia Energética y Energía Renovable del DOE, o use la herramienta disponible en hes.lbl.gov.

Selle las fugas de aire e instale material aislante:

  • Selle las fugas de aire que detecte alrededor de las puertas y ventanas y en las aberturas de entrada de los conductos y cables. Revise el enmasillado y los burletes para controlar que no haya espacios de separación o rajaduras.
  • Revise los conductos para ver si tienen agujeros o espacios de separación en las junturas por donde pueda fugarse el aire. Usted puede sellar algunas fugas con masilla selladora o cinta metálica (no use cinta para conductos). Puede ser una buena inversión contratar a un profesional para que repare los conductos con fugas.
  • Refuerce el aislamiento de los sistemas a los niveles recomendados por el DOE en los lugares donde la evaluación demuestre que es necesario hacerlo.

Si su casa tiene ventanas muy viejas o ineficientes, piense en cambiarlas.

Fíjese en los planes especiales para el uso eficiente de la energía.

Pregunte en su compañía de energía local o al vendedor de los sistemas acerca de rebajas en efectivo, préstamos con bajos intereses u otros incentivos para comprar productos que ayudan a bajar el consumo de energía, y cómo puede solicitarlos. Puede averiguar más sobre créditos impositivos e incentivos en energy.gov/savings.

Fíjese también en los pequeños detalles.

Los pequeños ahorros pueden sumar bastante dinero. Otras ideas para ahorrar energía:

  • Baje su termostato en invierno y súbalo en verano antes de irse a la cama o antes de salir de su casa por el día, o instale un termostato programable que lo haga automáticamente.
  • Revise los filtros de las calderas por presión de aire, bombas de calor, o aparatos de aire acondicionado de acuerdo a las recomendaciones del fabricante para ver si es necesario limpiarlos o cambiarlos, y controle que los respiraderos del hogar a leña estén cerrados mientras no encienda el fuego.
  • Considere inscribirse en un programa de facturación presupuestada, si su compañía de servicio de energía se lo ofrece. Aunque en verdad no pagará menos, los planes de facturación presupuestadas dividen el costo de la energía a lo largo de todo el año, lo que le permite protegerse de los picos de consumo de temporada. Si depende de ingresos fijos o tiene problemas para pagar sus facturas de energía, comuníquese con su compañía de servicio de energía. Tal vez tengan algún plan de ayuda para ofrecerle.

Si su sistema de calefacción funciona a petróleo, considere la posibilidad de buscar opciones y compararlas para estar seguro de conseguir un buen precio. Antes de firmar un contrato, averigüe la reputación de la compañía y la calidad de su servicio. Si vive en un área donde tiene la posibilidad de escoger a su proveedor de servicio de gas natural, busque y compare para encontrar un buen precio de gas.

Use la cabeza para evaluar los productos y servicios para "ahorrar energía”.

Sea escéptico con los aparatos y productos que prometen reducciones drásticas del costo de energía o importantes ahorros para enfriar su casa. Verifique lo que le digan sobre el producto consultando una fuente independiente y confiable. Resístase a las ventas domiciliarias de alta presión de calderas, ventanas y otros productos para hacer mejoras en su casa. Para más información sobre cómo encontrar un contratista honesto y con licencia, lea Hogar, dulce… remodelación del hogar. Recuerde que la La Regla de Período de Reflexión le concede tres días hábiles para cancelar un contrato si lo firma en su casa o en otro lugar que no sea el domicilio comercial permanente del contratista.

Dónde encontrar más información

Para aprender más sobre ahorros de energía en su casa, visite:

También le podría interesar