Proteja su red inalámbrica

Las redes hogareñas de hoy en día pueden incluir una amplia variedad de aparatos inalámbricos, desde computadoras y teléfonos hasta cámaras IP, televisiones inteligentes y otros aparatos conectados. Hay algunos pasos básicos que puede seguir que lo ayudarán a proteger sus aparatos y su información para evitar dificultades.

Comprenda cómo funciona una red inalámbrica

Por lo general, para establecer una red inalámbrica hay que conectarse a un “punto de acceso” a internet – como por ejemplo a un cable o módem DSL – que a su vez está conectado a un enrutador inalámbrico que envía una señal a través del aire a una distancia que puede alcanzar hasta varios cientos de pies. Cualquier aparato que esté dentro del rango del enrutador puede captar la señal que emite al aire y acceder a internet.

Cualquiera persona que se encuentre dentro del rango de emisión puede usar su red, a menos que usted tome ciertas precauciones. Eso significa que sus vecinos  – o cualquier pirata informático que esté cerca – podría “subirse a caballo” de su red o acceder a la información almacenada en su aparato. Si una persona no autorizada usa su red para cometer un delito o para enviar spam, la actividad se podría rastrear hacia su cuenta.

Use codificación en su red inalámbrica

Una vez que haya instalado su red inalámbrica debería codificar la información que envía a través de esa red para que los atacantes que estén dentro de su alcance no puedan espiar estas comunicaciones. El sistema de codificación cifra la información que usted envía por internet convirtiéndola en un código para evitar que otras personas puedan acceder a sus datos. La forma más efectiva de proteger su red contra los intrusos es usar codificación.

Hay dos tipos de codificación disponibles para este propósito. La codificación WPA (Wi-Fi Protected Access) y la codificación WEP (Wired Equivalent Privacy). Su computadora, su enrutador y demás equipos deben usar el mismo tipo de codificación. La codificación WPA2 es la que ofrece mayor nivel de seguridad, si tiene opción, use este sistema ya que puede proteger su red contra la mayoría de los piratas informáticos. Hay algunos enrutadores más antiguos que solo usan el sistema de codificación WEP que probablemente no le ofrezca protección contra algunos de los programas piratas más comunes. Considere comprar un enrutador nuevo con capacidad WPA2.

Los enrutadores inalámbricos suelen venir con la función de codificación desactivada. Usted debe activarla. En el manual de instrucciones de su enrutador debería encontrar la explicación para activarla. Si no encuentra la explicación, visite el sitio web de la compañía.

Limite el acceso a su red

Habilite únicamente aparatos específicos para acceder a su red. Cada uno de los aparatos habilitados para comunicarse con una red tiene asignado un único domicilio de control de acceso multimedia o MAC. Habitualmente, los enrutadores inalámbricos tienen un mecanismo que solo habilita el acceso a la red a aquellos aparatos que tienen asignado un MAC particular. Algunos piratas informáticos han imitado domicilios MAC, así que no se confíe solamente en este paso.

Proteja su enrutador

También es importante que proteja su red contra los ataques que se producen en internet tomando medidas de seguridad para su enrutador. Su enrutador encamina el tráfico entre su red local e internet. De modo que es su primera línea de defensa contra este tipo de ataques. Si usted no sigue los pasos necesarios para proteger su enrutador, los extraños podrían acceder a la información personal o financiera delicada que está almacenada en su aparato. Los extraños también podrían tomar el control de su enrutador para dirigirlo hacia sitios fraudulentos.

Cambie el nombre predeterminado de su enrutador. Es probable que el nombre de su enrutador (a menudo llamado SSID o service set identifier) sea un nombre estándar y predeterminado que fue asignado por el fabricante. Cambie el nombre por otro que solo usted conozca.

Cambie la o las contraseñas preestablecidas. Es probable que el fabricante de su enrutador inalámbrico le haya asignado una contraseña estándar predeterminada para permitirle instalar y operar el enrutador como su “administrador”. Los piratas informáticos conocen esas contraseñas predeterminadas, de modo que debe cambiarla por una que solo usted conozca. Lo mismo se aplica a cualquier otra contraseña de “usuario” predeterminada. Use una contraseña extensa y compleja – piense que por lo menos debería tener una combinación de números, símbolos y letras minúsculas y mayúsculas de 12 caracteres. Visite el sitio web de la compañía para aprender cómo cambiar la contraseña.

Desactive las funciones de “administración remota”. Algunos enrutadores tienen una opción que permite un acceso remoto a los controles de su enrutador, por ejemplo para permitir que el fabricante le brinde soporte técnico. Nunca deje activada esa función. Los piratas informáticos pueden aprovecharla para acceder a la red de su casa.   

Desconéctese de su cuenta de administrador: Una vez que haya configurado su enrutador, desconéctese de su cuenta de administrador para disminuir el riesgo de que alguien se “suba a caballo” de su sesión para tomar control de su aparato.

Mantenga actualizado su enrutador: Para que su enrutador sea seguro y efectivo el software necesita actualizaciones ocasionales. Antes de instalar un enrutador nuevo, y periódicamente a partir de entonces, visite el sitio web del fabricante para ver si hay alguna versión nueva del software disponible para descargar. Para estar seguro de enterarse cada vez que aparezca una nueva versión, registre su enrutador con el fabricante y suscríbase para recibir las actualizaciones.

Y cuando tome medidas de seguridad para su enrutador, no se olvide que también tiene que proteger su computadora. Use las mismas prácticas básicas de seguridad informática que usaría en cualquier computadora que esté conectada a internet. Por ejemplo, use protecciones tales como un antivirus, programa anti-espía y un firewall -- y manténgalas actualizadas.

Proteja su red durante el acceso móvil

Ahora las aplicaciones le permiten acceder a su red hogareña desde un aparato móvil. Antes de hacerlo, asegúrese de instalar algunas funciones de seguridad.

Use una contraseña sólida en todas las aplicaciones que tengan acceso a su red.  Desconéctese de la aplicación cuando no la esté usando. De esa manera, si pierde o le roban el teléfono nadie podrá acceder a la aplicación.

Proteja su teléfono o aparato móvil con una contraseña. Aunque su aplicación tenga una contraseña sólida, lo mejor es que también proteja su aparato con una contraseña.